Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 21 de abril de 2024
  • Actualizado 00:45

Peces muertos: estudio privado de rubro turístico culpa a 'temperatura y falta de agua'

Descarta que exista contaminación y aseguran que seguirán operando. Los fines de semana, y en condiciones normales, cerca de 60 actividades turísticas operan en la zona.

Peces muertos encontrados a orillas de La Angostura./ DICO SOLÍS
Peces muertos encontrados a orillas de La Angostura./ DICO SOLÍS
Peces muertos: estudio privado de rubro turístico culpa a 'temperatura y falta de agua'

La reducción de agua y el aumento de la temperatura serían los dos factores determinantes que incidieron en la muerte masiva de peces registrados en La Angostura, según los estudios laboratoriales mandados a realizar, de forma privada, por las asociaciones turísticas y náuticas que operan en la zona, informó Pablo Monasterios, uno de los representantes del sector.

Monasterios utilizó un plato desechable grande de plástico con piedras en su interior y luego vertió la misma cantidad de piezas en un plato tres veces más pequeño. Así, explicó que la cantidad de agua que existe en el vaso hídrico se redujo considerablemente, pero no así la cantidad de peces.  

“El nivel del agua es crítico, no podemos dejar que el nivel de la laguna vuelva a estar en estado crítico”, señaló, tras indicar que cuando el nivel del líquido vital baja en la represa, la actividad del sector turístico también disminuye.

Respecto a la temperatura, expresó que el espejo de agua amanece con 10 a 12 grados y ahora, en invierno, llegó a marcar 25 y 26 grados, registrados a mediodía. “Esta ha sido la causa de que los peces mueran”, enfatizó.

DESCARTAN CONTAMINACIÓN

El informe de la Gobernación también dio cuenta de que uno de los factores que incidió en la muerte de peces fue la contaminación de agua con residuos de fármacos plastificantes, pesticidas, plaguicidas y otros. Además, estableció que los animales sufrieron estrés, generado a causa de actividades antrópicas, ocasionadas por la actividad náutica, la cual incide en la remoción de sedimentos, ruidos y agitación del agua.

En contraposición, Monasterios develó que los restudios independientes dan cuenta de que los valores “están dentro del rango permisible” establecido por la Ley 1333 de Medio Ambiente.

Respecto a la contaminación por hidrocarburos, grasas y aceites, aseguró que su informe laboratorial concluye que “no existe”.

“PHP se llama el estudio que mide la cantidad de hidrocarburos, no existe. También está el estudio de grasa y aceites, que tampoco existe. Los demás estudios están en los grados permisibles, según la Ley 1333 de Medio Ambiente. Entonces, no podemos decir que hay contaminación porque todo está en los niveles permisibles por la ley”, apuntó.

Para el representante, tanto los estudios de la Gobernación como los suyos demostrarían que “las condiciones físicas del agua son óptimas para la vida acuática”.

SIN RESPONSABILIDAD

Tras la difusión de los resultados privados, otra de las dirigentes del sector turístico, Lupe Buendía, aseguró que “el sector gastronómico y el náutico están, prácticamente, sin ningún tipo de responsabilidad por cualquier tipo de incidente que pudiese haber” en La Angostura. Ello debido a que “no hay ningún tipo de contaminación”.

RESTRICCIONES

Con miras a frenar la muerte de peces, la Gobernación ordenó la disminución de actividades lancheras a motor, el monitoreo de parámetros fisicoquímicos de la laguna, la prohibición de extracción de aguas mediante bombas para riego de jardines y áreas verdes y la limpieza del sector.

Además, instó a los municipios de Arbieto y Tolata a implementar sistemas de alcantarillado y una planta de tratamiento de aguas residuales para evitar la contaminación del cuerpo de agua. A las actividades turísticas de la zona, les pidió licencias ambientales vigentes e implementar medidas de adecuación, mitigación y prevención ambiental.

Buendía lamentó que, según ella, “nunca” recibieron un comunicado oficial de las restricciones que la Gobernación estableció en la represa.