Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 20 de junio de 2021
  • Actualizado 08:53

Mamás atrasan destete gracias a cuarentena y el “poder” de su leche

Desde el brote del virus, algunas mujeres están más tiempo en casa o trabajan desde ahí y esto les permite consolidar la lactancia. Identificaron tres problemáticas en este segmento.

Un recién nacido toma leche materna en un hospital. El Heraldo
Un recién nacido toma leche materna en un hospital. El Heraldo
Mamás atrasan destete gracias a cuarentena y el “poder” de su leche

La Liga de la Leche informó que uno de los beneficios que dejó la pandemia en Bolivia es la prolongación del período de lactancia. Sin embargo, también generó al menos tres problemáticas a las mujeres que amamantan.

Sobre lo primero, la líder de la Liga de Bolivia, Luisa Baixeras, explicó que, antes del brote del coronavirus, muchas mamás del país no podían quedarse en casa para alimentar a sus bebés con su leche.

Sin embargo, cuando las autoridades sanitarias establecieron un confinamiento, a algunas mujeres les tocó trabajar desde sus domicilios y esto les permitió consolidar la alimentación de sus recién nacidos con leche materna. “Una de las condiciones para lograr una lactancia exitosa es que sea a demanda, esto quiere decir cada que el bebé la requiera”.

Otras mamás, aprovechando la cuarentena, decidieron prolongar el amamantado, por su “poder inmunológico” frente a la COVID-19.

Antes de la pandemia, los períodos de lactancia en Bolivia eran más reducidos en tiempo, de acuerdo con información de la Liga.

PROBLEMÁTICA

La pandemia también desencadenó al menos tres problemáticas para las mamás bolivianas que dan de lactar a sus bebés: falta de apoyo, introducción temprana de leche de fórmula y contagios con COVID-19.

La Liga de la Leche, una organización sin fines de lucro con presencia en más de 60 países, advirtió estas dificultades en el marco de reuniones virtuales que sostuvo con este segmento.

La falta de apoyo se dio por parte del personal de salud y, en criterio de Baixeras, se debió a que ahora los médicos y enfermeras tienen más carga laboral que antes. Sin embargo, en la lactancia, es primordial que la mujer reciba acompañamiento, “la cuestión emocional es muy importante”.

Esta falta de respaldo también se evidenció en la familia. Algunas mujeres que están amamantando asumen esa función solas y, además, tienen responsabilidades laborales y del hogar. “Muchas se han visto sin nada de ayuda”.

Este factor desencadenó el segundo: la introducción muy temprana de leches de fórmula. Y es que muchas mamás, en medio de esta pandemia, no lograron establecer la lactancia –no generaron leche, por ejemplo- y se vieron obligadas a recurrir de manera muy temprana a sucedáneos.

Sobre los contagios con COVID-19, la Liga de Leche dijo que, inicialmente, las mamás infectadas tenían temor a lo que iba a suceder con sus bebés. Gracias a la asesoría de las líderes de ese organismo, ellas continuaron amamantando, siguiendo las recomendaciones de bioseguridad, como el lavado frecuente de manos, uso de barbijos y manteniendo ambientes ventilados.

APOYO

Antes de la COVID-19, la Liga de la Leche tenía grupos de apoyo a este segmento en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz. Ahora, dan respaldo virtual. La participación es abierta y, durante este período, se unieron mamás de otros países.

En la reunión, las madres comentan sus inquietudes, la mayoría referidas al virus.

Las que están interesadas en participar pueden obtener más información en la página oficial de Facebook de la Liga.