Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de diciembre de 2021
  • Actualizado 08:57

La paralización del buscarril afecta a más de 400 familias

La pandemia y la caída de dos puentes a la altura de Cliza impiden la reactivación de este medio de transporte del Valle Bajo de Cochabamba.
 
La paralización del buscarril afecta a más de 400 familias

El buscarril que conectaba a municipios del Valle Alto con la ciudad de Cochabamba no está prestando ese servicio y hay al menos 400 familias afectadas.

Hay dos causas para que este servicio esté pausado: la pandemia y la caída de dos puentes.

Desde la Alcaldía de Cliza informaron que se derrumbaron dos puentes por los que circulaba este medio de transporte.

Supuestamente, las infraestructuras estaban construidas a un nivel muy bajo y generaron inundaciones en las zonas pobladas.

“Tienen que reconstruir (los puentes) para colocar las rieles (del buscarril)”. En criterio de la primera autoridad de Cliza, Walker Illanes, la empresa propietaria del buscarril es responsable de la reedificación de esas obras.

Reconoció que, como Cliza, no tienen ningún proyecto para rehabilitar los puentes, sin embargo, “estamos prestos para ayudar con material o maquinaria”.

Illanes dijo que el municipio y la empresa ferrocarrilera aún no se reunieron para hablar de este tema.

Remarcó que, para la población de Cliza, esos puentes eran un riesgo por eso se los derribó. Si bien esa acción afectó al buscarril, dijo que la población clizeña no recurría mucho a ese medio de transporte “porque para nosotros es mucho más ágil tomar un micro, trufi o radiotaxis”.

Los verdaderamente afectados con la suspensión de este servicio son las poblaciones de Vila Vila, Sivingani y otras aledañas que están más allá de Cliza. Se trata de, al menos 400 familias perjudicadas, de acuerdo con una estimación del alcalde de Sacabamba, José Manuel Tordoya.

La autoridad dijo que están insistiendo para que “entre en movimiento el tren”, pero no obtuvieron respuesta.

En la parte central de Sacabamba no hay perjuicio por la pausa que hizo el buscarril, pero sí en poblados que “están más al fondo”, según Tordoya.

Si bien hasta ese municipio van tres líneas de transporte, los motorizados no llegan a zonas por donde pasaba el buscarril.

OPINIÓN buscó la versión de la empresa administradora del buscarril en Cochabamba, la Empresa Ferroviaria Andina, y desde La Paz respondieron que “no funcionará todavía” debido a la pandemia.

ANTECEDENTES

Los viajes del buscarril cochabambino se los programaba tres veces por semana: martes, jueves y sábado. 

Partía desde la Estación del Ferrocarril que se encuentra en la calle Tarata.

Este medio de transporte circulaba por 15 comunidades que son parte de una decena de municipios que están hacia el Valle Alto. 

PRECIOS

La primera parada del buscarril era la Angostura. Cobraba cuatro bolivianos hasta ese destino.

Los pasajeros aumentaban un boliviano por destinos que quedaban más adelante: Tarata (6 bolivianos), San Francisco y Anzaldo (7 bolivianos), Sacabamba (8 bolivianos) y a la Cumbre (9 bolivianos).

El destino más caro era Aiquile, hasta donde se pagaba 20 bolivianos.

El medio de transporte recorría, en total, 215 kilómetros en ocho horas y media.

El buscarril es el único transporte que se podía tomar para conocer 10 municipios en un solo viaje.