Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 27 de enero de 2022
  • Actualizado 10:02

CASO AUDIOS DE CORRUPCIÓN DE QUILLACOLLO

Niegan por segunda vez libertad a diputado Gómez

El asesor del Concejo, Ronald Bernabé, manifestó que el parlamentario, vinculado con nombramientos ilegales, insistió con su derecho al trabajo.
El diputado Lucio Gómez tras su aprehensión en el edificio Abugoch, el pasado 1 de agosto. ARCHIVO
El diputado Lucio Gómez tras su aprehensión en el edificio Abugoch, el pasado 1 de agosto. ARCHIVO
Niegan por segunda vez libertad a diputado Gómez

Los vocales de la Sala Penal Cuarta del Tribunal Departamental de Justicia (TDJ) rechazaron ayer la apelación de las medidas cautelares solicitada por el diputado del Movimiento Al Socialismo (MAS) Lucio Gómez, en el caso “audios de corrupción” que se investiga en el municipio de Quillacollo. 

Es la segunda vez que le negaron la libertad tras que le dieran la detención domiciliaria sin derecho al trabajo hace tres meses, el 2 de agosto, manifestó el asesor legal del Concejo Municipal de Quillacollo, Ronald Bernabé. 

En la audiencia, los vocales declararon improcedente la apelación y mantuvieron la fianza económica de 200 mil bolivianos y el arresto domiciliario sin permiso al trabajo, medidas interpuesta por el juez que atendió la audiencia de medidas cautelares tras su aprehensión. 

Bernabé indicó que la defensa del parlamentario pretendía obtener al menos la autorización de trabajo. El 15 de agosto, Gómez pidió ante la Cámara de Diputados una licencia indefinida sin goce de haberes, mientras se resolvía su situación legal. Ese día, habilitaron a Patricia Gutiérrez, su suplente.

Se conoce que el salario del parlamentario es de aproximadamente 20.100 bolivianos (líquido).

La Fiscalía emitió una orden de aprehensión contra 10 personas, el 26 de julio. Entre ellos, Gómez y el alcalde suspendido, Eduardo Mérida, además de algunos exfuncionarios y otros particulares. 

El diputado fue acusado de promover la inestabilidad municipal definiendo quién asumiría la silla edil, tras la salida de Mérida. También lo vincularon con el nombramiento de cargos jerárquicos en la Alcaldía de Quillacollo. Exfuncionarios presentaron más de 30 audios de WhatsApp como prueba, pero Gómez dijo que podría tratarse de grabaciones montadas.