Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 26 de septiembre de 2020
  • Actualizado 15:10

Tres municipios endurecen medidas ante el coronavirus y cierran sus límites

La determinación fue asumida por los alcaldes ante el incumplimiento de la cuarentena. Solo en Capinota fue un pedido de la población ante un caso positivo de COVID-19 en Santiváñez, tercera sección de esa provincia.
Camiones vacían tierra y agregados para cerrar los accesos a Quillacollo. CORTESÍA ALCALDÍA DE QUILLACOLLO.
Camiones vacían tierra y agregados para cerrar los accesos a Quillacollo. CORTESÍA ALCALDÍA DE QUILLACOLLO.
Tres municipios endurecen medidas ante el coronavirus y cierran sus límites

Quillacollo, Capinota y Aiquile optaron por radicalizar las medidas preventivas para evitar la propagación del coronavirus y cerraron sus accesos. Solo se permite el tránsito de vehículos con alimentos, medicinas o enfermos y bajo control coordinado con las fuerzas de seguridad. En vista de que la población insiste en circular, internamente también se reforzaron los controles para que se cumpla la cuarentena dictada por el Gobierno central.

En Quillacollo, la medida fue asumida al mediodía de ayer después de una inspección realizada conjuntamente entre la Alcaldía, la Policía y la Intendencia, que puso en evidencia el incumplimiento de las disposiciones gubernamentales y municipales. 

En coordinación con el Comando Regional de la Policía y las Fuerzas Armadas, el alcalde Héctor Montaño dirigió el cierre de las principales vías que conectan ese municipio. Cuatro volquetas vaciaron ripio en el kilómetro 10 de la avenida Blanco Galindo (límite con Colcapirhua), en el kilómetro 15 de la avenida Albina Patiño (límite con Vinto) y en Caico Cotapachi (límite con Cercado) para limitar la transitabilidad sólo a vehículos autorizados. 

“En el transcurso de estos días, hemos visto cómo algunos ciudadanos incumplen la norma, creemos que es momento de tomar medidas más drásticas”, manifestó Montaño. Añadió que ayer pidió formalmente a la presidenta Jeanine Ánez que declare estado de sitio.

El secretario general de la Alcaldía, José Terán, informó que junto a la Policía verificaron que en límite entre Quillacollo y Vinto un camión llevaba unas 30 personas que pretendían llegar a Cochabamba. El conductor fue multado y se instruyó su arresto, como establece el decreto de cuarentena.

Terán explicó que los mercados abrirán los días martes, viernes y domingo de 06:00 a 12:00 y los productos de primera necesidad como pan o leche deben repartirse cada mañana hasta las 09:00. Los camiones que entren o salgan con alimentos y productos imprescindibles podrán pasar previo control policial o militar.

En Capinota, el cierre fue concretado desde ayer al mediodía. El alcalde Martín Jora explicó que se vació ripio en los cinco ingresos que tiene ese municipio desde Potosí y Cochabamba. La Policía verifica que puedan circular camiones de verduras, leche, ambulancias y personal de salud. Cuando un vehículo que transporta alimentos retorna, es fumigado ante de ingresar.

La medida fue acordada el martes, tras una reunión entre el comité cívico, regantes, transportistas, control social, Alcaldía y la empresa COBOCE. La concejal Francisca Colque dijo que fue un pedido de la población después de conocer que en Santivánez (una sección de la provincia Capinota) hay un caso positivo de coronavirus. 

Por su parte, la Alcaldía de Aiquile estableció un retén para controlar el ingreso y salida al centro poblado. Desde el domingo pasado, los horarios de ingreso y salida para la provisión de alimentos son de 07:00 a 08:00 y de 11:00 a 12:00, el resto del día el paso está totalmente cerrado. Solo están autorizados para transitar vehículos con alimentos, medicamentos y enfermos o heridos. La población debe hacer sus compras a pie.

CEMENTERIOS Y MERCADOS La atención en cementerios y mercados también tiene restricciones. En Aiquile, el camposanto está cerrado y solo atiende emergencias, mientras que en Quillacollo solo se reciben sepelios por la mañana y se pide que acudan los familiares más allegados.

En cuanto a los mercados, Cercado implementó un puesto de control con una cámara térmica para verificar la temperatura de los compradores, que deben ingresar por un corredor. Si es mayor a 38 grados, se activa una alarma porque la fiebre es uno de los síntomas del coronavirus. Las compras pueden hacerse solo por la mañana y la Alcaldía pidió evitar los mercados de la ciudad y acudir a tiendas de barrio y mercados zonales.

En Sacaba, la Alcaldía instruyó que durante la cuarentena los mercados y tiendas deben atender de 06:00 a 10:00 los días martes, jueves y domingo. Las panaderías, todos los días de 05:00 a 09:00 y con un máximo de dos personas que deben llevar barbijos y tener gel desinfectante. Los camiones que distribuyen alimentos, productos de limpieza y similares deben circular de 06:00 a 11:00 los días martes, jueves y sábado.