Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 13 de octubre de 2019
  • Actualizado 23:39

EN UNA EMPRESA MEDIANA

Al año se emplean 128 jornadas laborales para pagar impuestos

Para el Banco Mundial es una de las variables que afecta el clima de negocios y en el ránking 2019 de ese organismo Bolivia está en el puesto 186 de 190 países analizados.
Al año se emplean 128 jornadas laborales para pagar impuestos

En Bolivia, el cumplimiento de obligaciones impositivas para una empresa de tamaño medio requiere de 128 jornadas laborales al año, con una persona trabajando a tiempo completo, según el informe Doing Business (Haciendo Negocios) 2019 del Banco Mundial (BM).
Esa cifra supone que las “horas persona” destinadas al cumplimiento de obligaciones tributarias suman 1.025 en el año, cuando el promedio en América Latina es de 330 horas y en los países desarrollados es de 159.9 horas anuales. 

Especialistas y un empresario coinciden en que el sistema tributario nacional ejerce excesiva presión, empuja a la informalidad y es una desventaja competitiva para la generación de negocios.

El estudio del BM mide 11 variables del clima de negocios. Una de ellas es el pago de impuestos y Bolivia ocupa el puesto 186 de los 190 países evaluados. 

Una nota publicada por El Deber señala que el Ministerio de Economía aclaró que la carga tributaria planteada por el estudio no se asemeja a la realidad.

Según un resumen elaborado por el asesor en temas impositivos Roberto Cáceres, actualizado a septiembre de 2018, en el país hay 11 impuestos en vigencia, con diferente periodicidad y aplicables según la actividad.

Hay 24 sanciones por incumplimiento a deberes formales y las multas van de 50 a 2.000 Unidades de Fomento a la Vivienda (UFV).
El economista Roberto Laserna destacó en el informe del BM el hecho de que cumplir con obligaciones tributarias represente para una empresa media el 85 por ciento de su utilidad bruta.

Guillermo Pou Mont, expresidente de la Cámara de Exportadores de Bolivia (Caneb), añadió que además del porcentaje a pagar por cada impuesto la normativa redujo en gran medida el valor del crédito fiscal y puso como ejemplo que una factura de colegio solo sirve para descargo en el caso de un asalariado.

“Hay mucha incertidumbre sobre el pago, una excesiva presión tributaria. Es la más alta de América Latina y es el sistema tributario más complejo y más difícil de administrar del mundo”, manifestó.

El especialista en derecho tributario Marcelo Gonzales dijo que la presión fiscal sumada a la alta erogación de recursos que supone administrar los pagos, llevar los registros, llenar formularios, el uso de software y la contratación de personal especializado generan en el país una desventaja competitiva para los negocios en relación con los países vecinos.

“Esta presión solo se ejerce sobre los negocios formales. Por eso mucha gente está migrando a la informalidad reduciendo los ingresos fiscales”, añadió.

Un análisis de la Fundación Milenio señala que la mora tributaria en el país se acerca al 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).
Milenio señala que el informe del Banco Mundial muestra la necesidad de reformular el sistema tributario con una combinación de menos impuestos, mayor cobertura y mayor capacidad recaudadora.