Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 25 de octubre de 2020
  • Actualizado 06:32

IDIF levanta seis cadáveres al día, los no identificados van a una fosa común

No todos están relacionados con el coronavirus. Sin embargo, desde el 7 de mayo, cinco personas murieron en vía pública. De ellas, cuatro dieron positivo a COVID-19 y resta conocer los resultados de una.

Trabajadores del Cementerio General de Cochabamba durante el entierro de una persona en la fosa común. NOÉ PORTUGAL
Trabajadores del Cementerio General de Cochabamba durante el entierro de una persona en la fosa común. NOÉ PORTUGAL
IDIF levanta seis cadáveres al día, los no identificados van a una fosa común

Mientras este domingo se depositaban en una fosa común los cadáveres de personas no identificadas, también funcionaba el horno crematorio del Cementerio General, que incinera los cuerpos de gente que murió con coronavirus, COVID-19.

El promedio registrado en una semana por el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) es de seis fallecidos por día, según informó el responsable de Vigilancia Epidemiológica del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Rubén Castillo. No todas estas muertes son por COVID-19.

Sin embargo, la autoridad resaltó que solo el sábado 20 de junio se retiraron 13 cadáveres, de los cuales 12 fueron en domicilios y generalmente muertes relacionadas con sintomatología respiratoria. “Eso es lo preocupante, y lamentablemente también están relacionados con grupos de tercera edad, principalmente”.

LA FOSA COMÚN Cuando se trata de cadáveres de personas no identificadas, los entierros se realizan en una fosa común del Cementerio General.

Las fosas comunes siempre existieron, según explica el administrador, Benedicto Gonzales, y son para los cadáveres que no son reconocidos ni reclamados.

Suelen enterrar ahí a personas indigentes, que son NN.

El administrador expresó que existe capacidad para más entierros.

2 El horno crematorio donde incineran los cadáveres de personas que mueren con COVID-19. NOÉ PORTUGAL.jpg

El horno crematorio donde incineran los cadáveres de personas que mueren con COVID-19. NOÉ PORTUGAL

MUERTOS CON COVID-19 Ayer, el horno crematorio del cementerio de la ciudad incineró tres cadáveres de personas que murieron con coronavirus.

En el departamento, la cifra de fallecidos con COVID-19 ya superó la centena. Entre los casos más recientes están los de tres hombres mayores de 50 años, los tres de la ciudad de Cochabamba. Uno murió en el hospital Solomon Klein, otro en el hospital del Sur y el tercero en la clínica Los Olivos.

En todos los casos de decesos por coronavirus, los cuerpos deben ser cremados.

El 19 de junio, autoridades del SEDES enviaron una carta al alcalde José María leyes, en la que se recomendó, debido al incremento de defunciones hospitalarias y extrahospitalarias (domicilio o vía pública) en el municipio y la saturación del horno crematorio, “de manera urgente habilitar espacios para la inhumación de cadáveres COVID-19, pues estos están acumulando en los hospitales del municipio”.

Hace unos días, el horno crematorio incineraba solo dos cuerpos al día, porque se sobrecalentaba. Sin embargo, el Administrador del Cementerio General informó que ya se hizo mantenimiento y se cambiaron repuestos, con lo que desde ayer la capacidad es de tres cadáveres por día.

Dependiendo del tamaño del cuerpo, la incineración puede tardar de tres a tres horas y media, por lo que, con tres cuerpos al día, el horno opera más de 10 horas seguidas diarias.

Gonzales enfatizó que se da prioridad a los fallecidos con COVID-19 positivo. “Tenemos que cremar lo más antes posible. Los que tienen sospecha, se postergan hasta dos o tres días”.

Las cenizas pueden ser enterradas en los nichos de perpetuidad que se venden en el cementerio. Hay quienes se llevan las cenizas de sus familiares hasta sus pueblos.

En el caso de personas NN que murieron con coronavirus, también son cremados, pero, sus cenizas son depositadas en la fosa común.

El Administrador dijo que para quienes tienen una muerte natural, existe espacio para su inhumación en los nichos comunes. Cada día suelen haber entre ocho y 12 entierros en total.

En el municipio de Sacaba, también existe un horno crematorio que se está utilizando para los muertos con COVID-19.

El sector de la fosa común en el Cementerio General de Cochabamba. NOÉ PORTUGAL.jpg

El sector de la fosa común en el Cementerio General de Cochabamba. NOÉ PORTUGAL

FALLECIDOS EN VÍA PÚBLICA El Responsable de Vigilancia Epidemiológica del SEDES informó ayer que, en esta época de pandemia, cinco personas murieron en vía pública. De ellas, cuatro dieron positivo al coronavirus y se aguardan los resultados del caso más reciente, una persona encontrada este 20 de junio en inmediaciones del hospital del Sur.

Estos cinco casos se acumularon desde hace unas semanas.

El primer caso fue el de un hombre de 74 años, quien murió en puertas del hospital Viedma.

El segundo se registró a principios de junio, cuando se encontró un cuerpo en inmediaciones del hospital de Shinahota. La Alcaldesa de ese municipio informó entonces que la persona infectada no era del lugar.

Días después, la madrugada del 5 de junio se hizo el levantamiento del cadáver de una persona de 59 años, en las puertas del hospital Harry Williams, en la avenida Suecia. Entonces, el personal médico informó que no murió en puertas del hospital, sino que sus familiares lo trasladaron desde el Trópico y que cuando fue bajado del vehículo ya no presentaba signos vitales.

El 13 de junio, otra persona murió en las calles 16 de Julio y Jordán.