Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 15 de octubre de 2019
  • Actualizado 19:53

Oficialismo ve en el cabildo una expresión de derrota y oposición lo considera reivindicativo

El jueves en la noche se desarrolló un cabildo en Cochabamba, donde se aprobó un documento contra el oficialismo.

Miles de personas participan del cabildo en Cochabamba, el jueves. Dico Solís.
Miles de personas participan del cabildo en Cochabamba, el jueves. Dico Solís.
Oficialismo ve en el cabildo una expresión de derrota y oposición lo considera reivindicativo

Tras el cabildo por la democracia que se realizó ayer en la ciudad de Cochabamba, tanto el oficialismo como la oposición tomaron posturas encontradas sobre el resultado y el alcance que tuvo la convocatoria.

El gobernador Iván Canelas manifestó que en este tipo de cabildos los opositores “ya parecen derrotados”, haciendo referencia a los pronunciamientos de resistencia a la candidatura del MAS en caso de que logre una victoria en las elecciones generales del próximo 20 de octubre. 

“He sentido que hay una sensación de derrota de la oposición porque se adelantan a desconocer a un futuro Gobierno, cuando quién debe decidir quién va a gobernar el país es el voto del soberano”, aseguró Canelas.

Por su parte, el asambleísta departamental de Unidad Nacional (UN), Mario Orellana, calificó al cabildo como expresión legítima de democracia.

“La ciudadanía se ha reunido para expresar críticas y cuestionamientos al actual Gobierno, por ejemplo, sobre el tema medioambiental, pero también de reivindicación de los resultados del 21F”, añadió Orellana.

El asambleísta de oposición también señaló que en el cabildo hubieron expresiones de  “serias dudas” sobre el respeto a los resultados de la votación electoral.

“Anoche se ha anunciado que entre la eventualidad de un fraude, se ha fijado una postura de oposición de no reconocer a Evo Morales”, dijo Orellana.

El cabildo por la democracia en Cochabamba determinó exigir al binomio del Movimiento Al Socialismo (MAS), conformado por Evo Morales y Álvaro García Linera, que renuncien a sus candidaturas, por considerarla ilegal.  Además, de impulsar un juicio de responsabilidades contra el Presidente por el desastre ambiental en la Chiquitanía.