Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 21 de junio de 2021
  • Actualizado 15:04

Nuevas autoridades se alistan para enfrentar inestabilidad

El único concejal electo de Súmate, Williams Brun, ya tiene proyectos de Ley, que presentar el primer día de gestión.

Eduardo Mérida, el alcalde electo en Quillacollo en 2015; y Héctor Cartagena, el alcalde electo el pasado 7 de marzo. DICO SOLÍS
Eduardo Mérida, el alcalde electo en Quillacollo en 2015; y Héctor Cartagena, el alcalde electo el pasado 7 de marzo. DICO SOLÍS
Nuevas autoridades se alistan para enfrentar inestabilidad

Las nuevas autoridades electas se alistan para asumir sus cargos a partir del 3 de mayo. En Cochabamba, uno de los municipios más inestables es Quillacollo, y quienes gobiernen desde dentro de un poco más de un mes deberán enfrentarse a esa situación.

El alcalde electo es Héctor Cartagena, de Unidad Nacional de Esperanza (UNE). Los resultados de las elecciones del 7 de marzo le dieron, además cinco de los 11 concejales quillacolleños. El Movimiento Al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los pueblos (MAS-IPSP) tiene también cinco; y la alianza Fuerza Republicana Democrática Nacional (Súmate).

Con este panorama la gobernabilidad no está garantizada, principalmente por la herencia de una gestión sumida en procesos contra las autoridades salientes.

AL MENOS SEIS

Al menos seis personas ocuparon la silla edil entre 2015 y este 2021. En las elecciones de 2015, quien ganó la Alcaldía de este municipio fue Eduardo Mérida del Frente Para la Victoria (FPV). Pero, hubo denuncias en su contra, que derivaron en procesos que lo fueron alejando del cargo y dando paso a otras autoridades, que fueron electas entre los concejales.

El primer reemplazo de Mérida fue Zacarías Jayta, quien no se libró de denuncias. Fue Mérida quien, en enero de 2019, lo acuso por el cobro de “diezmos” en la Alcaldía y expuso audios como respaldo. Jayta incluso fue aprehendido y tuvo detención preventiva por ese caso.

Solo aquel 2019 hubo cambio de alcalde cuatro veces.

A principios de febrero, Jayta presentó su renuncia irrevocable, y el Concejo Municipal eligió a Antonio Montaño para Alcalde, quien entonces aseguró que Quillacollo había sacado a la corrupción “de raíz”.

Mientras se daban los cambios de Alcalde, Mérida continuaba en procesos y hasta fue llevado a la cárcel por el caso den ominado “audios de la corrupción”, que había iniciado en 2016.

Montaño no duró mucho. A una semana de haber sido elegido, el Concejo abrogó la resolución que lo designaba; y el cargo edil quedó vacío.

El 4 de junio, en una polémica sesión, fue elegido como alcalde Willy López, quien tampoco gobernó tranquilo. En octubre, fue imputado por la Fiscalía por los delitos de uso indebido de influencias y concusión en el caso audios de corrupción; en diciembre de ese 2019 se determinó su detención domiciliaria sin derecho al trabajo.

Un par de días después, el Concejo eligió a Héctor Montaño como nuevo alcalde, siendo el cuarto aquel año.

Meses después, en octubre de 2020, fue posesionada como alcaldesa Angelina Zeballos, quien asumió en ausencia de Montaño, quien estaba de viaje en una reunión de gestión. Zeballos cuestionó a Montaño, asegurando que no ejecutó las labores correspondientes en la gestión contra la COVID-19.

Ella tampoco fue la autoridad definitiva. En febrero, renunció denunciado haber recibido presión.

Entonces, el Órgano Deliberante eligió nuevamente a Willy López, quien continúa en el cargo en la actualidad.

LOS NUEVOS

El conteo de votos de las elecciones subnacionales recientes se desarrollaron exponiendo una dura disputa entre el MAS-IPSP y UNE- Este último fue el vencedor. Pero, en la composición del Concejo, ambos partidos políticos tienen igual cantidad de representantes, cinco; y hay uno solo de otro frente, la alianza Súmate.

El alcalde electo es Cartagena (UNE), quien ya fue titular de esta Alcaldía entre 1996 y 2002; vuelve después de casi dos décadas. Cuando se lanzó como candidato lamentó que Quillacollo esté sumido en el retraso y en una constante inestabilidad política.

Entre los proyectos que ofreció durante su campaña electoral están la renovación del sistema de alcantarillado, la creación de una empresa municipal que se encargue de la basura. En el tema de salud, propuso descentralizar el servicio y para ello prevé equipar con insumos médicos y contratar personal para tres centros de salud. Además, de la construcción de un hospital de tercer nivel. Además, incluyó la dotación de agua para ampliar la zona productiva, la construcción de un paso a desnivel en la rotonda de la calle Antofagasta y la construcción de tres nuevos mercados en las zonas norte, central y sur de esa ciudad, entre otros.

En su plan de Gobierno detalló en su misión aspectos como “administrar los recursos públicos con eficiencia, honestidad y transparencia”, participación activa de los quillacolleños en los procesos de planeamiento y ejecución de las acciones del desarrollo municipal, afianzar la democracia local con participación real y efectiva de todos los vecinos y la proyección de una nueva imagen del municipio.

La Gobernabilidad de Cartagena dependerá también del Concejo Municipal.

El único concejal de Súmate es Williams Brun Navia, quien podría convertirse en “el voto de oro” cuando haya temas por dirimir en el Concejo Municipal, aunque él se expresa en un tono más concertador.

“Todos hemos sido elegidos como concejales. Lo que hemos planteado en la campaña es sacarnos la camiseta de los colores políticos y podamos trabajar en función de Quillacollo”.

Considerando la situación que arrastra este municipio, Brun expresó que se enfocará en un trabajo de dos líneas. Una, la corrupción y otra, el “pasanaku” de alcaldes

“Tenemos una Alcaldía muy débil, muy burocrática, con muchas irregularidades y muchas denuncias, y queremos luchar contra todo tipo de corrupción que pueda existir o denunciar cualquier tipo de irregularidad que se pueda presentar”.

Dijo que pretenden transparentar la gestión y que la primera acción será presentar durante a primera sesión del pleno del Concejo un proyecto de ley para la trasmisión en vivo de las sesiones ordinarias del Órgano Deliberante, para que la población tenga acceso.

Sobre los retrasos debido a los cambios de alcaldes, cuestionó el mal manejo de la documentación y el cambio frecuente del personal, lo que perjudicó a la municipalidad.