Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 14 de agosto de 2022
  • Actualizado 00:20

Oficina que protege a universitarias registró 62 hechos de violencia y consultas

La Oficina de Protección a la Mujer Universitaria de la UMSS fue la primera que consolidó este servicio en el país con el objetivo de dar una respuesta rápida a situaciones de violencia de género. 
 
Ambientes de la Oficina de Protección a la Mujer Universitaria en el IESE. KAREN CARRILLO.
Ambientes de la Oficina de Protección a la Mujer Universitaria en el IESE. KAREN CARRILLO.
Oficina que protege a universitarias registró 62 hechos de violencia y consultas

A tres años de la apertura de la Oficina de Protección a la Mujer Universitaria de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), 62 mujeres de esta casa superior de estudios acudieron para hacer consultas o denunciar un caso.

De acuerdo a la responsable de la Oficina, Romina Gómez Jiménez, la mayor cantidad de denuncias recibidas fueron de docentes investigadoras o a tiempo horario hacia sus inmediatos superiores varones (decanos, jefes de departamentos, directores académicos), por su condición de mujer. 

“Lo que se quiere es terminar con la violencia en San Simón, como no tenemos un Tribunal de Justicia, la idea es que estos casos terminen antes de que la violencia avance”, explicó Gómez. 

Asimismo, aclaró que los casos que se atienden en la Oficina pueden resolverse sentando a ambas partes (si así lo desea la víctima) o conversando con la persona que ejerce la violencia para pedir un cambio en su actitud o pedir un movimiento de espacio laboral de la mujer dentro de la universidad previa conversación con las autoridades.

Sin embargo, cuando el caso se constituye en un delito penal, se lo remite a Asesoría Legal de la UMSS para iniciar los procesos correspondientes. Este año, por ejemplo, se remitieron dos casos. El primero por la denuncia de una estudiante a un docente en la carrera de Ingeniería de Alimentos por acoso, ya que tenía conductas excesivas por pasar clases fuera de los ambientes y horas laborales. El segundo fue por un tema de tipo laboral. 

De acuerdo a los datos estadísticos de la Oficina, en 2019 se atendieron 23 casos; en 2020, al ser un año marcado por la pandemia, solo fueron dos consultas virtuales; en 2021, 22 casos; y en lo que va del año suman 13 consultas y tres casos de violencia (dos se resolvieron y una está en Asesoría Legal).

“Es una unidad positiva porque ocasionó que las otras universidades repliquen el modelo y eso generó que exista una red de universidades públicas de Bolivia contra la violencia”, resaltó Gómez.

CASOS

Entre los casos atendidos hasta ahora, hubo uno en el que una empleada de limpieza denunció a su jefe porque la acosaba invitándole a salir y al darle la negativa, este comenzó a maltratarla. “Se convocó a la persona para explicarle lo que hacía, pero la muchacha optó por otro trabajo”, precisó Gómez. 

Asimismo, indicó que, de acuerdo al protocolo, las medidas que se toman son administrativas, lo que significa que, si una docente es acosada por sus superiores, se les cambia a otro espacio de trabajo.

“Hubo un cambio de una docente que ha denunciado contra las autoridades de su facultad y se la ha trasladado a otra unidad. Ella sentía que se la estaba persiguiendo y acosando porque no se recibía su investigación”, explicó Gómez, como otro de los casos atendidos. 

ANTECEDENTES

La Oficina de Protección para la Mujer Universitaria comenzó a funcionar en 2019, atiende solo casos en los que los actores sean parte de la universidad; además, cuenta con un protocolo de violencia de género. 

La atención, en principio, fue en un escritorio en el pasillo en la planta baja del edificio del Instituto de Estudios Sociales y Económicos (IESE) de la Facultad de Ciencias Económicas, frente al edificio del vicerrectorado.

Hoy cuenta con una oficina propia; sin embargo, hay necesidad de que exista un presupuesto y sea considerada dentro del Plan Operativo Anual. También es urgente dotar de mayor material de escritorio para el trabajo, señaló Gómez, a tiempo de pedir a los docentes varones, principalmente, comprender la importancia y función que cumplen.