Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 23 de enero de 2022
  • Actualizado 13:54

Médico: “Tu familiar es como un pez que si lo sacas del agua se muere por falta de oxígeno”

La cruda afirmación corresponde a un galeno que trabaja en el hospital municipal de Quillacollo, donde están internados al menos 15 pacientes con coronavirus COVID-19.
Una mujer llora tras dejar el cilindro con oxígeno en el hospital para su esposo. DICO SOLÍS.
Una mujer llora tras dejar el cilindro con oxígeno en el hospital para su esposo. DICO SOLÍS.
Médico: “Tu familiar es como un pez que si lo sacas del agua se muere por falta de oxígeno”

Mientras Paola espera noticias sobre la salud de su papá, Luis, que dio positivo a COVID-19 hace una semana, pasan muchas cosas, pero no le quitan las fuerzas de seguir luchando para salvar al hombre que le dio la vida.

Está todos los días afuera del hospital Benigno Sánchez, de Quillacollo, a la espera de los reportes médicos.

Al igual que otros familiares, lleva encima la preocupación diaria por la salud de su ser querido. Todos ellos tienen que soportar la indolencia de algunos profesionales y la falta de coordinación. A esto se suma la odisea que pasan para encontrar oxígeno medicinal y medicamentos.

Su viacrucis aumenta cuando sale una enfermera o logran hablar con el médico de turno y les dice que al no tener el servicio de terapia intensiva deben ponerse en una lista de espera de otros centros médicos y les sugieren llevarlos al hospital del Norte o Sur del municipio de Cochabamba. También les dicen que los lleven a una clínica privada.

EL OXÍGENO

Como en todo el departamento, el oxígeno escasea y la desesperación para conseguirlo se hace mayor cuando la advertencia es dura:

“Tu familiar es como un pez que si lo sacas del agua se va a morir por falta de oxígeno, tiene dos horas como máximo”.

Paola confesó que después de escuchar esto del médico que atiende a su papá y que es conocido como “el malo” en el hospital, se echó a llorar desconsoladamente. Al recomponerse, llamó a todos sus familiares para que se organicen y vayan a todos los puntos donde se vende el oxígeno para hacer fila y se prestó dinero. Estima que cada día gasta Bs 500 en medicamentos y oxígeno.

Al salir del nosocomio llegó un vehículo con cilindros que se vendían a Bs 3.500, más de triple de su precio real, pero al ver a las personas acumularse, tomó dos y consiguió el dinero para comprarlos.

Pero esos dos cilindros solo le abastecen para un día por lo que ya está pensando donde ir para buscar más. Le quedan pocas horas.

La familia de Salvador obtuvo ayuda desde Santa Cruz para transportar el oxígeno. Otros llegaron hasta Oruro para conseguirlo.

El hospital solo abastece, cada día, con 15 cilindros. Según fuentes del mismo nosocomio, antes se tenían 30, pero debido a una deuda que tiene el municipio con la empresa proveedora, se dispuso dejar solo la mitad, pero no abastece.

“Al que se vacíe primero, le damos (oxígeno) mientras esperamos que sus familiares traigan más”, confesó uno de los trabajadores.

Otro familiar relató que le pidieron las mismas recetas dos veces. Atribuye esto al cambio de turno y la falta de coordinación entre los médicos y enfermeras.

“Yo compré para tres días, pero otra vez me pidieron lo mismo. Se me está acabando el dinero y he ido a varias farmacias. Ya no hay los medicamentos”, dijo.

En este hospital de segundo nivel están internados al menos 15 enfermos con COVID-19, de los cuáles una docena son varones y 3 son mujeres.

COMPROMISO

Desde la Alcaldía informaron que en los últimos días hubo complicaciones por problemas en la empresa que les abastece, así como la deuda de casi Bs 80 mil, pero tras subsanar ambos, se tiene garantizado 30 botellones cada día, es decir 15 para el hospital Benigno Sánchez y otros 15 para el Calvario.

La secretaria de Salud del municipio, Giovanna Colodro, tomando en cuenta que la demanda es de hasta 10 cilindros por cada paciente por día, informó que se inició el proceso de compra de 150 cilindros cargados para esta semana y se enviará al Concejo un proyecto para la compra de una planta generadora.

Explicó que la demanda se duplicó y actualmente se tienen 4 pacientes críticos que debían estar en un hospital de tercer nivel, pero no hay como referirlos por falta de espacio y decidieron atenderlos en los de primer y segundo nivel.

“Algunos usan concentradores de oxígeno. Tenemos para 61 pacientes y eso ha ayudado”, manifestó.