Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de enero de 2021
  • Actualizado 08:40

CONFLICTO POR CANASTA ESCOLAR

La violencia se impone en Mizque y padres denuncian ataque de mineros con dinamitas

El sector que demanda los recursos del desayuno escolar pide ayuda a las autoridades. La Policía tuvo que usar agentes químicos para dispersar a los movilizados e intenta controlar la situación.
Enfrentamientos entre padres de familia y mineros en Mizque.
Enfrentamientos entre padres de familia y mineros en Mizque.
La violencia se impone en Mizque y padres denuncian ataque de mineros con dinamitas

Mineros llegaron nuevamente a la plaza de Mizque, donde padres de familia mantienen vigilia exigiendo la entrega de la canasta escolar. El sector movilizado por el desayuno estudiantil denuncia que los mineros volvieron a lanzarles dinamitas y la Policía tuvo que usar agentes químicos para dispersarlos.

Sin embargo, los mineros continúan lanzando dinamitas, mientras los efectivos policiales intentan controlar la situación, de acuerdo con los videos socializados por los afectados. Los padres de familia piden ayuda a las autoridades y temen por su integridad física puesto que denuncian que no respetaron ni al delegado defensorial del Pueblo, Nelson Cox, quien llegó hasta el lugar con la intención de conciliar en el conflicto.

Unos minutos antes, los sectores se encontraban frente a frente en la plaza, mientras el delegado defensorial, Nelson Cox, junto con algunos efectivos policiales, estaban ubicados en medio intentando conciliar en el conflicto, pero se desató la violencia.

Mas temprano, Cox, en compañía de autoridades del Ministerio de Gobierno y de la Gobernación de Cochabamba, se hicieron presentes en Mizque para sostener un diálogo que permita solucionar el conflicto. Se conoció que la comisión de autoridades ingresó a la Casa de Justicia de Mizque para escuchar la versión de las mujeres que fueron agredidas el viernes, cuando mineros destapiaron la Alcaldía usando dinamitas. En ese momento, los mineros mantenían distancia a unas cuadras de la plaza.

El viernes, 20 de noviembre, los padres de familia denunciaron que fueron sorprendidos por los mineros. Presumen que los atacaron en defensa del alcalde Melecio García, aunque la autoridad municipal negó esa acusación y dijo que tuvo que salir del pueblo para resguardar su integridad y que continúa gobernando desde una oficina ubicada en la Mancomunidad de Municipios de la región del Cono sur en Cochabamba y que ha estado realizando inspecciones en comunidades, pero que no puede llegar al “pueblo”.

CABILDO El cabildo desarrollado en Mizque, la noche del viernes, exige las renuncias del Alcalde, Secretario General, tres funcionarios municipales y del Director Distrital. Asimismo, determinaron para hoy un paro cívico general con suspensión y cierre de actividades públicas y privadas.

También el cierre de la radio municipal, proceso judicial a Mario A., quien presuntamente dirigía a los mineros, por terrorismo, sedición y uso de dinamita. Exigen que la Policía investigue de oficio la portación de explosivos y se remita el caso al Ministerio Público. Se declaró vigilia y movilización permanente hasta que se atiendan sus demandas.

Juntas escolares, vecinales y de distrito. Además, de Comité Cívico, Asociación de Regantes Cuenca Uch’ama y organizaciones vivas participaron del cabildo.

El Alcalde de Mizque calificó, hace dos días, la movilización como política y que por ello piden su renuncia.

RECURSOS Sobre el presupuesto del desayuno, los movilizados exigen los 1.800.000 bolivianos presupuestados. García explicó que cuentan con 347.000 bolivianos que llegarían a 5.820 estudiantes, es decir, cada uno se beneficiaria de una canasta valuada en 60 bolivianos.

Antes, los padres de familia habían aceptado el beneficio que implicaría la dotación de productos valorados en 60 bolivianos y acordaron que el Alcalde no procesaría a los representantes del sector, pero el segundo punto habría sido incumplido y los movilizados rechazaron el acuerdo.

Luego, el Alcalde les habría indicado que los recursos iban a irse a otros proyectos y que ya no entregaría la canasta escolar. Esa situación, generó molestia en los padres de familia, quienes volvieron a movilizarse desde la semana pasada.

García indicó, hace dos días, que dispondrá de los 347.000 bolivianos para entregar el beneficio, pero el diálogo no pudo concretarse hasta el momento.