Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 13 de diciembre de 2019
  • Actualizado 23:26

Nueva jornada de saqueo, violencia y pedidos de paz

Manifestantes ingresaron a instalaciones policiales. Pobladores se unen en oración.
FOTOS: AYAR WARI
FOTOS: AYAR WARI
Nueva jornada de saqueo, violencia y pedidos de paz

La jornada de ayer se vio marcada por nuevos enfrentamientos entre uniformados y pobladores, saqueo de dependencias policiales y una cadena de oración pidiendo la pacificación del país.

Enel transcurso de la mañana, familiares de los fallecidos en los enfrentamientos del viernes en el sector de Huayllani, en Sacaba, recorrían la avenida Villazón cargando el cajón de uno de los muertos para velarlo en plena carretera. Sin embargo, cuando la turba que pasaba las 100 personas, llegó a la altura de la estación policial de Huayllani ingresó para sacar “lo que pudio”, relató unotestigo que pidió mantener su identidad en reserva.

“Éran unos 15 policías, la población entró  se llevaron uniformes, escudos, cascos y hasta documentos de los  procesos que estaban en las instalaciones”, relató. En esta estación funciona las oficinas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) y la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV).

ENFRENTAMIENTO

A mediodía, un grupo de vecinos de la zona sud realizó una marcha por los muertos durante el enfrentamiento. Condenaron el actuar de la Policía  y el Ejército y bloquearon varias calles a su paso.

En horas de la tarde, los  pobladores afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) se concentraron en el sector del Castillo, en la avenida Villazón, pretendiendo ingresar a Cochabamba.

Efectivos policiales y militares llegaron al sector y trataron de persuadir a los pobladores para su dispersión. Sin embargo, luego de varios minutos, estalló la confrontación y los uniformados hicieron uso de los agentes químicos.

Luego de casi una hora de confrontación, los manifestantes se dispersaron, pero la Policía arrestó a aproximadamente 52 personas que fueron conducidas en dos buses y una camioneta a las diferentes dependencias policiales. Entre los  detenidos, estaban hombres y mujeres, la mayoría jóvenes.

AGRESIONES

Una vez que las manifestaciones fueron controladas, los miembros de la prensa que llegaron al lugar para cubrir el evento y se retiraban a pie por la avenida Villazón,  fueron increpados por vecinos que apoyaban al MAS y que al grito de “prensa vendida” lanzaron piedras y corretearon a los periodistas, además de insultarlos durante todo el trayecto. Fue necesaria la intervención militar para dispersar a los vecinos que los amenazaban.

Finalmente, en la zona del Castillo, vecinos con velas blancas pedían paz para el país. Una concentración en la plaza 14 de Septiembre de Cochabamba también pidió la pacificación.