Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 14 de agosto de 2020
  • Actualizado 01:13

Maestros urbanos plantean dar por aprobado el año escolar o alargarlo hasta el 2021

Seduca espera instructivo para poner en vigencia el nuevo calendario académico emitido por el Ministerio de Educación. Varias unidades educativas fiscales no están pasando clases desde que comenzó la pandemia.

Estudiantes pasan clases en una unidad educativa de Cercado. ARCHIVO.
Estudiantes pasan clases en una unidad educativa de Cercado. ARCHIVO.
Maestros urbanos plantean dar por aprobado el año escolar o alargarlo hasta el 2021

Hace más de tres meses la pandemia del coronavirus COVID-19 llegó a Bolivia. Los primeros casos generaron alarma en la población y, poco a poco, paralizaron las actividades que reunían gran cantidad de personas en un solo ambiente, como es las clases presenciales.

Los mandiles blancos —sobre todo en las unidades educativas fiscales— dejaron de utilizarse, los lápices ya no trazaron letras y las hojas de papel quedaron en blanco. La brecha entre algunos colegios fiscales y otros particulares fue creciendo a medida que pasaba el tiempo. En las unidades educativas privadas, las clases virtuales se convirtieron en la opción idónea para enfrentar la cuarentena y seguir avanzando las materias. Sin embargo, la realidad de los establecimientos fiscales es distinta: gran parte no avanzó el currículo o lo hizo en medidas bajas debido a las dificultades en la adquisición de herramientas tecnológicas.

Frente al pedido urgente de varios sectores involucrados con la enseñanza, el ministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas, presentó el martes el reglamento para las diferentes modalidades educativas y el calendario escolar ajustado, que fija tres trimestres y prevé la clausura de la gestión escolar el 22 de diciembre.

La autoridad manifestó que el currículo debe ser “dosificado” y que cada unidad educativa debe elegir las modalidades virtuales. Dentro del documento, se establecen cuatro alternativas de clases: virtual, semipresencial, a distancia y presencial. Pero, esta última no se aplicará mientras siga la pandemia por la COVID-19.

El panorama en Cochabamba sigue incierto. El Servicio Departamental de Educación (Seduca) continúa a la espera de recibir el instructivo para comenzar a ejecutar la disposición ministerial, mientras que la Federación de Maestros Urbanos del departamento rechaza las clases virtuales y las medidas adoptadas por Cárdenas.

“De los 43 municipios que tenemos, cada uno de ellos tiene identificado qué tipo de accesibilidad tienen y qué dispositivos pueden usar, ya sea para clases virtuales o de distancia. Algunos municipios pueden escoger la radio o lo que sea mejor para ellos. Cada unidad educativa debe elegir una o dos modalidades”, explicó el director del Seduca, Félix Zapata.

Una vez que llegue el instructivo hasta la Dirección Departamental de Educación, comenzarán las labores de consenso entre padres de familia y la dirección para iniciar las clases lo antes posible. La comunidad educativa tiene que llegar a un acuerdo que permita hacer viable toda la enseñanza que resta.

En el caso de los colegios particulares, se tendrá que hacer una evaluación para ver si los temas y la modalidad de avance que tuvieron este tiempo es aceptada y se convalida con la disposición del Ministerio de Educación.

GESTIÓN APROBADA O CLASES PRESENCIALES

Por su parte, la Federación de Maestros Urbanos de Cochabamba manifestó su rotundo rechazo a esta reglamentación debido a varios aspectos, entre los que resaltan el corto tiempo de cada trimestre (un mes aproximadamente), las carencias de recursos y la poca claridad de la malla curricular.

“Al Ministro no le importa lo que vamos a avanzar, deja al libre albedrio que cada unidad educativa decida. Qué vamos hacer en ese corto tiempo, cómo haremos la evaluación si no tenemos contenido curricular. La educación virtual ha fracasado. No hay internet gratuito, no hay condiciones materiales. Vamos a rechazar todo, basta de engañar a nuestros niños”, afirmó la dirigente de la federación, Norma Barrón.

La maestra explicó que intentaron aplicar la enseñanza mediante plataformas virtuales, pero no tuvieron éxito ya que gran parte de los estudiantes no cuentan con herramientas necesarias para dar curso a este tipo de modalidad. Una de las razones es que las familias en los colegios fiscales son, en su mayoría, numerosas. “De 40 alumnos, en el mejor de los casos, se conectan 20. El resto queda postergado”, dijo.

“Como profesores, estamos frente a una desorientación. Nos están lanzando al precipicio. Nosotros vamos a plantear desacatar todo lo que dice el Ministro y que de una vez se vaya. Los maestros ya nos podremos de acuerdo con los padres de familia”, añadió Barrón.

Frente a esta “realidad”, la dirigente expresó que tienen dos alternativas. La primera consiste en dar por aprobado el año escolar y la segunda es esperar a que la situación de la pandemia mejore y puedan alargar esta gestión hasta el 2021, y volver a las clases presenciales tomando todas las medidas necesarias.

“La decisión sería que los alumnos pasen de curso, está gestión 2020 se aprueba, en este tiempo hay que repasar los temas, reforzar la psicología y la estabilidad de los jóvenes. Tienen que darles seguridad a nuestros niños, no es pasar por pasar”.

Sin embargo, sobre ese tema, el Director de Seduca pidió que se entienda la situación que vive el país y se busquen alternativas para superar la crisis. “Ante todo está la vida, entre eso la alimentación y la salud. Luego está la educación. Entonces no podemos buscar que sea siempre presencial, porque ya no estaríamos velando por lo primordial. Tenemos que ver todas las posibilidades necesarias para no afectar a nuestros estudiantes porque no solo son el presente, sino también el futuro”, dijo Zapata.

Con la voz entrecortada y emocionada, Barrón recordó el beneficio de las clases presenciales: “Cuando estamos delante de nuestros niños podemos ver si está feliz, si está afectado, si está alegre, si está atento, eso es importante, pero al Ministro no le importa”.

En la misma línea de la postura de Zapata, Barrón aseguró que la vida está primero y que, por lo tanto, se tiene que comprender las dificultades que representa para muchos la enseñanza virtual. “Nunca hemos tenido un Ministro tan ignorante en el tema educativo”, señaló.

Debido a esta situación, tres maestros del departamento se declararon en huelga de hambre hace más de una semana. El pliego petitorio plantea la defensa de la educación fiscal gratuita, el rechazo al Decreto Supremo 4260 sobre la reglamentación de las clases virtuales, la renuncia del actual Ministro de Educación y el examen de ascenso de los profesores, entre otras cosas. 

Cada unidad educativa fiscal comenzará la planeación conjunta para dar a conocer qué medida tomarán frente a esta disposición nacional.

“Yo insto a que los maestros vean la mejor manera de trabajar con opciones que no sean (la modalidad) presencial. Hay que ponernos en esta situación porque duele mucho. Hay gente que está muriendo en las calles y no queremos que nuestros estudiantes estén en ese espacio”, afirmó Zapata.

Por ahora, la enseñanza en los colegios fiscales es una incógnita. Mientras tanto, muchos estudiantes siguen a la espera de hallar una salida a esta situación que prorroga la educación.