Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 16 de abril de 2024
  • Actualizado 00:06

SALUD

Ivirgarzama reporta que hay 100 nuevos casos de VIH en el Trópico

Los pacientes se enteran de su diagnóstico cuando acuden por otras patologías. Centenas cumplen su tratamiento en coordinación con el hospital de referencia.
La fachada del hospital de Ivirgarzama, en días recientes. /  MELISSA REVOLLO
La fachada del hospital de Ivirgarzama, en días recientes. / MELISSA REVOLLO
Ivirgarzama reporta que hay 100 nuevos casos de VIH en el Trópico

Hay pacientes que se enteraron que portaban el VIH cuando, por otras dolencias, acudieron al hospital de Ivirgarzama, en el Trópico de Cochabamba. Lo mismo pasó con algunas mujeres embarazadas, según describe personal del Instituto para el Desarrollo Humano (IpDH).

Lo llamativo del Trópico es que, en un solo año, 2023, reportaron 100 casos en el hospital de referencia de atención de pacientes con VIH de Ivirgarzama. La centena de casos confirmados es poco menos que lo que departamentos enteros como Potosí y Chuquisaca reportaron en el mismo período.

Restan estudios de prevalencia para conocer detalles sobre los casos, que incluirían las edades de los pacientes y los lugares de los que provienes, entre otros aspectos. Existen conclusiones previas, pero se deben confirmar.

Iván Rivera, médico del IpDH, describe que conocen del tema porque ingresan cada año a capacitar a personal de salud en la región y que, además, la información de manejo público se encuentra en el Sistema Informático de Monitoreo y Evaluación (Simone) del programa nacional de VIH-Sida.

“A partir de ahí sabemos que esta es una zona roja para el VIH”.

SIN FRENO De acuerdo con la información proporcionada por el IpDH (ver cuadro adjunto), el año 2010 se presentó el primer caso de VIH en el hospital de Ivirgarzama.

Cinco años después, reportaba 22 casos. En 2018, la cifra subió a 81. En 2021, los registros aumentaron a 168. En 2023, se reportaron 100 casos nuevos de VIH.

“El crecimiento ha sido realmente exponencial”, sostiene Rivera.

EL COMPARATIVO Ivirgarzama es la localidad más grande del municipio de Puerto Villarroel. El hospital de referencia que se encuentra ahí abarca los municipios de Villa Tunari, Pojo, Chimoré, Puerto Villarroel, Entre Ríos y Shinahota, que representan el 12% de la población del departamento.

Según el Simone, en el hospital de Ivirgarzama se diagnosticaron 100 personas nuevas con VIH en 2023.

El director del IpDH, Edgar Valdez, expresa que se evidencia una transición muy dinámica.

“Nos llama la atención cuando se compara con otros departamentos. Por ejemplo, Potosí, todo el departamento tiene 143 casos. Lo mismo está pasando con el departamento de Chuquisaca, que tiene una población de casi un millón de habitantes y solamente hay 126 casos”.

Los datos del CDVIR de Cochabamba señalan que en 2023 se reportaron más de 600 personas diagnosticadas con VIH en el departamento, de esos, 100 están en el Trópico.

Los otros centros desconcentrados de atención a pacientes con VIH están en Colcapirhua, Tiquipaya, Cochabamba, Sacaba, Mizque y Vinto.

“Se evidencia una alta infección de VIH”, por los datos que salen de Ivirgarzama.

El médico Rivera recuerda que en principio concentraban su trabajo en Villa Tunari, al ser el centro más importante de población. Sin embargo, luego evidenciaron que Ivirgarzama, geográfica y estratégicamente, está en medio de las poblaciones del Trópico de Cochabamba y de algunas de Santa cruz, por eso el hospital está ahí, porque es accesible desde diferentes sectores.

La responsable de Proyectos de Salud y Derechos Humanos del IpDH, Karina Rojas, desglosa que en l departamento de Cochabamba, en general, los diagnósticos incrementaron, en los últimos años, un 14%.

“Pero, en el Trópico, es superior al 50% el incremento. Vemos en el histórico que desde 2010 cómo ha ido evolucionando hasta llegar a los 100 diagnosticados el año 2023”, observa.

CÓMO SE ENTERAN Los datos de la centena de casos nuevos salen de los informes del hospital de Ivirgarzama. Rojas explica que se trata de pacientes que, en muchos casos, no acudieron precisamente a realizarse una prueba, sino que asistieron al centro médico por otra patología y los exámenes detectaron el virus.

En otros casos, se trató de mujeres embarazadas.

Es decir que, existirían cifras que se desconocen, de personas que podrían portar el VIH, pero que no se hicieron ningún tipo de prueba.

“Seguramente, ha venido gente de Shinahota, Chimoré, porque el hospital abarca todo el Trópico. Pero, no tenemos ese dato diferenciado por zonas, solo tenemos el dato de que han ido al hospital de Ivirgarzama”.

Tampoco se conoce el dato de cuántas personas se encuentran ya en etapa SIDA.

Alrededor de 350 personas siguen tratamiento en la región

El Instituto para el Desarrollo Humano (IpDH) informa que alrededor de 350 pacientes con VIH reciben tratamiento en la región del Trópico de Cochabamba, en la actualidad.

El educador y facilitador del IpDH, Luis Fernando Cáceres, afirma que se ha reforzado también el conocimiento al personal de salud.

Iván Rivera, médico del IpDH, lamenta, sin embargo, que existan algunas dificultades, como el idioma con algunos pacientes o la accesibilidad geográfica, porque en época de lluvias, quienes viven en zonas más dispersas no van a recoger sus medicamentos, porque no pueden cruzar los ríos.

 “Hay gente que no va a arriesgar sus vidas por ir a buscar sus medicamentos”.

Por otro lado, la responsable de Proyectos de Salud y Derechos Humanos del IpDH, Karina Rojas, considera que, además de la información sobre, por ejemplo, el uso de preservativos, es importante que las autoridades conozcan que “se corta la cadena de transmisión cuando alguien hace tratamiento y cumple el tratamiento”, que sepan su diagnóstico, hagan su tratamiento

“Tal vez la pata coja sea el tema son las autoridades. Hacen un trabajo excelente en el hospital de Ivirgarzama, pero no tienen presupuesto para el estudio de prevalencia, o para hacer más estudios, para diferenciar por zonas. Tienen que hacerlo las autoridades, destinar recursos”.

Faltan estudios; identifican trabajo sexual y población de riesgo

Aclarando que no se trata del resultado de un estudio, sino, más bien, de percepciones de los profesionales, entre las posibles causas para el aumento de casos positivos de VIH están el hecho de que los habitantes de comunidades tienen sexo desprotegido y la existencia de trabajo sexual sin las condiciones necesarias.

“Eso es un poco delicado decirlo, pero el trabajo sexual tiene mucho que ver con esto”, dice el médico Iván Rivera.

Que una persona tenga varias parejas sexuales también incide en los riesgos para la transmisión del virus.

El educador y facilitador del IpDH, Luis Fernando Cáceres, expresa que se debe considerar que existe falta de información; y que se debe tomar en cuenta la organización en esa región, por tanto, coordinar acciones con los sindicatos.

CONTRA EL PROBLEMA Rivera reconoce que hallar salidas al incremento exponencial de casos de VIH en el Trópico es difícil.

Expresa que faltan estrategias cabales, resulta difícil desplazar personal a otras zonas son muy dispersas; entre otros, también se debe considerar el idioma de los comunarios.

El acceso a preservativos tampoco es tan fácil, los centros de salud no los dispensan. A eso se suman las creencias, el machismo y otros.

Rivera enfatiza la importancia de hacer conocer lo que ocurre.

“La realidad es peor de lo que estamos viendo. Es solo un dato. No estamos viendo el resto del contexto”, reflexiona.

Para él quienes deben involucrarse son “todos”.

El director del IpDH, Edgar Valdez, expresa que se debe trabajar más en coordinación del Servicio Departamental de Salud (SEDES) para identificar el problema, quiénes son las personas más afectadas y comprender la dinámica de la transmisión

“Es una región que requiere atención, un estudio, trabajo coordinado sobre todo con la población. Hay que hablar con los médicos de los hospitales, sindicatos para dar una respuesta adecuada”.

Realizar un estudio sería un gran paso.

La responsable de Proyectos de Salud y Derechos Humanos del IpDH, Karina Rojas, sostiene que hay un estudio de prevalencia de trabajo sexual en Bolivia, que es general, que indica que la prevalencia es menor al 0.5%. “Pero, tal vez, no pasa lo mismo en el Trópico, donde la prevalencia puede ser mayor”.

Acota que en la ciudad y otros departamentos la epidemia del VIH está concentrada en hombres gay o HCH.

“En Ivirgarzama (Trópico) quizá no funcione de la misma manera (…). Cuando sepamos eso, quizá podamos apuntar mejor, hacer controles a trabajadoras sexuales, ayudar a una mejor organización, respetar sus derechos”.