Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 22 de octubre de 2020
  • Actualizado 14:12

La pandemia expone a tres problemas de malnutrición; 10 consejos para alimentarse

De cada 10 mujeres hasta 6 desarrollaron sobrepeso en los últimos meses por el confinamiento. 16% de los niños tiene desnutrición crónica.

Niñas consumiendo alimentos. CRÉDITO- Archivo OPINIÓN 
Niñas consumiendo alimentos. CRÉDITO- Archivo OPINIÓN 
La pandemia expone a tres problemas de malnutrición; 10 consejos para alimentarse

Si bien el brote de coronavirus hizo que las autoridades se enfoquen en la salud, dejaron de lado la seguridad alimentaria y la nutrición de la población. El efecto de esta desatención será la prevalencia para tres males en la población: desnutrición -aguda y crónica-, anemias y obesidad.

La nutricionista de la Clínica Policial de Cochabamba, Fabiola Maldonado, y la presidenta del Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Bolivia, Miriam Lupaca, coincidieron en que esos tres trastornos ya están afectando a los bolivianos.

Lupaca explicó que el 16% de los niños bolivianos menores de cinco años tiene desnutrición crónica.

Además, de cada 10 varones de entre 10 a 18 años de edad, tres están con sobrepeso y uno con obesidad. De cada 10 mujeres en edad fértil, seis tienen sobrepeso.

CONTEXTO

“Tenemos un problema de malnutrición”, dijo Lupaca y, con el brote de coronavirus, se acentúa cada día más, debido a que muchas familias no pueden acceder a ciertos alimentos.

Si bien hay suministros disponibles, no todos tiene el poder adquisitivo para comprar aquellos que les permitan tener una alimentación equilibrada.

A esta situación se suma que, en general, la actividad física de muchas personas disminuyó.

Resaltó que “un buen estado nutricional, habla de un buen estado de salud”. Dijo que en esta pandemia los más afectados por el COVID-19 son los que tienen diabetes, enfermedades renales y otros males de base que tienen que ver con la alimentación.

EFECTO INMEDIATO

Un efecto inmediato de la crisis económica desencadenada por la pandemia es el incumplimiento de dietas. Maldonado explicó que algunos pacientes con enfermedades de base no tienen ingresos económicos para adquirir alimentos recomendados por expertos; otros, que necesitan un régimen alimenticio especial, no acuden donde sus nutricionistas por temor a que se contagien de COVID-19 en los hospitales.

Sugirió a las autoridades “garantizar el abastecimiento, precio y accesibilidad a productos alimenticios”.

Lupaca añadió que se debe trabajar en estrategias alimentarias. Si bien en 2016 se promulgó la Ley 775, de Promoción y Alimentación Saludable, hasta ahora, esas leyes no tienen reglamentos. Dentro de ese documento se aborda el etiquetado de alimentos, por ejemplo.

CONSEJOS

Maldonado instó cultivar “hábitos saludables”, por ejemplo, haciendo ejercicios y consumiendo al menos 1.5 a litros de agua al día.

Sugirió comer cinco veces al día: tres comidas tienen que ser principales y dos meriendas, las últimas a las 10:00 y 15:00.

Dijo que, para estar saludable, una persona debería comer al menos dos frutas al día y aumentar la ingesta de verduras y hortalizas. Lo ideal es la mitad del plato del almuerzo y la cena esté ocupado por ensaladas de temporada, como el brócoli.

En esta temporada de pandemia la alimentación tiene que estar orientada a reforzar el sistema inmunológico y un alimento que tiene esas propiedades es el huevo. Según Maldonado, “es un alimento muy completo, contiene todo”. Dijo que los superaron el COVID-19 deberían consumirlo hasta tres veces a la semana, como mínimo, así como lácteos y sus derivados, sobre todo yogur con probióticos.

También se debe incluir a la dieta cereales y leguminosas, como maíz, quinua, oca, camotes y otros.

Sobre las carnes, dijo que su consumo tiene que ser variado. Por ejemplo, un día de res, al día siguiente de pollo, luego pescado.

PROHIBIDO

Maldonado dijo que, al menos en esta época, la gente debería evitar consumir alimentos altos en azúcar, los procesados como las galletas, gaseosas, jugos en botella y embutidos. “No son alimentos de la tierra, se deberían consumir máximo dos veces al mes”, debido a que no aportan ningún nutriente al organismo.

Aconsejó lavar los alimentos y, en lo posible, hacer una lista de los que realmente se consumirán.

Finalizó indicando que este tipo de dietas se replica en los hijos porque, si los padres no comen fruta, ellos tampoco lo harán.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad