Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 21 de octubre de 2020
  • Actualizado 00:52

Más de 7 mil toneladas de basura están en las calles de Cochabamba y aún no definen dónde depositarla

La Alcaldía de Cochabamba quiere usar solo 30 días el botadero de Cotapachi, mientras habilita un nuevo relleno sanitario. Quillacollo rechaza y en K’ara K’ara sigue el bloqueo.

Basura acumulada en la avenida República y Pulacayo, ayer.  DICO SOLÍS
Basura acumulada en la avenida República y Pulacayo, ayer. DICO SOLÍS
Más de 7 mil toneladas de basura están en las calles de Cochabamba y aún no definen dónde depositarla

Transcurre el día 13 del bloqueo en K’ara K’ara y se calcula que, hasta ahora, hay 7.150 toneladas de desechos dispersos en las calles de Cochabamba. Las autoridades aún no definen el destino de la basura.

Los carros de la Empresa Municipal de Servicios de Aseo (EMSA) no pueden depositar residuos en K’ara K’ara, debido a que un grupo de “autoconvocados” bloquea el ingreso a ese botadero, exigiendo la liberación de tres dirigentes que están encarcelados hace más de dos semanas en La Paz; están acusados por los delitos de terrorismo y atentado a la salud pública.

El alcalde de Cochabamba, José María Leyes, reiteró ayer que darán solución a esta problemática apelando a la “solidaridad” de Quillacollo y le insistirá para que permita depositar la basura de Cercado en Cotapachi solo por 30 días. Supuestamente, los residuos permanecerán ahí provisionalmente, pues están perforando un nuevo relleno sanitario.

Leyes no dio detalles de dónde estará el nuevo botadero de Cercado para evitar susceptibilidades en la población.

Al respecto, el presidente de Control Social de Quillacollo, Richard Baptista, insistió en que hay un voto resolutivo que rechaza la petición de Cercado y pidió, “a nombre del pueblo de Quillacollo”, que las autoridades nacionales resuelvan el conflicto que hay en K’ara K’ara.

El director del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Yercín Mamani, reiteró que los predios de Cotapachi no le pertenecen a la Alcaldía de Quillacollo, sino al Ministerio de Defensa Civil y acotó que los vecinos del lugar estaban de acuerdo en recibir la basura de Cercado, a cambio de la perforación de un pozo de agua y un ripiado. Los que se oponen “son pobladores de otras áreas”.

Informó que hay muchos desechos biológicos acumulándose en los hospitales y son una amenaza para la salud. Reveló que hubo un acercamiento con los bloqueadores de K’ara K’ara para pedirles que despejen la vía de acceso al botadero un día, solo para la basura que hay en los establecimientos de salud, pero se negaron.

Los “autoconvocados” piden la liberación de sus dirigentes y la solución, en criterio de la gobernadora de Cochabamba, Esther Soria, está en manos de las autoridades gubernamentales que, hasta el momento, no se pronunciaron al respecto.

Entre tanto, los vertederos de basura están colapsados, especialmente aquellos que están en sectores comerciales de la ciudad.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad