Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 13:01

Lucas, el pato que sacan a nadar y abrigan con una bufanda en Coña Coña

La familia que lo cuida lo lleva usualmente a la laguna de Coña Coña. Allí, el animal se empapa, comparte con sus pares y regresa luego a su casa doméstica.
El pato Lucas, abrigado luego de recorrer la laguna. Dico Solís
El pato Lucas, abrigado luego de recorrer la laguna. Dico Solís
Lucas, el pato que sacan a nadar y abrigan con una bufanda en Coña Coña

No hay demasiados datos oficiales sobre el animal que se apoderó del lente de la cámara y apareció abrigado con una bufanda de color lila con bordes blancos.

Apenas, una imagen (la única que se salvó de la secuencia de fotografías tomadas por el fotoperiodista Dico Solís) que da cuenta del momento curioso en el que un pato con plumaje bien blanco regresa de nadar, se acerca a una de las integrantes de su familia (humana) y se deja rodear por la lana de una chalina.

Todo ello, al borde de la laguna Coña Coña, un espacio natural que, aunque notoriamente contaminado, se ha transformado en el lugar favorito de distintas especies de aves que se posan en sus aguas y encuentran allí un pequeño refugio.

Oficialmente se conoce que el pato se llama Lucas, que vive con una familia que lo adoptó desde pequeño y que, muy frecuentemente, es llevado al espejo de agua para que realice sus nados habituales. También se sabe que todo se produce en una suerte de ceremonia casi de memoria: el animal recorre la laguna, da unas vueltas, vuelve y se deja envolver con una bufanda que simula ser un chalequito temporal.

Su dueña, que lo espera tras sus travesías, va munida con una mochila de color rosa en la que transporta el abrigo para el animal y, probablemente, algunos otros elementos.

La imagen de Lucas contemplando el horizonte, tras su baño, no se encasilla dentro del grupo de fotografías "comunes".