Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de enero de 2021
  • Actualizado 02:36

Mérida aprovecha presencia de expertos de la CIDH para pedir celeridad en su caso

El alcalde suspendido de Quillacollo ya lleva más de dos años fuera de la silla edil.
 
Eduardo Mérida, alcalde suspendido del municipio de Quillacollo. ARCHIVO
Eduardo Mérida, alcalde suspendido del municipio de Quillacollo. ARCHIVO
Mérida aprovecha presencia de expertos de la CIDH para pedir celeridad en su caso

El alcalde suspendido de Quillacollo, Eduardo Mérida, aprovechó la presencia del equipo de investigadores de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para pedir celeridad en la resolución en los procesos que pesan en su contra, razón por la cual se determinó alejarlo de la silla edil.

"(El experto) ha sacado una fotografía a la medida cautelar que he presentado. Gracias a Dios se ha comprometido a agilizar para que se resuelva, es decir la CIDH debe resolver mi solicitud, si mi situación es legal, si está conforme a las normas internacionales o no", manifestó.

Asimismo, indicó que lo único que busca con estas acciones es certeza para el municipio de Quillacollo, "y de una vez por todas, en Bolivia no se suspendan alcaldes de manera ilegal".

Al mismo tiempo, calificó el cambio de autoridades ediles en dicho municipio como un "pasanaku de alcaldes".

"Mi persona hace tres meses atrás ha interpuesto una medida cautelar, indicando que he sido suspendido ilegalmente y que no he encontrado el amparo en nuestra normativa y en nuestros tribunales nacionales, como es el Tribunal Constitucional. La ley me obliga a recurrir a la CIDH a que haga respetar el derecho a ser elegido y el derecho a elegir de la población", concluyó.

El juez de Sentencia Primero de Quillacollo, Elvis Isaac López, determinó pedir al Concejo Municipal de Quillacollo, la suspensión del alcalde Eduardo Mérida el 8 de junio de 2018, por asumir al cargo con un documento presuntamente falsificado (libreta de servicio militar).

El Juez determinó en su resolución de suspensión que sea el Concejo Municipal de Quillacollo en un plazo no mayor a las 72 horas, a partir de la fecha señalada, elija un alcalde interino hasta que Mérida tuviera una sentencia definitiva de absolución o condena de esta causa.

El entonces presidente del Concejo Municipal de Quillacollo, Víctor Osinaga (MAS) dijo al final de una sesión que “nunca fue la intención del MAS de sacar a Mérida, nuestra acción es para frenar cualquier tipo de abuso o corrupción en el municipio”.