Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 04 de marzo de 2021
  • Actualizado 20:49

Hay dos maestros con COVID en cada colegio y unos 10 muertos

El gremio tiene 100 mil bolivianos para respaldar a los afectados con coronavirus. Exigen ser inmunizados para retornar a las labores educativas presenciales.
Un maestro da clases presenciales en medio de la pandemia. DICO SOLÍS
Un maestro da clases presenciales en medio de la pandemia. DICO SOLÍS
Hay dos maestros con COVID en cada colegio y unos 10 muertos

En cada unidad educativa de Cochabamba, en promedio, hay dos maestros infectados con coronavirus. En lo que va del rebrote, al menos una decena falleció solo en la urbe.

La dirigente de la Federación de Maestros Urbanos de Cochabamba, Norma Barrón, explicó que esa es la situación en establecimientos de provincia y de ciudad.

Explicó que, generalmente, hay entre 30 y 36 maestros en cada unidad educativa del departamento y, de ese total, al menos “dos caen”. Las víctimas son, casi siempre, “los mayorcitos”.

SITUACIÓN

La mayoría de los contagiados del gremio acuden a Barrón, debido a que es la máxima representante.

Barrón contó que, hace poco, un profesor la llamó desde La Chimba, pidiéndole que le ayude a conseguir oxígeno. “Estaba al borde del llanto”.

Frente a estas urgencias generadas por la pandemia, la Confederación dio ayuda económica a los maestros. Entregó mil bolivianos a los infectados para que compren medicamento, 3.000 para los internados y 5.000 para los fallecidos con esa enfermedad.

Al menos un centenar de profesionales solicitó ese bono la gestión pasada en Cochabamba, solo en la urbe. Sin embargo, en cierto momento, “la plata no alcanzó”.

Para esta gestión, se tiene un mayor presupuesto, 100 mil bolivianos, y se cubrirán las mismas necesidades.

Barrón dijo que esto será muy útil, debido a que hay profesores que contagian a sus familias y el presupuesto para su recuperación es elevado.

BIOSEGURIDAD

Si bien los contagios se redujeron en esta temporada, Barrón dijo que el gremio aún está expuesto a COVID-19. Ejemplificó que en la zona sur las clases son presenciales, pero no hay ni siquiera cámaras de desinfección. “Los papás están poniendo una cuotita para instalar”.

En otras unidades educativas, los maestros están dando 10 bolivianos para comprar insumos de bioseguridad.

Otra problemática es la ausencia de estudiantes, especialmente en el segmento que pasa clases virtuales, debido a que sus padres no pueden pagar el costo de internet o comprar un dispositivo móvil.

PEDIDOS

La dirigente dijo que volverán a clases presenciales solo si les garantizan el acceso a vacunas contra el virus.

Dijo que solo en Cochabamba hay más de 14 mil maestros urbanos.

Además, hay otros 6.000 rurales. Anticipó que se unirán para este pedido en común.

Las autoridades sanitarias de Bolivia anticiparon que, cuando llegue el nuevo lote de vacunas, además de inmunizar a al personal de los establecimientos de salud, se dará prioridad a los educadores, debido a que están en primera línea en el marco del rebrote.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad