Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 16 de junio de 2024
  • Actualizado 17:45

Pilar, la madre que lo perdió todo, recibe cemento de COBOCE para volver a tener techo

Las personas interesadas en ayudar a doña Pilar Reyes pueden contactarse con el número 70773493.

Pilar en medio de la construcción destruida en la zona sur de Cochabamba. CORTESÍA
Pilar en medio de la construcción destruida en la zona sur de Cochabamba. CORTESÍA
Pilar, la madre que lo perdió todo, recibe cemento de COBOCE para volver a tener techo

Pilar Reyes no deja de llorar. Su vida se ha convertido en un permanente calvario, desde aquel 2016, cuando el líder de la pandilla Wander Rap -la más peligrosa de Cliza- asesinó a su adolescente hija, María del Carmen, después de violarla como parte de un rito de iniciación en presencia de al menos 21 miembros de esa banda.

Desde entonces, su búsqueda de justicia no ha parado y en su lucha, literalmente, lo ha perdido todo, hasta un lugar donde vivir. En días pasados, su humilde vivienda, ubicada en el barrio Alto Miraflores, fue destruida por vecinos de Ushpa Ushpa, alegando que ella tenía una deuda por inasistencia a reuniones y marchas vecinales.

No contentos con ello, los vecinos alentados por el dirigente de la zona la habrían golpeado y despojado de sus pertenencias. Desde entonces, Pilar y su hijo de tan solo 8 años se cobijan del sol y la lluvia con una lona que improvisaron para simular un cuarto.

COBOCE DONA CEMENTO

Sin su hija, sin justicia y ahora sin vivienda, la historia de doña Pilar Reyes conmovió a COBOCE Cemento, empresa que, a través de su servicio de Responsabilidad Social Empresarial, hoy lunes entregó 100 bolsas de material, revoque y yeso a la madre de María del Carmen Carballo, la adolescente víctima de feminicidio en la Llajta.   

Con esta ayuda, Pilar intentará una vez más reconstruir el hogar que le arrebataron.

“A nombre de la Cooperativa COBOCE no podíamos quedar exentos de poder darle una mano a personas que necesitan. Tenemos un programa social de colaboración a la población y la señora Pilar es una de las primeras beneficiadas con este programa. Le estamos entregando 100 bolsas de este producto de construcción, que ojalá le sirva para poder recuperar su hogar y estar junto con su pequeño”, expresó conmovido Juan Carlos Montaño, jefe nacional de comercialización de COBOCE Cemento.

Montaño invitó a las empresas y personas de “noble corazón” a seguir ayudando a Pilar Reyes.

“Estamos muy contentos nuevamente de ser parte de esta donación de las 100 bolsas, de materiales de construcción para la señora Pilar”, señaló, en la misma línea, Jorge Morales, encargado de atención al cliente de COBOCE Cemento.

Con miras a seguir cooperando en el marco de este programa de responsabilidad social, próximamente, la cementera llegará a más personas de escasos recursos y deportistas.

"GRACIAS"

Sorprendida y con una sonrisa en el rostro, así recibió doña Pilar Reyes la donación de COBOCE Cemento.

La mujer, quechuaparlante, no se cansó de agradecer el gesto.   

“Gracias, “Dios se los pague, porque yo no puedo pagar (...); a todos los cochabambinos les agradezco, a todos los que me han ayudado ¡Tanto he sufrido y ahora voy a tener!”, fueron algunas de las palabras que Pilar expresó en su lote, donde ahora espera construir un hogar para cuidar del único niño hijo varón que le queda.

PATRICIO, EL CONSTRUCTOR

Enterado de lo ocurrido con la familia Reyes, el albañil cochabambino de 43 años Patricio Molina visita cada mañana el terreno de doña Pilar para trabajar en la reconstrucción de su vivienda.

Lo hace de forma voluntaria y gratuita. Pide a la población ayudar a la mujer que lo perdió todo.

OTRO ATAQUE

En julio de 2022, mientras Pilar buscaba vender el trigo que cosechó para solventar sus gastos, el cuarto donde vivían temporalmente en la zona norte de la ciudad, facilitado por Mujeres de Fuego, fue atacado por desconocidos, quienes forzaron la puerta y rompieron los vidrios.

La familia Reyes llegó a esa habitación, luego de haber huido de su pueblo, de donde fue expulsada por los comunarios, quienes alegaron que su presencia representaba un peligro en la zona, porque la pandilla Wander Rap podía volver y cobrar venganza.

SIN JUSTICIA

En 2017, el asesino de María del Carmen fue condenado a 30 años de prisión; sin embargo, cuatro años después, el 25 de marzo de 2021, la vocal Mirtha M. concedió libertad irrestricta al acusado, acción que este aprovechó para huir del país sin cumplir su condena.

Finalmente, el 8 de agosto de 2022, el Tribunal de Sentencia No. 3 de Cochabamba determinó enviar por un año al penal de San Sebastián mujeres a la vocal Mirtha M., quien en 2021 le otorgó libertad al feminicida. Para Pilar Reyes, estos siete años fueron de terror, sin paz, sin justicia y ahora sin hogar y medios para continuar su lucha.