Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 01 de julio de 2022
  • Actualizado 15:25

SUGIERE ANULAR LA FUNCIÓN DE ÁREA RECREATIVA Y DESARROLLAR UN ESPACIO DE ESTUDIO PARA RECUPERAR SU APORTE

Jardín Botánico dejó de ser científico según la Contraloría

Jardín Botánico dejó de ser científico según la Contraloría

La Contraloría General del Estado (CGE) concluyó que el Jardín Botánico Martín Cárdenas de Cochabamba, dejó su carácter científico.

Tras la “Acción de Supervisión” realizada por la Contraloría el pasado 2009, permitió identificar, de manera puntual, las deficiencias que atraviesa la entidad, según refirió el gerente de Evaluaciones Ambientales de la CGE, Roberto Pérez.

La “Acción de Supervisión”, que es un proceso de menor alcance que una Auditoría, permitió concluir que “un Jardín Botánico es una herramienta de estudio para los universitarios y escolares porque en él se exhiben colecciones científicas”, explicó Pérez, a tiempo de remarcar que este proceso no “se ve en el Jardín Martín Cárdenas”.

Además del incumplimiento de funciones, la Contraloría develó la carencia de recursos humanos e infraestructura adecuada en las instalaciones, por ello elaboró una carta de recomendaciones que fue enviada en 2010 a las entidades que tienen que ver con el cuidado y la administración.
ADVERTENCIAS “Definir si el Jardín Botánico Martín Cárdenas será una instancia independiente” es el primer planteamiento que la Contraloría realizó a la Honorable Alcaldía Municipal de Cercado.

Sin embargo, más allá de la intención  de dar autonomía al Jardín, figuraban los intereses del personal de la Empresa Municipal de Áreas Verdes y Recreación Alternativa (Emavra), que -desde luego- no querían dejar sin empleo a sus trabajadores y prometieron cambios en el lugar.

En ese sentido “las autoridades municipales tomaron la decisión de mantener en manos de Emavra el Jardín Botánico, pero nosotros pusimos una condicionante: Si Emavra quiere administrar el lugar tiene que elaborar un proyecto de manejo”, argumentó Pérez.
SITUACIÓN Desde aquella determinación (2010) Emavra tenía hasta inicios de esta gestión para presentar y ejecutar su proyecto, no obstante dicho plan de manejo aún no llegó a la Contraloría.

Pese a transcurrir el quinto mes del año, ingenieros de Emavra aún  definen los lineamientos que seguirán para reestablecer la obra que dejó el botánico Cárdenas.

Lo recomendable, desde la Contraloría, es el emplazamiento de especies nativas y nacionales en espacios determinados del lugar. “Es necesario que la muestra natural incluya cactarios bolivianos”, especificó Pérez.
CONMINADOS Pese al tiempo transcurrido, aún no se sabe para cuándo debe presentarse el plan de intervención. Según Pérez, los funcionarios que incumplan recomendaciones serán procesados con la Ley Safco y el Estatuto del Funcionario Público, ambos orientados a transparentar su accionar.

En la muestra natural sólo queda una de cinco secciones

Un Jardín Botánico está integrado por secciones técnicas científicas (cinco de manera ideal), sin embargo el registro de la Contraloría General del Estado (CGE) evidenció la existencia de una sola en el Martín Cárdenas.
HERBARIO El único espacio considerado técnico y científico que existe en el Jardín Botánico Martín Cárdenas es un herbario administrado por estudiantes de la Universidad Mayor de San Simón.

“Lo recomendable es que elaboren cactarios, no con todas las especies que existen en el mundo, pero mínimamente con algunas que hay en el país” dijo el gerente de Evaluaciones Ambientales de la CGE, Roberto Pérez.

En el espacio que el Jardín Botánico Martín Cárdenas destina al cultivo de cáctus hay sólo seis especies que se repiten a lo ancho del terreno, según refirió el presidente de la Sociedad Boliviana de Historia Natural, Mario Rodríguez.

Esta muestra natural no representa ni el tres por ciento del total de cáctus que existen en el país, ya que en Bolivia hay 250 tipos.

“Es moroso reunir a toda la variedad, pero lo ideal es que hayan mínimamente 50 de ellas”, recomendó Rodríguez.

La CGE también propuso la creación una colección de árboles nativos y un espacio destinado a plantas que sean propias de Cochabamba. “Sólo así cumplirá la función de Jardín Botánico”, concluyó Pérez.


A mayor cantidad de plantas menor apariencia de jardín

La solución para rehabilitar el Jardín Botánico Martín Cárdenas no pasa por llenar el espacio con un cúmulo de plantas, lo conveniente es categorizarlas y conceptualizarlas.

“Tengo un jardín con centenares de tipos de plantas medicinales, pero eso no le da la calidad de espacio de estudio”, argumentó el presidente de la Sociedad Boliviana de Historia Natural, Mario Rodríguez.

Frente a las propuestas de dar un concepto científico al área, la Alcaldía ya ejecutó las acciones que eran de su competencia.

“Aumentamos el presupuesto anual del Jardín Botánico en seis millones más”, dijo el director de la Unidad Legal del Concejo Municipal, Renán Luján.

Además, Luján indicó que las respuestas a las observaciones de la Contraloría General del Estado las emitieron al definir un ente responsable del área verde y al otorgar mayor presupuesto.
PROYECTO El Concejo recibió un proyecto de Emavra hace aproximadamente un mes, sin embargo fue devuelto porque habían varias modificaciones que realizar. El documento final aún no está terminado.

Algunos detalles de dicho proyecto revelan que el espacio será acondicionado con las muestras solicitadas por la CGE y edificarán una infraestructura con los instrumentos necesarios para ejecutar estudios científicos.


Una eminencia del estudio de las plantas a nivel mundial


Biografía del botánico | Martín Cárdenas

El profesional Martín Cárdenas es el botánico de mayor prestigio a nivel nacional porque realizó trascendentales expediciones naturales en el territorio boliviano.

Su carrera inició con la recolección de especímenes de flora, esta acción le permitió reunir 6.500 ejemplares.

Los cursos de educación inicial los realizó en el Seminario Conciliar y en la Escuela Municipal Bolívar, sin embargo sus estudios de secundaria fueron en los colegios fiscales Nacional Bolívar y Sucre de Cochabamba.

En 1918, se graduó como bachiller en Ciencias y Letras y consiguió una beca para continuar sus estudios en el Instituto Normal Superior de La Paz, donde se especializó en Ciencias Naturales y Químicas (1922).

No obstante, sus deseos de aprender no se limitaron a las enseñanzas que le daban en la Normal, por ello en sus vacaciones llegaba a Cochabamba para caminar por los alrededores y recoger plantas. Luego buscaba las características de las especies encontradas en los libros y revistas de la Biblioteca Municipal de La Paz.

Para aquella época le presentaron al botánico sueco Erik Asplund, que había realizado muchos viajes por Bolivia recogiendo plantas para su herbario. Cárdenas lo acompañó en varias de sus travesías y obtuvo una serie de conocimientos gracias a su compañía.

En mayo de 1922, Martín Cárdenas ya era profesor en la especialidad de Ciencias Naturales y Química.  En principio se desenvolvió como auxiliar y después lo nombraron titular del Instituto Normal Superior de La Paz.

Sin duda sus descubrimientos aportaron de gran manera a los saberes universales sobre especies naturales. Además, el registro viviente de la pasión que lo inclinaba a las plantas quedó plasmado de manera leve en el Jardín Botánico.