Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 13 de abril de 2021
  • Actualizado 03:45

Sin ingresos, BoA no paga sueldos de abril y debe por alquiler de aviones

Debido a la cuarentena por la COVID-19, la empresa redujo casi a cero los $us 800 mil diarios que ingresaban a sus cuentas por venta de pasajes.

Sin ingresos, BoA no paga sueldos de abril y debe por alquiler de aviones

Más de 40 días sin operaciones, debido a la cuarentena que rige por el coronavirus, dejaron en iliquidez a la estatal Boliviana de Aviación (BoA) que no tiene recursos para pagar los sueldos del mes de abril y no puede pagar el alquiler de gran parte de su flota de aeronaves, informó su gerente general Eduardo Scott Moreno.

Después del 22 de marzo, con la cuarentena total que incluye suspensión de vuelos nacionales e internacionales, la empresa dejó de percibir entre 700 a 800 mil dólares diarios por venta de pasajes. Por otra parte, de su flota de 22 aeronaves, debe pagar alquiler operativo que supone un costo mensual fijo de unos 5.3 millones de dólares, con el agravante de que los contratos no incluyen cláusulas de modificación de condiciones, de rescisión ni de fuerza mayor, que debieron incluirse en previsión a hechos como la actual pandemia.

Para ilustrar la situación, el ejecutivo dijo que la empresa realizó unos 10 vuelos humanitarios, algunos nacionales y otros operados para las embajadas de Estados Unidos, México, Alemania, Francia y España. Los ingresos provenientes de esos contratos fueron depositados en las cuentas fiscales de las empresas, pero son operaciones mínimas comparadas con los 400 vuelos diarios que solía hacer.

BoA espera el resultado de las gestiones ante el Gobierno central para que, en cumplimiento del Decreto Supremo 4199, pueda obtener recursos temporales para cumplir con sus obligaciones.

Scott informó que en la reunión de directorio de hoy se determinó solicitar un crédito del Fondo de Inversión Productiva (Finpro) por 24 millones de dólares, cuya aprobación debe tratarse en Gabinete de ministros.

A principios de marzo, el Gobierno reportó que la empresa tenía una pérdida acumulada de 50 millones de dólares que se arrastra desde 2015. Días después, el ministro de Obras Públicas, Iván Arias, anunció que se preparaba un plan de contingencia para cubrir las pérdidas que genere la paralización de vuelos por la COVID-19, aunque no detalló en qué consistirá.