Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 15:56

La Llajta da vida a una sociedad parrillera y tiene 500 expertos

Esta institución sui géneris en Bolivia se expandió a seis países del mundo. Los miembros enseñan elementos básicos a los novatos, como el encendido del carbón o la selección de la carne.

Los primeros niños acreditados por la sociedad (izquierda). Un afiliado prepara un churrasco con el mandil oficial de la institución. Sociedad Boliviana de Parrilleros.
Los primeros niños acreditados por la sociedad (izquierda). Un afiliado prepara un churrasco con el mandil oficial de la institución. Sociedad Boliviana de Parrilleros.
La Llajta da vida a una sociedad parrillera y tiene 500 expertos

La vocación gastronómica de Cochabamba no tiene límites. Hace casi tres años el departamento forjó una institución sui géneris para el país: la Sociedad Boliviana de Parrilleros.

En 2018, una familia “apasionada por el churrasco”, de esas que no espera un día u ocasión especial para asar una carne, decidió consolidar esta sociedad que ahora tiene presencia en media docena de países.

El presidente de la Sociedad Boliviana de Parrilleros, Adolfo Terán, dijo que están en México, Estados Unidos, España, Brasil, Argentina y Paraguay.

Su misión es crucial para forjar buenos asados en Bolivia y el mundo: enseñan desde el encendido del carbón, hasta la preparación de una buena llajua (ají boliviano) para acompañar las carnes.

Los “maestros parrilleros” de la sociedad no tienen reparo en acudir hasta la casa de los principiantes para guiarlos.

Muchos emprendedores parrilleros del país invitan a la sociedad a la apertura de sus negocios para obtener los mejores tips que garanticen su éxito. “Las personas que tenemos más experiencia compartimos con ellos”. Calculan que en el país hay entre 200 y 300 empresas culinarias de este tipo.

La comunidad comparte técnicas, recetas, sugerencias de carne y demás.

“No son cosas científicas, pero sí se deben conocer para que un buenasado salga de una manera perfecta”.

El objetivo es “fomentar a que las familias bolivianas interactúen y demuestren sus habilidades, así como apoyar a las pequeñas empresas”, señaló la asesora legal de la Sociedad Boliviana de Parrilleros, Mariela Leclere.

DATOS

Hay 10 personas fundadoras de la sociedad y al menos medio millar de gente legalmente afiliada. Entre ellos mujeres e, incluso, niños.

Los primeros menores de edad que se asociaron son dos y son cochabambinos. Ambos son merecedores del icónico mandil de la

institución. Antes de obtenerlo, pasaron la prueba de fuego: demostraron sus destrezas en la parrilla ante la vista de algunos “maestros” de la sociedad.

AFILIACIÓN

Los interesados en unirse a la Sociedad pueden ingresar a su página oficial en Facebook.

Dentro de poco, se prevé la apertura de un local comercial en Cochabamba y La Paz, donde los “apasionados por el churrasco” podrán afiliarse de manera más simple.

El único requisito es adquirir el mandil. Dentro de poco también se podrá comprar una membresía para que los socios tengan descuentos en lugares “importantes” del país.

La intención es que la comunidad de parrilleros crezca.

Dan tips para el buen churrasco carnavalero

Considerando que las fiestas carnavaleras se aproximan y mucha gente aprovechará los días de feriado para compartir un churrasco con la familia, la Sociedad Boliviana de Parrilleros compartió algunos criterios para hacer un buen asado.

En principio, aconsejaron elegir una buena carne, “una carne que no tiene grasa no es apta para hacer un buen asado”.

Por otro lado, es importante conocer los gustos de los comensales, “no le puedes dar a una persona que le gusta la carne término medio, una carne muy quemada porque te la rechazará”. También es primordial tener un buen pan, una salsa y un vino para acompañar el asado.