Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de julio de 2020
  • Actualizado 22:54

Leyes con domiciliaria; pensaba huir con cédulas falsas, dudaba si aceptar culpa y volver o asilarse

El Alcalde de Cochabamba tiene derecho al trabajo y se libra de la cárcel por el caso “comida”, pero le abren otro proceso por portar arma ilegal y deben fijarle nueva audiencia de medidas cautelares.
 
Una hoja de la libreta hallada en el dormitorio del Alcalde. OPINIÓN
Una hoja de la libreta hallada en el dormitorio del Alcalde. OPINIÓN
Leyes con domiciliaria; pensaba huir con cédulas falsas, dudaba si aceptar culpa y volver o asilarse

Después de poco más de 12 horas de audiencia de medidas cautelares, el juez anticorrupción,  Richard Rodríguez, determinó anoche detención domiciliaria con derecho al trabajo para el alcalde de Cochabamba, José María Leyes, en el caso “comida”. Debe tener custodia policial, está arraigado y debe pagar una fianza de 150.000 bolivianos. Sin embargo, su situación aún es incierta porque tiene orden de aprehensión por el presunto delito de portación ilegal del arma de fuego hallada en la requisa a su casa, donde se también se encontró una libreta que, según la Fiscalía, demuestra que preparaba su fuga junto a otras personas.  

De los otros involucrados, el secretario de Gestión Integral de Atención al Ciudadano, Omar Cordero, goza de libertad irrestricta. Elías Vásquez, secretario General, y Mario Querejazu, abogado de la Unidad de Contrataciones, también deben pagar fianza de 150.000 bolivianos pagaderos en 10 días calendario, no pueden salir del país ni de Cochabamba y Migración debe tramitar su arraigo, al igual que el Alcalde.

El juez admitió el pedido de la comisión de fiscales de que Leyes firme un libro cada dos horas o sea vigilado por medios electrónicos por sus custodios policiales, ya que en otro proceso se demostró que podría huir de su domicilio por la parte trasera. También aceptó que los custodios sean externos porque los hijos del Alcalde corren riesgo de contagiarse COVID-19 en los horarios de relevo de los policías. 

La tarde de ayer, la fiscal Sandra Nina emitió una orden de aprehensión debido a que Leyes no tenía autorización para portar el arma hallada en su domicilio, de la que dijo que le fue entregada por el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, para guardarla. Por ese cargo, una de las fiscales de la comisión pidió anoche que fuera llevado a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) a esperar la audiencia de medidas cautelares, pero el juez respondió que no era de su competencia e indicó que si el Ministerio Público lo tenía bajo su custodia, es la instancia que debía definir dónde trasladarlo. Hasta el cierre de esta edición (22:55) no se conocía dónde pasaría la noche.

PLANES DE FUGA Uno de los principales argumentos del Ministerio Público para pedir la detención preventiva de Leyes fue el hallazgo de una libreta, en la requisa a su dormitorio, donde presume que preparaba un plan de fuga para él y otras personas. El juez dijo que, siguiendo la lógica, la libreta solo podría ser del Alcalde porque ningún otro miembro de su familia tendría razón de hacer un plan de ese tipo.

En una hoja a la que OPINIÓN tuvo acceso se lee “Opciones”, la primera era “quedarse a esperar que todo llegue”, sobre la que se hacen dos consideraciones: “no creo que se guarden los documentos” y que sería algo “extremadamente duro”.

“Ir afuera por Perú” es la opción dos, en este punto se hacen cinco consideraciones y la primera es que debía ser “de inmediato, máximo (en) tres días”. También conseguir otros documentos, tarea para la que se citan los nombres de Mauri y Yubo, presuntamente las personas que podrían ayudar a conseguirlos. Cuando los acompañantes en la fuga “estén seguros” (no se detalla quiénes), el siguiente paso sería negociar, aceptar la culpa y que luego los acompañantes puedan volver. El punto de salida era la frontera con Perú con otras cédulas de identidad, de ahí una posibilidad era ir “al norte”, Estados Unidos, y la otra pedir asilo, aunque no se especifica en qué país. El juez detalló que en la siguiente hoja se indica que los acompañantes en la presunta fuga debían llevar “lo estrictamente necesario”.

LIBRETA LEYES

El Ministerio Público también argumentó que el Alcalde distrajo a los investigadores, el día del allanamiento, para deshacerse de un teléfono móvil sumergiéndolo en agua, en el lavamanos del baño, y que borró información de otro teléfono.

Leyes volvió a ejercer el cargo el 18 de febrero de 2020, después de lograr medidas sustitutivas a la detención domiciliaria por los casos Mochilas I y II, abiertos por presunta corrupción en la compra de material escolar.