Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 02:27

Lenny, la diseñadora que luchó contra la indiferencia y sueña con llevar la pollera a las pasarelas del mundo

Miranda, radicada en Quillacollo, se dedica a la moda de las mujeres de pollera. Aprovecha este tiempo para “crear”. Participó en el UFW y recuerda que se sintió “rara” entre colegas que ofrecían otro tipo de estilos. “Estaba bien asustada”.
Lenny, la diseñadora que luchó contra la indiferencia y sueña con llevar la pollera a las pasarelas del mundo

Hace contados días, exactamente el 20 de este mes, Lenny Miranda sacudió las redes sociales sacando a la luz un video en el que se observa a 15 mujeres de pollera con estilo cochabambino marcando el paso y rompiendo todos los paradigmas en la pasarela del Universe Fashion Week (UFW). Momento histórico, si los hay. Y la potosina Lenny tuvo mucho que ver.

Las muchachas, todas con joyas brillantes, peinados cuidados y trenzas danzantes, al ritmo de una música más acorde a los eventos de moda de vanguardia de Europa que a los sonidos típicos de estos lados del planeta.

Elegantes, ellas, con sus trajes bien pensados. Y consumada la presentación, las modelos de pollera conformaron dos filas para abrir camino al paso triunfal de la mujer artífice de aquellos coloridos diseños que tomaron la pasarela de alta moda. Y ahí apareció ella, Lenny, la artista potosina de 30 años que apostó todo por hacer que su esencia fuera reconocida dignamente, al igual que el resto de sus colegas. Ni más ni menos.

La diseñadora de modas, que decidió crear su marca “Lenny Miranda Moda” en 2018, se insertó en el mundo de la indumentaria tras concluir que hacía falta que alguien le diera el valor necesario a la pollera cochabambina. “No había diseñadores que priorizaran a la mujer de pollera. Eso vi. Siempre quise hacer conocer a nivel internacional, porque generalmente la pollera boliviana es asociada con la paceña, pero la que usamos más es la qochala. Sucede en Potosí, Sucre, Santa Cruz y Cochabamba. No generaban ese espacio. Considero que debe ser patrimonio cultural de Bolivia en el mundo”, describe la diseñadora de 30 años, que, además, lleva ya más de una década como cantante.

Recuerda que no fue sencillo conseguir que los medios de comunicación aceptaran tan solo escuchar su propuesta, pero ella no flaqueó. “Un poco, la indiferencia, porque generalmente no nos dan espacio. Imagina, en la tele, una cholita mostrando la cultura… me costó harto entrar. He tocado puertas y he invertido. Hice todo lo que pude en estos dos años, siempre sola, al principio”.

Una vez que observó que sus diseños comenzaron a tener buena recepción por parte de la clientela, empezó a contratar a más trabajadoras para la tarea. Claro, inicialmente, Lenny se encargaba de todo: los dibujos, la costura y las corridas que supone el marketing. Fue momento de buscar ayuda. “Después conseguí trabajadoras ¡Me estaba matando sola, ja ja! Tenía que movilizarme, por eso busqué gente y ya no estoy sola, pues cuento con ocho personas. Ya hemos formado una empresa. Y siguen aumentándose las trabajadoras porque necesitamos más mano de obra para exportar. Tenemos pedidos de Estados Unidos, España y Argentina, por ejemplo. Nos solicitan unos 30 o 40 conjuntos. Y como queremos que nuestra cultura sea reconocida, nos matamos, sin importar la hora”.

En épocas de confinamiento obligatorio por la pandemia del nuevo coronavirus, el talle de Lenny está paralizado. Sin embargo, ella aprovecha para sumar nuevos diseños y colores con los que podrá causar sensación una vez que la emergencia sanitaria sea superada. Claro, uno de los problemas que enfrenta la diseñadora de modas es que, ante la cantidad numerosa de pedidos, muchas veces debe relegar el tiempo para el dibujo. Ahora no hay excusas para echar volar la imaginación. “No me gusta adelantarme con lo que voy a hacer. Que sea sorpresa. Me siento bien por innovar y por el hecho de que me sigan”, lanza, para completar que aquellas mujeres que deseen modelos nuevos, pueden visitar su página de Facebook (Lenny Miranda Moda) y ponerse en contacto.

Lenny, en su tienda de moda situada en Quillacollo. Créditos- Lenny Miranda

Lenny, en su tienda de moda situada en Quillacollo. Créditos- Lenny Miranda 

“Me pueden llamar las novias, también. Ahí mismo las visto, las maquillo… todo completo. Les hago el traje entero ¡Salen directo a la limosina!”, advierte la potosina, que radica desde hace varios años en Quillacollo, donde tiene su tienda (calle José Ballivián, casi General Pando).

Imposible que olvide el momento en el que compartió pasarela con colegas que ni conocía, durante la colección de septiembre de 2019, cuando fue parte del Universe Fashion Week (UFW) que se concretó en la Llajta. “Teníamos que vestir a 15 chicas en solo 20 minutos. Había que ponerles las joyas y los zapatos. Fue una experiencia bien bonita para mí. Me sentí un poco rara porque había diseñadores de Brasil, Ecuador, Chile y otros lugares. Estaba bien asustada. Era la única ahí con pollera. Se quedaron contentos”, finaliza Lenny, quien ya forma parte de la Asociación de Diseñadores de Bolivia y sueña con que la pollera cochabambina llegue a un desfile mundial.