Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 14 de abril de 2021
  • Actualizado 19:50

Internacionalizan rituales para la suerte y hay clientes de 4 países

Los curanderos imprimen la foto del interesado y transmiten en directo el ritual a través de redes sociales. El dinero es depositado a sus cuentas.

Puesto de venta de q'oas en el mercado La Pampa de Cochabamba. NOÉ PORTUGAL
Puesto de venta de q'oas en el mercado La Pampa de Cochabamba. NOÉ PORTUGAL
Internacionalizan rituales para la suerte y hay clientes de 4 países

Los rituales para la buena suerte ofrecidos en el sector de q’oas del mercado de La Pampa no se vieron interrumpidos a pesar de la pandemia.

Al contrario, gracias a la tecnología, se internacionalizaron.

El brote de coronavirus desencadenó, entre otras cosas, una crisis económica de la que mucha gente no puede salir y, en su desesperación, acude al mundo paranormal.

Sandra Huayta, una mujer que ofrece estos servicios en el sector de q’oas del mercado La Pampa de Cochabamba, contó que cuando hubo cuarentena estricta, el rubro optó por “virtualizar” los rituales.

Esto les permitió captar clientela no solo del contexto local y nacional, también del exterior. Actualmente, los sahumerios para la buena suerte son solicitados por personas procedentes de al menos

cuatro países: España, Estados Unidos, Chile y Argentina. La mayoría son connacionales migrantes.

PROCESO

Para consolidar estos ritos virtuales para la buena suerte, inicialmente, el cliente se contacta por WhatsApp con el experto.

A Huayta le mandan la foto de la persona para la que se debe realizar el trabajo. Ella, de inmediato, la imprime y empieza el ritual, a través de un contacto telefónico.

Es decir, el cliente puede seguir el proceso, mediante una videollamada o un contacto telefónico.

PEDIDOS

La mayoría de los clientes pide que el sahumerio sea para la buena suerte, empleo y salud. Aunque, entre todos, lo que más solicitan es la prosperidad en el ámbito laboral, debido a que muchos quedaron desempleados en pandemia.

De acuerdo al pedido, el trabajo se agenda en un día específico de la semana para que sea más efectivo. Por ejemplo, las peticiones de negocio se realizan los martes y viernes; las de salud, los jueves y lunes; y las de amor, cualquier jornada.

SITUACIÓN

Este tipo de servicio virtuales son demandados, en el mejor de los casos, cada día. Huayta contó que hay gente que le manda hasta tres fotografías en uno.

Los clientes pagan por este servicio a través de depósitos bancarios.

En promedio, un ritual para la buena suerte se cotiza en 400 bolivianos.

No obstante, Sandra confesó que hay paquetes de hasta mil dólares, pero “son trabajos negros” que, según dijo, incluyen “ataúdes y sapo”.

No todos los encargos a los esotéricos son buenos. A veces los clientes se contactan para pedir que se ponga “tranca” a otras personas o para solicitar que sus parejas “se arrastren”.

De acuerdo a la complejidad del caso, las tarifas suben.

REFERENCIAS

Estas alternativas de rituales virtuales se encuentran en el sector de q’oas del mercado La Pampa. Las casetas 1, 2, 3, 4 y 33 están disponibles.

Un número de referencia es el 76935274.