Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 14 de agosto de 2020
  • Actualizado 06:18

Ningún municipio cumple la capacidad para aislar

Hay 75 camas en el de mayor potencial y lo estipulado por el SEDES es 632. Una Alcaldía aún licita.

Pancartas de protesta en rechazo a la implementación de un centro de aislamiento en la zona de La Costanera.    Dico Solis
Pancartas de protesta en rechazo a la implementación de un centro de aislamiento en la zona de La Costanera. Dico Solis
Ningún municipio cumple la capacidad para aislar

Transcurrieron más de tres meses desde que Bolivia ingresó a cuarentena por la COVID-19 y ningún municipio del eje  metropolitano tiene un centro de aislamiento con la capacidad exigida por el Servicio Departamental de Salud (SEDES).

Esta instancia departamental pide que cada municipio del eje  de Cochabamba, comprendido por: Cercado, Sacaba, Colcapirhua, Quillacollo, Vinto, Sipe Sipe y Tiquipaya, se comprometió a implementar áreas de aislamiento que cuenten con una cama por cada mil habitantes.

Hasta ahora, el de mayor capacidad, tiene 75 espacios y está ubicado en un hotel en el Casco Viejo de Cercado, pero, ese municipio, en función a su población (más de 632 mil, de acuerdo con el último Censo Nacional de Población y Vivienda), debería contar con al menos 632 camas; en su caso, las pugnas políticas traban la habilitación de más centros.

CERCADO EN PUGNA POR FEICOBOL El centro de aislamiento en el campo ferial de Alalay, casi listo para su puesta en marcha, debe luchar contra el tiempo para estar a punto en el transcurso de la semana y también contra la intransigencia fruto de las diferencias políticas. Dirigentes de los distritos 6, 7, 14 y 8 iniciaron la semana con una protesta en las puertas, exigieron a los empresarios “devolver” el predio a la Alcaldía, que hace varios días cumplió el plazo de arrendamiento y también la extensión otorgada a Feicobol.

La pulseta surgió cuando la Alcaldía pidió a Feicobol desocupar el predio para construir un centro de aislamiento y los empresarios solicitaron continuar a cargo de la concesión recordando al alcalde José María Leyes que hace varios meses le ofrecieron implementar dicho centro, pero rechazó la propuesta.

La gobernadora Esther Soria hizo notar que sin la firma de un convenio intergubernativo o interinstitucional no puede haber desembolso de recursos. El documento referido tiene un 80% de avance.

Por otro lado, el centro de aislamiento impulsado por la Gobernación en el coliseo de la Costanera fue rechazado por los vecinos, quienes denunciaron que el acuerdo fue hecho con el presidente de la OTB Cobija, Carlos Suárez, y no con todos los que viven en ese sector. Su oposición se debe a que la infraestructura no reúne las mínimas condiciones ni si quiera de alcantarillado y temen que se convierta en un foco de infección.

Soria  lamento la actitud de la ciudadanía y apeló a su sensibilidad. “Se quejan de que no tenemos centros de aislamiento (y rechazan), otros nos critican cuando alquilamos hoteles, otros piden mi renuncia. Ya no sé lo que quieren. El Comité Cívico debía sensibilizar. (…) En una OTB el presidente aceptó, pero hay otras personas con otros fines y dicen que no. En K’ara K’ara no quieren que ingresemos a la Villa Olímpica que reúne condiciones”.

VINTO La capacidad de los centros de aislamiento no es el único problema en el Eje Metropolitano de Cochabamba, también lo es la dilatación en el proceso de habilitación de esos espacios. Por ejemplo, Vinto aún está en etapa de licitación para la contratación de una empresa que implemente esa área que estará en el Coliseo Evo Morales de esa región.

De acuerdo con la base de datos del Sistema de Contrataciones Estatales (Sicoes), Vinto lanzó la convocatoria el 26 de junio y el plazo para la presentación de propuestas vence el 8 de julio. Ofrecen más de 286 mil bolivianos para, entre otras cosas, instalar 271 mamparas de aluminio con policarbonato y 96 de aluminio con melamínico. También habilitar mesones y puntos de toma de corriente.

Ese territorio debería contar con al menos 51 camas de retiro, en función al número de sus habitantes.

SIPE SIPE La situación en las otras municipalidades no es mejor. En Sipe Sipe, por ejemplo, los espacios para apartar a las personas que estuvieron en contacto con enfermos de coronavirus no funcionan. “La gente está encerrándose en su casa”, aseveró el responsable de Control Social de esa región, Iván Árias.

El centro de aislamiento de Sipe Sipe está emplazado en una construcción donde operaba la Facultad de Enfermería de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), en Mallco Rancho. “La Alcaldía solo invirtió en la refacción del lugar, pero no en equipamiento ni personal”.

Según Árias, hay otros dos espacios más que deberían cumplir el mismo fin, uno en Parotani y otro en el Casco Viejo, pero ninguno está habilitado por falta de aparatos médicos.

SACABA En Sacaba hay un centro, con personal y equipo, pero, de momento, no recibe gente, según la responsable de la Red Salud VI de Sacaba – Colomi, dependiente del SEDES, Elizabeth Mareño. Tiene capacidad para albergar a 25 personas.

Para cumplir su cuota, prevén habilitar otra área más en la que habrá 85 camas, pero “falta equipamiento”. Estará en el Casco Viejo de ese territorio. Proyectan que cada distrito, función al número de infectados, tenga su propio centro.

De acuerdo a la cantidad poblacional, en Sacaba deberían existir 172 espacios para aislarse.

COLCAPIRHUA Colcapirhua adecuó una unidad educativa que está al norte del municipio, en la Organización Territorial de Base (OTB) Fabril como centro de aislamiento. Según el alcalde Mario Severich está listo para acoger a 25 personas. La intención es abrir dos más.

El primer espacio estaba listo hace tres semanas.

QUILLACOLLO El secretario General de la Alcaldía de Quillacollo, José Terán, informó que hace un mes tienen un centro con 40 camas para alojar a personas que hayan estado en contacto con enfermos COVID-19.

Si bien mencionó que hay otras tres áreas más que cumplen la misma función, por ejemplo Villa Urcupiña, son intrahospitalarias, por lo que no deberían considerarse áreas de aislamiento.

Añadió que prevén habilitar un centro más que alojará a un centenar de gente, pero estará disponible dentro de 10 a 15 días.

En ese municipio tendrían que habilitarse 336 camas, en función  su población.

TIQUIPAYA Contrató a un hotel como área de aislamiento, pero su apertura está prevista para el miércoles. Acogerá a 26 personas.

Pretenden habilitar un espacio similar más en un centro de salud del Distrito 5, con capacidad para 20, pero el proceso de licitación aún está en curso, según el asesor general de Tiquipaya, Boris Mercado.

Tarea

Los municipios del eje metropolitano tienen brigadas de rastrillaje que tienen el objetivo de buscar sospechosos de COVID-19 durante la cuarentena rígida.