Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de octubre de 2021
  • Actualizado 19:53

Pandemia dejó sin empleo a 354 mil personas, la mayoría mujeres

Ese número equivale al 6% de la población que está en edad de trabajar. Expertos dan consejos para lidiar con la crisis económica.
Un grupo de trabajadores municipales realiza la limpieza de un distribuidor vehicular de la ciudad.	 Archivo
Un grupo de trabajadores municipales realiza la limpieza de un distribuidor vehicular de la ciudad. Archivo
Pandemia dejó sin empleo a 354 mil personas, la mayoría mujeres

El género femenino es el más golpeado por la crisis económica desencadenada por la pandemia. Dos terceras partes de la población que está sin empleo en Bolivia son mujeres.

Esta situación no es nueva, pero se acentuó desde el brote del virus. A nivel mundial, las mujeres son más vulnerables al desempleo. Una de las razones es la distribución desigual de las labores del hogar.

Con la pandemia, las tareas domésticas incrementaron –sobre todo por la presencia de menores de edad que dejaron de acudir a los establecimientos educativos- y redujeron posibilidades laborales a ese segmento.

En total, en Bolivia hay al menos 354 mil personas desocupadas, entre hombres y mujeres, de acuerdo con los datos preliminares de la tasa de desocupación urbana, con base en los resultados de la Encuesta Continua de Empleo (ECE) del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En el documento, se destaca que, de la totalidad de gente sin trabajo, más de la mitad (164 mil) fue afectada directamente por la cuarentena. 

“Si bien la población desocupada es un problema importante, se debe destacar que la situación de la población económicamente inactiva debe representar una preocupación de escala similar. Se estima que alrededor de 190 mil personas también se vieron afectadas por las restricciones de movilidad”, añadió el INE.

MÁS CIFRAS

Este grupo de gente que está desempleada en Bolivia representa un 6% de la población en edad de trabajar.

Se estima que el 8% de las personas de 16 a 28 años son las más afectadas por la cuarentena (69 mil personas cesantes y 85 mil personas inactivas). 

Según actividad económica, los desempleados estaban dedicados al comercio, construcción, servicios de alojamiento y expendio de comidas e industria manufacturera.

ANÁLISIS

Según el docente investigador del Intituto de Estudios Sociales y Económicos (IESE) de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Fernando Salazar, los tipos de cuarentena (rígida, dinámica, mixta) tuvieron un efecto retroactivo en los niveles de pobreza.

En su criterio, afectó, especialmente, a todo el sector de trabajadores por cuenta propia, “que abarca comercio, transporte, micro y pequeños productores, emprendedores, empresas pequeñas, servicios públicos (restaurantes, cafés, bares, discotecas) y profesionales libres”. 

Ese grupo de rubros, en términos porcentuales, abarca el 70% de los empleos.

Dijo que, a nivel general, este sector poblacional vio disminuidos en gran medida sus ingresos y en muchos casos perdió definitivamente su empleo.

A ello se suman los acuerdos de disminución de salarios en empresas privadas productivas, educativas, finanzas e incluso medios de comunicación, por mencionar solo algunos.

CONSEJOS

Dio algunas sugerencias para lidiar con la crisis económica. Una de ellas es no perder las fuentes de ingreso, “aunque sean mínimas”. 

Aconsejó a las personas que tienen un “autoempleo” que lo retomen aprovechando la flexibilización de la cuarentena.

Por otro lado, dijo que se debe apostar por la diversificación familiar de ingresos inmediata. Es decir, abrir “un pequeño negocio, la ampliación de tiendas a almacenes de barrio (de venta de abarrotes, verduras y frutas), puestos de venta, comercio por red, preparación de platos especiales, elaboración de pan, delivery”. En su criterio, todas son actividades múltiples que permitirán generar nuevos ingresos a la familia.

Además, sugirió buscar opciones laborales en los ámbitos de la construcción y mantenimiento porque “son de demanda continua y siempre requieren ayudantes o apoyo”.

CONSEJOS PARA LAS AUTORIDADES

Por último, el experto también emitió recomendaciones para las autoridades. Señaló que los empleos formales tienen que proceder de una reactivación económica. 

Instó a que la inversión pública se realice en infraestructura, la ampliación del sector agroindustrial del oriente y occidente.

Además, señaló que tiene que fomentarse la compra de bienes y servicios bolivianos por parte de instituciones públicas.

En medio de la crisis, Salazar dijo que se debe evitar la contratación de mano extranjera.