Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 29 de octubre de 2020
  • Actualizado 09:15

LA OTB, SITUADA EN TIQUIPAYA, REQUIERE AYUDA

Linde, en extrema pobreza: 60 familias necesitan alimentos; denuncian que niños comen solo gelatina y pan

Ante la falta de trabajo, hombres y mujeres lavan ropa ajena en pozos vecinales. Una pareja llegó de Tarija junto a sus tres hijos y quedó varada, tras una opción de conseguir empleo fallida. OPINIÓN emprende una cruzada solidaria.
La casa de Luis Barrios y Prudencia Sullca, tarijeños que viven en alquiler junto a sus tres hijos.  Crédito- Dico Solís
La casa de Luis Barrios y Prudencia Sullca, tarijeños que viven en alquiler junto a sus tres hijos. Crédito- Dico Solís
Linde, en extrema pobreza: 60 familias necesitan alimentos; denuncian que niños comen solo gelatina y pan

El golpe no puede ser más duro para los habitantes de Linde, OTB ubicada en el municipio de Tiquipaya. A estas horas, sufren la embestida implacable que trajo consigo el confinamiento obligatorio decretado por la pandemia, esa pausa que los ha dejado sin nada en los bolsillos, con el estómago vacío y la desesperanza.

La radiografía del lugar es dramática desde todos los ángulos.

Al menos unas 60 familias se encuentran bajo la sombra de la necesidad urgente y requieren acción inmediata.

José Luis Guzmán, dirigente de la OTB Linde, proporcionó el dato de la cantidad aproximada de núcleos familiares que necesitan alimentos. Denunció que es usual ver que los niños pasan algunas jornadas con apenas pan y gelatina.

“En el recorrido encontré a gente que les da gelatina y pan a sus hijos. Hay casas donde viven solamente inquilinos y arriba de 10 niños”, graficó Guzmán, quien en los pasados días encabezó una cruzada solidaria para repartir canastones a los vecinos, aunque reconoce que los esfuerzos no fueron suficientes.

“Hicimos una campaña, rascando de donde pudimos y les entregamos alimentos, pero era canasta para una semana, un par de días”, dijo.

Otro de los inconvenientes que atraviesan varias de las familias de Linde se concentra en el pago de alquiler de las piezas que ocupan. Ese es el tormento que aflige a Luis Barrios y a su esposa, Prudencia Sullca. Ambos llegaron de Tarija, junto a sus tres hijos (de 2, 5 y 10 años), en procura de subsistir en el valle.

Luis arribó con la opción de ser empleado en una empresa. Sin embargo, lo que se presentó como una chance finalmente no se concretó. Ahora, lava ropa ajena al lado de su esposa, en pozos vecinales. Es el único medio para juntar algo de dinero y cubrir la exigencia del dueño del cuarto, que recuerda constantemente el pago del arrendamiento.

“Lavamos ropa, pero eso no se da todas las veces. Siempre nos vamos a buscar (los medios) para ganarnos la vida. No se puede trabajar. Les pido, de corazón, que me ayuden. No tenemos economía. Todo viene bien, cuestión de ropa mis hijitos, también, porque casi no tienen”, remarca Luis.

Prudencia también expone detalles.

“A veces encuentro ropa, a veces no. Hay que pagar la luz y el alquiler, que son 400 bolivianos por mes. Si no tengo para esto último, nos hará desocupar (la propietaria del inmueble)”.

El dirigente Guzmán, por su parte, revela que existe otro vecino que antes de la cuarentena era músico. Ahora toca en los mercados. Tal parece que el servicio del lavado de indumentarias es común.

“Van a buscar trabajo, puerta por puerta, pidiendo lavar ropa. Hombres y mujeres lo están llevando a cabo”.

OPINIÓN TE INVITA A AYUDAR El periódico OPINIÓN emprende una cruzada solidaria inmediata para canalizar la ayuda y hacerla llegar a los habitantes de Linde de forma urgente. Todo sirve.

Alimentos no perecederos, abrigo para niños de todas las edades y también algún trabajo. Si deseas ser parte activa de esta movida, puedes entregar tus donaciones en las oficinas de nuestro periódico (calle General Achá 252, entre Hamiraya y Junín), escribir al WhatsApp 77491029 o llamar al teléfono 4254400.