Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 24 de junio de 2021
  • Actualizado 18:15

La Llajta está rodeada de fallas geológicas que no se estudiaron

Los suelos del departamento son muy blandos y amplifican los temblores. En octubre se registraron 148 movimientos telúricos en Bolivia y el 11% ocurrió en Cochabamba.
Una imagen de la ciudad de Cochabamba. Dico SolÍs
Una imagen de la ciudad en la que se ve la Catedral Metropolitana de Cochabamba, una estructura que está en el eje donde ocurrió el sismo el martes. Dico SolÍs
La Llajta está rodeada de fallas geológicas que no se estudiaron

El Observatorio de San Calixto indicó que Cochabamba está rodeada de fallas geológicas que aún no fueron estudiadas y hay tendencia a sismos superficiales, los de profundidad menor a 70 kilómetros.

El director de esa institución, Gonzalo Fernández, aseguró que ese tipo de temblores son los más peligrosos porque, si su magnitud incrementa, son más perceptibles para la población y, a la vez, dañinos para las infraestructuras.

Cochabamba vivió un evento de este tipo a las 21:19 del martes, a nueve kilómetros de Tiquipaya. Fue superficial porque ocurrió a dos kilómetros de la corteza terrestre.

La magnitud fue de 3.5 en la escala sismológica de Richter, este marcador tiene que ver con la energía liberada durante el sismo.

Si bien la magnitud fue baja, Fernández dijo que casi toda la población lo sintió debido a que los suelos de esta región son “muy blandos”. Esta característica tiende a aumentar las ondas desencadenadas por el temblor, es decir, en lugar de atenuarse a medida que avanzan, tienden a amplificarse. “Por eso las casas de uno o dos pisos y los edificios altos lo percibieron”.

Luego del sismo, no hubo réplicas porque fue un “evento aislado” y no dejó daños materiales ni personales.

SITUACIÓN

Fernández advirtió que Cochabamba está dentro de un grupo de ciudades de Bolivia que presenta sismicidad superficial, “una de las más peligrosas en el mundo”.

En el listado también están Chuquisaca y Santa Cruz. Pero, a diferencia de ambas ciudades, la Llajta tiene antecedentes, dijo Fernández, y citó el terremoto de Aiquile, ocurrido en mayo de 1998, que fue uno de los más devastadores en los últimos 50 años.

CIFRAS

Según el boletín informativo del mes pasado del Observatorio San Calixto, en octubre de esta gestión hubo 148 movimientos telúricos en el país y el 11% ocurrió en la Llajta.

Solo este mes se registraron cuatro eventos de ese tipo en el departamento. El último, el del martes, fue dentro del eje metropolitano, los otros tres en Tiraque y Carrasco con magnitudes que oscilaban entre los 2.6 y 3.2 grados.

Según Fernández, desde hace al menos cuatro años aproximadamente, hay temblores recurrentes que no son perceptibles y esto se debe a que la ciudad valluna está en la zona central de Bolivia, donde se alojan sismos superficiales.

“No se puede ignorar que Cochabamba es un departamento moderadamente sísmico y hay tendencia a que tenga sismos más fuertes”. Esta fuente sismogénica es consecuencia de la una deformación de la corteza.

ESTUDIOS

Fernández dijo que se debe analizar las fallas geológicas potencialmente activas alrededor de Cochabamba.

El departamento, al estar ubicado en la Cordillera Oriental, “es un cinturón plegado donde hay muchas fallas geológicas que no han sido estudiadas”.

San Calixto inició un análisis para saber cuáles son potencialmente activas, pero es un proyecto a largo plazo y aún requiere financiamiento.

SUGERENCIA

Debido a esta situación, mencionó que en Cochabamba las construcciones no deben ser tomadas a la ligera.

Recomendó hacer un estudio de suelo antes de edificar. El Observatorio de San Calixto tiene un proyecto al respecto, pero los resultados tomarán tiempo en ser emitidos.

Además, por precaución, instó a la población a portar mochilas de emergencia. Las características de este equipo están detalladas en la columna de esta página.

Datos

El Observatorio de San Calixto instó a la población que vive en regiones sísmicas a tener lista su mochila de emergencia porque “puede salvar tu vida”.

Ese equipaje tiene cerca de una veintena de componentes, sugeridos por expertos, que son útiles en caso de que ocurra un temblor devastador. A continuación, la lista:

-        Linterna a pilas

-        Radio a pilas

-        Cinta Adhesiva

-        Encendedor y velas

-        Silbato o pito

-        Copia de llaves

-        Manta ligera

-        Papel higiénico

-        Plancha de microporoso

-        Ropa extra

-        Chocolates en barra

-         Barra de cereales

-        Cuaderno y lapicero

-        Bolsas plásticas

-        Guantes quirúrgicos

-        Botiquín pequeño

-        Botella de agua

-        Alcohol medicinal

¿Qué hacer antes de un sismo?

El Observatorio San Calixto tiene cinco consejos para prepararse en caso de que se registre un movimiento telúrico.

En primer lugar, se debe preparar un plan familiar, luego –si es posible- organizar o participar en simulacros, también es aconsejable identificar las zonas de seguridad dentro la vivienda, revisar las instalaciones de agua, gas y sistema eléctrico, y reparar constantemente los inmuebles.

¿Qué hacer durante un temblor?

Si ocurre un terremoto, los expertos de San Calixto recomendaron no correr, evitar gritar, no empujar, no usar los ascensores, alejarse de objetos que puedan caer y ubicarse en un lugar seguro.

¿Qué hacer después de un terremoto?

Hay varias recomendaciones que se deben seguir luego de que ocurre un evento de esta naturaleza. Los más importantes son los siguientes:

- Evitar pisar o tocar cualquier cable suelto o caído.

- Limpiar inmediatamente los líquidos derramados de materiales flamables o tóxicos.

- Usar el teléfono únicamente para llamadas de emergencia para no saturar la red.