Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 09 de febrero de 2023
  • Actualizado 00:08

COMPARAN LA SITUACIÓN CON EL LAB

Ossio ve complot y empleados temen la quiebra de BoA

Gerencia revela que aerolínea perdió $us 50 millones en 5 años. Trabajadores quieren una audiencia con Áñez.
Los trabajadores de base de la aerolínea BoA.   DICO SOLÍS
Los trabajadores de base de la aerolínea BoA. DICO SOLÍS
Ossio ve complot y empleados temen la quiebra de BoA

Tras las renuncias de altos funcionarios de Boliviana de Aviación (BoA), el gerente general, Juan Carlos Ossio, denunció ayer que se trata de un complot. Los trabajadores lo rechazaron y expresaron su temor de que la empresa vaya a la quiebra, porque identifican “los mismos pasos” que con el Lloyd Aéreo Boliviano (LAB).

El viernes se conoció la renuncia del gerente de Operaciones, Estanislao Fínfera; el jefe de Pilotos, Boris García; y el jefe de Entrenamiento, Mauricio Forfoi.

El Gerente General dio una conferencia de prensa acompañado de los gerentes de área que lo respaldan. También lo hicieron los trabajadores de base, quienes fueron representados por dos tripulantes de cabina, un piloto y un técnicos de mantenimiento.

COMPLOT Ossio relacionó las renuncias con un complot interno. Detalló que esas personas renunciaron a los cargos de responsabilidad, pero no así a ser pilotos de BoA. Acotó que Fínfera fue quien “organizó el complot”; entonces, fue despedido y anunció procesos legales en su contra por poner “en riesgo la continuidad del servicio de transporte público”.

Juan Carlos Ossio, junto a otros gerentes de BoA.

Juan Carlos Ossio, junto a otros gerentes de BoA. 


Ossio aseguró que tiene audios de reuniones celebradas y otras pruebas que demuestran cómo Fínfera habría planificado un plan con el objetivo de sabotear y desestabilizar la empresa.

“Hoy (ayer) me llegó un twitt del expresidente Evo Morales, que dice exactamente lo mismo (que Fínfera), qué coincidencia no?”.

Por su parte, Fínfera informó anoche que ya representó la carta de despido. “Indica que yo soy parte de un complot por haber participado en reuniones con el sindicato y eso no es verdad. Entonces, no veo dónde podrían seguirme un proceso. Reunirme con personas o sindicato, finalmente, no sé si es delito”.

Acotó que tampoco recibió una “aceptación o negación de la renuncia a la Gerencia de Operaciones”.

Ossio cuestionó que el conflicto coincida con el momento en el que se revela la pérdida acumulada de más de 50 millones de dólares con informes de los últimos cuatro años.

“Se armó en Boliviana de Aviación un complot que involucra al exgerente de Operaciones, el señor Estanislao Fínfera y a otras personas más, a través del cual se busca desestabilizar esta empresa, desinformando a los empleados, tratando de ocupar el cargo que yo ocupo”.

El Gerente dijo que existen intereses político partidarios.

El representante de los técnicos de mantenimiento Alan Terrazas negó aquello. “No tenemos ningún tinte político. Al contrario, nosotros hemos sido coartados durante la gestión del anterior partido político (…). Ya veíamos de que se venían de a poco estas pérdidas y este mal manejo de nuestra empresa. Lamentablemente, no hemos podido denunciar, porque éramos perseguidos o discriminados. Por ese motivo, siempre hemos estado callados”.

Acotó que habían confiado en el cambio de Gobierno para mejorar su situación.

Ahora, piden a la presidenta del país, Jeanine Áñez, que les dé una audiencia y conozca los detalles del conflicto.

La representante de los trabajadores de base Francia Gonzales rechazó que haya complot. “El complot que nosotros estamos viendo es de la Gerencia”, dijo haciendo referencia a cambios de itinerario y otras acciones que, aseguró, le hacen daño a la empresa.

¿QUIEBRA? Gonzales explicó que la preocupación se da en torno a la situación de los 1.760 trabajadores de la aerolínea. Recordó que varios son extrabajadores del LAB y de Aerosur, y que temen que pueda darse una situación de quiebre similar a la del LAB. “(Ellos) están viendo los mismos pasos, lo que ha pasado con otras empresas”, dijo y pidió ayuda al Gobierno.

El gerente Ossio aseguró que ya asumen acciones para revertir la situación de déficit de BoA. “Pero, no podemos hablar de quiebras”.

El ejecutivo observó que aunque el Movimiento Al Socialismo (MAS) dijo que “entregó una economía blindada y un país en bonanza”, lo que se ve es una empresa “mal administrada” por la gestión anterior.

Aseguró que un informe arrojó una pérdida de más de 50 millones de dólares acumula en las últimas gestiones, por “una contabilidad que ha estado maquillando aparentes ganancias de la empresa”. 

IRREGULARIDADES La Gerencia dijo que la anterior administración de BoA (durante el Gobierno del MAS) “maquillaba” las ganancias con contabilidad falseada, que no incluyó la desvalorización de aviones que hoy no operan con motores propios, sino alquilados; la paralización de aviones, por lo que se bajó la frecuencia de viajes; la ausencia en cielos internacionales; y los conflictos registrados en el país entre octubre y noviembre de 2019. Ossio dijo que trabajan en resolver el problema.

Por otra parte, la diputada de oposición Claudia Mallón denunció que la reducción de itinerarios provocó una pérdida de 79.575.000 a BoA entre noviembre de 2019 y febrero de 2020.

Dijo que en diciembre del pasado año, se advirtió la modificación de los itinerarios en un aparente favorecimiento a otra línea aérea privada. Como ejemplo, manifestó que en la ruta nacional más rentable de la empresa, La Paz – Uyuni – La Paz, se evidenció que entre los meses de noviembre del 2018 y febrero del 2019 se transportó 19.297 pasajeros, mientras que entre noviembre de 2019 y febrero de 2020 se transportó 9.248. Concluyó que con un pasaje de costo promedio de 178 dólares, BoA transportó 10 mil pasajeros menos, por lo que dejó de percibir 1.780.000 dólares.

Sobre el tema, Ossio explicó que hubo diversos ajustes en el itinerario en 2019. Dijo que no era posible volar con los aviones de BoA Regional, por las observaciones mencionadas. Agregó que en la actualidad hay un vuelo diario a Uyuni.

La trabajadora Gonzales explicó que si bien los vuelos volvieron a la normalidad, “se han quitado itinerarios en época alta”, noviembre, diciembre y enero.

“¿De qué nos sirve ahora retomar con todas nuestras frecuencias anteriores, cuando ya no hay el mismo flujo y cantidad de pasajeros?”.