Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 11 de julio de 2020
  • Actualizado 14:03

Leyes anuncia que se va y tres nombres se barajan para el cargo

El ahora exalcalde de Cochabamba dijo que tomó la decisión ante las amenazas a su familia si es que no lo hacía. Debe presentar su renuncia en persona y por escrito.

José María Leyes a su salida de las oficinas de la Alcaldía. NOÉ PORTUGAL
José María Leyes a su salida de las oficinas de la Alcaldía. NOÉ PORTUGAL
Leyes anuncia que se va y tres nombres se barajan para el cargo

“Perseguido político”, era el texto que se leía en la portada de la página de Facebook de José María Leyes, en alusión a los procesos iniciados en su contra en el gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS) por presunta corrupción. Persecución y amenazas a su familia, también en el actual Gobierno de Jeanine Áñez, son la razones que, según dijo, lo obligaron a renunciar ayer al cargo de Alcalde de Cochabamba.

Poco después, la directiva del Concejo Municipal informó que Leyes debe cumplir algunos requisitos formales. Sin embargo, en círculos municipales ya se barajaban los nombres de los concejales Iván Tellería, Carlos Coca y Karen Suárez como los posibles sucesores.

AMENAZAS “Hemos sido víctimas de persecución judicial, difamaciones, extorsiones, abusos traiciones y deslealtades, entre otras cosas. Todo esto por la ambición de dinero y poder de algunos. Sinceramente, pensé que todos esos males se quedarían con el Gobierno que se fue, pero lamentablemente no es así. La persecución, ambición y abusos continúan igual o peor” dijo sobre el Gobierno de Áñez, su correligionaria en el partido Demócratas.

Argumentó que su familia fue puesta bajo amenazas de que si no renuncia, “ellos sufrirán las consecuencias” y que bajo esas circunstancias le es imposible continuar en el cargo.

Se refirió así al caso “Comida”, abierto recientemente en su contra por presunta corrupción en la adjudicación de un contrato para dotar alimentos a las fuerzas de seguridad, durante la cuarentena rígida por el coronavirus. No haber exigido el Registro Único de Proveedores Estatales (RUPE) al adjudicatario fue el detonante y tres concejales presentaron una denuncia contra él, a la que calificó como una instrucción del ministro de Gobierno, Arturo Murillo.

Las actuaciones judiciales derivaron en un allanamiento a su domicilio, el 27 de mayo, de donde salió esposado y durmió en celdas judiciales acusado de querer huir del país, según las evidencias señaladas por la Fiscalía. Al día siguiente, tras una audiencia de unas 12 horas, un juez le dio detención domiciliaria y derecho al trabajo mientras su proceso continúa.

Sobre el allanamiento, Leyes aseguró que sus hijos quedaron aterrorizados. “Ni Quintana tuvo la cobardía de invadir mi hogar (…) y peor aún, hacerlo el Día de la Madre. Se requiere de una maldad especial para calcular con tanta perversidad ese tipo de actos”.

La Fiscalía halló un arma en su casa y Leyes dijo que Murillo se la entregó “para guardarla”. Este hecho originó otro proceso en su contra por tenencia ilegal, caso en el que puede defenderse en libertad bajo fianza juratoria.

Señaló que cuando el Concejo conforme su directiva, los convocará para iniciar “una transición responsable y ordenada, garantizando la continuidad de la gestión”.

El exalcalde tiene medidas sustitutivas por los casos Mochilas I y Mochilas II, abiertos durante el Gobierno del MAS a denuncia de la concejal Rocío Molina, del mismo partido, por presunto sobreprecio en la compra del material escolar.

FORMALIDAD La presidenta del Concejo, Beatriz Llusco (Demócratas), explicó que la renuncia debe ser presentada en persona a través de una carta a ese ente deliberante y otra al Tribunal Departamental Electoral (TDE), de lo contrario no se reconoce como válida y la directiva no puede pronunciarse. El concejal secretario, Edgar Gainza (Demócratas), dijo que solo una vez cumplido ese procedimiento se puede llamar a sesión para elegir nuevo alcalde, que ya no será interino, sino por el periodo que establece la Ley de Prórroga de Mandato.

El concejal Joel Flores (MAS), quien cree que la renuncia dejó sorprendida a la población, dijo que si es “una decisión seria”, cumplirá los requisitos. El Concejo sesionará hoy a las 15:00 para elegir nueva directiva y, posiblemente, se hará una modificación en el orden del día para incluir el tema y que “Cochabamba no se quede sin cabeza”.

“ACIERTO” Dos exsecretarios de Leyes, que prefirieron guardar en reserva su nombre, coincidieron en que la renuncia es un “acierto” por el desprestigio de la imagen del alcalde renunciante, tanto en lo laboral como en lo personal. Uno de ellos lamentó que Cochabamba se quede nuevamente sin munícipe, pero aplaudió la decisión porque la familia ya sufrió demasiado.

Fuentes municipales señalaron que, igual que cuando cabía la posibilidad de que Leyes fuera nuevamente detenido por el caso “Comida”, se piensa en Tellería, Coca o Suárez para el cargo porque no tienen impedimentos legales (como Gainza, que enfrenta un proceso) y no ocupan un cargo en la directiva (como Llusco).

Sobre Suárez, se asegura que tiene una relación estrecha con Áñez y que sería una “ficha estratégica” en Cochabamba para hacer campaña, algo que no sucedería con Coca o Tellería, que quizás serían más “neutrales”.

Apuntes / Otra audiencia

Para las 10:30 de hoy, en la Sala Penal Tercera, está prevista la audiencia de apelación a la detención domiciliaria que se le otorgó la semana pasada al alcalde renunciante José María Leyes, informó su abogado Jimmy Almanza.

“Estamos apuntando a buscar la libertad pura y simple porque la Fiscalía no demostró la comisión de los delitos (de su acusación) y hay faltas administrativas”.

Almanza señaló que las acusaciones devienen de hechos “armados” en el allanamiento al domicilio de Leyes, realizado el 27 de mayo. Puso como ejemplo que es falso el argumento de que quiso borrar información sumergiendo uno de sus teléfonos móviles en un lavamanos con agua, distrayendo a los policías. Después, el fiscal acusó al abogado de haber ayudado.

Sobre el texto con un supuesto plan de fuga por Perú, dijo que ni siquiera fue sometido a una pericia grafotécnica para demostrar que la letra es del acusado. Explicó que incluso si fuera suya, sería un acto de planificación y no de preparación de huida.