Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de agosto de 2020
  • Actualizado 14:16

Médicos y asambleísta ven poco avance luego de dos semanas de cuarentena rígida

La asambleísta Lizeth Beramendi denunció baja ejecución presupuestaria y retraso en el equipamiento del sistema de salud. El representante del SIRMES, Yury Lazarte, indicó que las cifras que se difunden cada día no muestran la realidad de los casos. 

Vista general del hospital del Sur, habilitado para recibir pacientes de COVID-19. OPINIÓN
Vista general del hospital del Sur, habilitado para recibir pacientes de COVID-19. OPINIÓN
Médicos y asambleísta ven poco avance luego de dos semanas de cuarentena rígida

La asambleísta departamental Lizeth Beramendi denunció que la ejecución presupuestaria de la Gobernación es muy baja y por eso no hay mejoras en el servicio de salud en Cochabamba. Por su parte, el representante del Sindicato de Ramas Afines de la Salud Pública (Sirmes), Yury Lazarte, aseguró que las cifras que difunde cada día el Servicio Departamental de Salud (SEDES) ya no muestran la realidad de los casos que hay en el departamento.

“El tema del laboratorio no se avanzó casi nada. Hay retraso de las muestras. Los datos que lanzan los del SEDES ya no son las reales”, indicó Lazarte.

Sobre el punto, Beramendi aseguró que la tardanza de las muestras se debe a una mala gestión. “Hay ausencia de laboratorios hasta el momento. El problema no es el dinero, el dinero hay. El problema es la capacidad de gestión”, afirmó Beramendi.

Además, aseguró que los hospitales siguen colapsados y que los médicos y enfermeras atienden a más personas de su capacidad. La asambleísta realizó diversas visitas por el Hospital Viedma, Hospital del Sur, el Solomon Klein y el Benigno Sánchez y aseveró que: “Las alcaldías municipales no han comprado insumos de bioseguridad ni medicamentos. Estos hospitales están viviendo gracias a las donaciones que hacen los voluntarios, si no fuese por eso, no podrían funcionar”.

Por su parte, Lazarte cuestionó el funcionamiento de los centros de aislamiento ya que, según indica, no cuentan con los equipos básicos para atender a los pacientes.

La asambleísta explico que la Gobernación tiene 1.300 millones de bolivianos de presupuesto, de los cuales se destinó 44% para la emergencia sanitaria y, de ese total, solo se ejecutó el 44% que equivale a 20 millones. “Es demasiado mínima, es insignificante. Si se compara esos 20 millones con los 1.300 (…) es una ejecución presupuestaria demasiado pobre, que refleja la incapacidad de gestión de las autoridades departamentales”, apuntó.