Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 28 de noviembre de 2021
  • Actualizado 22:36

Plan contra mosca de la fruta avanza y aplican fungicidas

El proyecto piloto se implementa en 11 municipios de la región Valles de Cochabamba. El programa incluye también la liberación del insecto estéril.

Los trabajos de fumigación en la región Valles. MANCOMUNIDAD REGIÓN VALLES
Los trabajos de fumigación en la región Valles. MANCOMUNIDAD REGIÓN VALLES
Plan contra mosca de la fruta avanza y aplican fungicidas

El plan de lucha contra la mosca de la fruta, proyecto que empezó en 2007, avanza ahora con la aplicación de fungicidas. La octava etapa de liberación de la mosca estéril está en proceso.

El gerente de la Mancomunidad de Municipios de la Región Valles, Guery García, informó que hay avances en el proyecto que se desarrolla en 11 municipios: Tarata, Cliza, San Benito, Arbieto, Toco, Punata, Arani, Tacachi, Tolata, Villa Rivero y Cuchumuela.

Las moscas de la fruta tienen capacidad de adaptación al medio ambiente, lo que les permite proliferar en clima frío y templado, semitropical, tropical y desértico. En el mundo existen alrededor de 4 mil especies; 400 están en América. En Bolivia hay cuatro, según los datos del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras; atacan alrededor de 100 especies de plantas, principalmente frutales y algunas hortalizas.

En una primera fase del programa lograron resultados como una línea base biológica sobre la distribución de moscas de la fruta a nivel nacional; una colección entomológica nacional de referencia; del total de especímenes identificados a nivel de especie, el 90% ha sido corroborado en la identificación por un experto internacional; además, se tienen identificados cuatro géneros y 26 especies de moscas de la fruta.

En la actualidad, la fumigación realizada en los 11 municipios tiene como fin eliminar la mosca en los traspatios de las viviendas.

El plan es también identificar los municipios con mayor incidencia de esta mosca y desarrollar actividades de control integrado y permanente.

Describió que las plantaciones, como del durazno, suelen estar cerca de las casas de los propietarios y requieren control.