Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 23 de enero de 2022
  • Actualizado 22:44

SON PROYECTOS MILLONARIOS

Municipios de la región Andina requieren entre 10 y 15 puentes para trasladar productos

La construcción de estas infraestructuras es parte del POA 2022 de los municipios de esa zona. En la actualidad, quedan incomunicados cuando los ríos crecen.
La población de Tacopaya en a región Andina de Cochabamba. OPINION
La población de Tacopaya en a región Andina de Cochabamba. OPINION
Municipios de la región Andina requieren entre 10 y 15 puentes para trasladar productos

La construcción de un puente en la zona de Achojchi, en Tapacarí, requiere de una inversión de entre 8 millones y 9 millones de bolivianos. Mientras no se construya, cada vez que el agua aumente en el río de la zona, la comunidad quedará incomunicada porque no hay más caminos.

En la región Andina de Cochabamba demandan entre 10 y 15 puentes por municipio para garantizar el tránsito y el traslado de productos.

Esta zona, una de las más empobrecidas del departamento, está conformada por los municipios de Sicaya, Arque, Tapacari, Tacopaya, Bolívar, Independencia, Cocapata y Morochata, y también se incluye la parte alta de Sipe Sipe.

El director ejecutivo de la Mancomunidad, Franolic Huanca, manifestó que en cada municipio se necesitan entre 10 y 15 puentes para tener una vía de comunicación estable.

“El costo para eso es de 1 millón hasta 4 millones de bolivianos”, comentó.

En época de lluvias, como la actual, “el aparato productivo se paraliza”, porque los caminos se cierran. Al tratarse de vías que atraviesan los ríos, cuando el agua aumenta en los afluentes, no es posible la circulación vehicular.

Ante esta situación, en la actualidad, los pobladores deben esperar que el agua baje y que los gobiernos municipales reparen las rutas; en tanto, quedan incomunicados.

Estas situaciones pueden prolongarse por dos días o más.

“Cuando se rehabilita recién se puede pasar”.

Durante la época seca, incluso se puede transitar con motorizados dentro los ríos.

Entre los proyectos incluidos en los planes operativos anuales (POA) de 2022 de las alcaldías de la región Andina está los referido al potencial productico con la apertura de mercados nacionales y también internacionales en favor de los productores.

Para tener acceso a mercados internacionales, alistan el inicio de trámites. Para el mercado interno, prevén establecer convenios y empezar la venta de semillas en distintas regiones del departamento y del país.

Relacionado con este tema, precisamente, está la construcción de puentes para el traslado de productos como hortalizas.

Para Franolic, la integración vial es fundamental. Prevén hacer gestiones con las autoridades del Gobierno nacional.

Los municipios de esta zona del departamento producen, entre otros, papa, trigo, cebada y también hortalizas.

Arque tiene un clima semiárido, existe potencialidad agropecuaria, de acuerdo con los datos de la Asociación de Gobiernos Autónomos Municipales de Cochabamba (Amdeco). Se dedica principalmente al cultivo de papa, trigo, cebada y en menor proporción a las hortalizas, además de la crianza de ganado ovino y camélido.

Sicaya, según Amdeco, es una tierra producción agrícola; tiene clima templado. Tiene topografía accidentada, con valles estrechos y profundos, montañas y serranías con escasa cobertura vegetal.

Posee una multiplicidad de pisos ecológicos; existen importantes fuentes de agua para el consumo humano y riego. Sus tierras son aptas para la producción hortícola y frutícola. La actividad pecuaria, por su relación con la actividad agrícola, es otra de sus potencialidades.

Por su lado, Tapacarí, de clima semiárido, tiene una vocación principalmente agrícola.

Tacopaya tiene una economía basada en la producción agropecuaria. Los cultivos más importantes son papa, oca, papaliza, cebada, trigo, maíz, haba, arveja y tarwi. En cuanto a la producción pecuaria tiene ganado vacuno, camélido, ovino. En menor cantidad, tiene asnos, cerdos y aves de corral. Los tejidos, la elaboración de queso o la molienda de granos, la alfarería artesanal, la elaboración y venta de chicha son actividades secundarias, según detalla Amdeco.

El municipio de Morochata, de clima fresco a húmedo, es conocido como la “Capital de la papa” porque sería uno de los que produce la mayor variedad de papas nativas y, además, el sabor y calidad de la papa es reconocida a nivel nacional.