Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 06 de julio de 2022
  • Actualizado 15:00

DESDE ANTERIORES GESTIONES MUNICIPALES

La historia sin fin de los bloqueos y promesas millonarias en K'ara K'ara

Los pedidos incluyeron asfaltados, empedrados, colegios, parques, alcantarillado, agua potable, la autorización de líneas de transporte y otros.
El botadero de K'ara K'ara en la zona sur de la ciudad. DICO SOLÍS
El botadero de K'ara K'ara en la zona sur de la ciudad. DICO SOLÍS
La historia sin fin de los bloqueos y promesas millonarias en K'ara K'ara

Asfaltados, empedrados, la construcción de unidades educativas, parques, sistemas de alcantarillado, agua potable, la autorización la creación de un nuevo distrito, la autorización de líneas de taxitrufi por rutas del centro, la entrega de licencias ambientales incluso en zonas de riesgo, entre otras ofertas sumaron durante años como compromisos en acuerdos firmados entre dirigentes y autoridades municipales de Cochabamba (varios alcaldes, cadaunoen su gestión, y en algunos casos también gobernadores) en beneficio de vecinos que viven en zonas aledañas al botadero de K’ara K’ara, en el sur de la ciudad.

Las promesas de millonarios proyectos se consiguieron con el uso de la principal arma de los vecinos desde hace años: el bloqueo del ingreso al relleno sanitario y el impedimento de la disposición final de la basura de la ciudad.

El botadero de K’ara K’ara existe desde 1987. La falta de planificación y el ceder de las autoridades, cada una a su turno, permitieron la presencia de habitantes en los alrededores. Los vecinos de la zona exigieron durante años obras de compensación con el argumento de la afectación a su salud entre otras, hasta la actualidad, e inlcuso recursos extra por el ingreso de cada tonelada de basura al relleno sanitario.

Quienes viven en las zonas aledañas deciden cuándo ingresa la basura, porque cuando determinar exigencias cierran el paso hasta conseguir sus pedidos.

El conflicto más reciente fue de las mancomunidades de K’ara K’ara, Pampa San Miguel y Valle Hermoso. Quieren el cumplimiento de promesas para la ejecución de obras, temas que se arrastran desde 2018, desde anteriores alcaldes.

Parece una historia de nunca acabar. Son recurrentes las marchas y los bloqueos con el argumento de que los convenios firmados desde antes se incumplen.

Se desconoce el detalle de las actas firmadas por el actual y anteriores alcaldes de la ciudad. Los dirigentes no expusieron los documentos; las autoridades actuales tampoco, y manifestaron que en la transición (del Movimiento Demócrata Social a la alianza Fuerza Republicana Democrática Nacional - Súmate) no se les entregó todos los papeles.

Sin embargo, este medio accedió antes a parte de la documentación de otros años.

Haciendo un recuento de hace más de 12 años, se encuentra un convenio de enero de 2010 con 11 puntos que lograron los dirigentes de entonces. Entonces, entre otros, se acordó el cierre técnico controlado, expropiación en Arrumani, apertura de un camino, auditoría ambiental, recursos económicos para el cierre y la presentación de un plan de contingencia.

ACTAS Y PROMESAS De acuerdo con las actas de entendimiento de los años 2010, 2014 y parte de 2015 y 2016, las autoridades de la Alcaldía de Cochabamba hicieron compromisos por más de 96 millones de bolivianos para obras en beneficio de las mancomunidades de K’ara K’ara, Arrumani y Pampa San Miguel.

En 2016 se informó desde la Alcaldía que no hubo acceso a las actas de antes de 2014, debido a que en la transición, entre el Movimiento Al Socialismo (MAS) y el Movimiento Demócrata Social (Demócratas), no se hallaron esos documentos.

Se conoció había documentos entre vecinos y autoridades desde antes de 2008, cuando se anunciaba el cierre del botadero y eso no ocurría.

Hay dos actas de 2010, cuando Tatiana Rojas era alcaldesa. Entonces, se había acordado con representantes de 33 juntas vecinales de las mancomunidades un plan de contingencia de 1.6 millones de bolivianos.

Luego asumió la alcaldía Edwin Castellanos, desde el 31 de mayo de 2010. El 8 de julio de ese año, la exautoridad firmó dos documentos, uno con K’ara K’ara y Arrumani Agromin y otra con Pampa San Miguel. En la primera se comprometió a un monto global de un millón de bolivianos para obras y proyectos a ejecutarse en 2011. En la segunda garantizó 900 mil bolivianos para 2011, en favor de Pampa San Miguel.

Se conoció, además, que en 2011, los acuerdos les dieron “100 mil bolivianos por OTB (Organización Territorial de Base)” aledaña a K’ara K’ara.

En 2012, los montos fueron similares. En 2013 se elevó la inversión a 200 mil bolivianos, recursos que se habrían utilizado para el asfaltado de la avenida de ingreso al botadero”.

Estas cifras se habrían mantenido hasta 2015.

CINCO DOCUMENTOS EN UN AÑO En 2014 se registró el mayor monto comprometido, 43.7 millones de bolivianos, en cinco documentos.

El 7 de enero de 2014, la Alcaldía consideró con Arrumani y K’ara K’ara un monto de 5 millones de bolivianos. Estos recursos no alcanzaron a ser inscritos ese año y se hizo en 2015 con un monto mayor, 20 millones.

El 19 de septiembre de 2014, K’ara K’ara - Arrumani acordó con la Alcaldía 3 millones para obras que fueron concluidas, conforme a los registros.

El 6 de octubre del mismo año, K’ara K’ara - Arrumani logró 250 mil bolivianos por OTB (Nueva Esperanza, Palta Orko, Villa Rosario, Villa Flores, 12 de Septiembre, Ecológico Arrumani y Central Arrumani). Además de 7 millones para 2015.

Aquel tiempo, aceptaron, luego de un bloqueo de cuatro días, un tiempo de 10 meses más para recibir basura en el botadero a cambio de decenas de obras.

Aquel año, las autoridades de la Alcaldía y la Gobernación se mostraban firmes a no ceder a exigencias de los vecinos, como en la actualidad. Pero, la presión pudo más. La salida: acuerdos.

En un par de semanas se firmaron dos acuerdos, cada uno con un sector; con uno, 37 puntos; con otro, 26 proyectos. En lo inmediato, aquel entonces, se comprometió 1.7 millones de bolivianos que deberían ser presupuestados en el cuarto reformulado municipal.

Con esos convenios, algunos aspectos ilegales se fueron consolidando porque, entre los puntos más importantes, lograron la eliminación del artículo que prohíbe, por normativa ambiental, la construcción de viviendas en un perímetro de un kilómetro del botadero. El Concejo Municipal aprobó, el 12 de febrero de este 2016, levantar la prohibición de asentamientos humanos a un kilómetro a la redonda del botadero; aquella sesión concluyó con abrazos entre vecinos y concejales.

Los secretarios municipales de entonces explicaron que en realidad estaba planificado hacer proyectos por 15 millones y que se subió el monto a 16. Aquel mismo día, Arrumani firmó con la Alcaldía por 18 millones y un plazo para el cierre hasta septiembre de 2017.

También acordaron proyectos a diseño final para la construcción de unidades educativas, parques, sistemas de alcantarillado, agua potable, ítems para trabajadores en salud, un puente, policías para reforzar la seguridad ciudadana, red de gas domiciliario en la zona, guardería tras la conclusión de un mercado, preinversión para un proyecto de rescate ante contaminación de un río en el lugar y gaviones, entre otros.

Se incluyó, además, en el documento la autorización la creación de un nuevo distrito, la autorización de líneas de taxitrufi por rutas del centro y la entrega de licencias ambientales en zonas de alto riesgo.

Entonces era el Distrito 9; en la actualidad existe también el Distrito 15, que corresponde al sector movilizado en días recientes.

El 23 de diciembre de 2014, Pampa San Miguel consiguió 12 millones de bolivianos para el plan de contingencia de 2015.

Las actas de entendimiento con compromisos de mayor cantidad de dinero se dieron en la gestión de José María Leyes, con 49 millones entre 2015 y 2016.

Los conflictos se van dando así, de manera recurrente. Incluso, en algunos casos, las protestas ya no tienen relación con las demandas directas de los habitantes. En mayo de 2020, hubo un bloqueo de días en el ingreso a K’ara K’ara en contra de la cuarentena debido a la pandemia del coronavirus, COVID-19, además de temas políticos, cuando exigían el alejamiento de la entonces presidenta Jeanine Añez.

MANFRED Y CINCO BLOQUEOS El actual alcalde la ciudad, Manfred Reyes Villa, quien ocupa el cargo desde mayo de 2021, ya sorteó cinco bloqueos en K’ara K’ara en 10 meses de gestión.

El primer piquete de presión ocurrió en junio, cuando los vecinos de Arrumani impidieron el ingreso de la basura al vertedero, en rechazo a que el municipio reconozca a dirigentes que no los representan.

En octubre, la misma medida se reportó dos veces. Una duró 48 horas, hasta que la Alcaldía de Cochabamba tuvo que firmar un acuerdo de 23 puntos con los vecinos de cuatro OTB.

El mismo mes hubo otro bloqueo que se subsanó después de la instalación de mesas de trabajo con la Alcaldía para avanzar en el pliego petitorio: servicios básicos, empedrados, tratamiento de agua y más.

El cuarto bloqueo tuvo lugar a inicios de noviembre, cuando también exigían obras para la zona.

El quinto fue el instalado entre el 8 y el 11 de marzo. Los vecinos del Distrito 15 exigían el cumplimiento de compromisos y ejecución de obras, sobre las cuales el Alcalde manifestó que fueron firmados "con un sinfín de falencias" por otras exautoridades.

Las mancomunidades de K’ara K’ara, Pampa San Miguel y Valle Hermoso realizaron una movilización la mañana del 8 de marzo. Aseguraron que la Alcaldía debe responder por los compromisos de obras y proyectos que les adeudan desde 2018, cuando había otras autoridades en la Municipalidad.

Para las autoridades municipales, se trataba de una movilización política, lo que fue rechazado por los dirigentes de las mancomunidades, quienes enfatizaron sus quejas por “los malos olores” y los riesgos de “enfermedad”, como desde hace años.

Al no haber recibido una respuesta inmediata, instalaron el punto de bloqueo cerrando la entrada al relleno sanitario. Sin poder llegar a acuerdos, la medida se mantuvo durante casi cuatro días, mientras toneladas de basura se acumulaban alrededor de los contenedores de basura y en vía pública.

Finalmente, este viernes, luego de horas de reuniones, en el cuarto día de bloqueo, los vecinos lograron un acuerdo y se levantó la medida.

En 2022 autoridades municipales benefician con Bs 10.2 millones a las mancomunidades del sur

En medio de los conflictos más recientes, con los pedidos de ejecución de obras comprometidas para las mancomunidades de K’ara K’ara, Valle Hermoso y Pampa San Miguel, las autoridades municipales de Cochabamba informaron que atienden a estos sectores con proyectos que tienen relación con los compromisos incluidos en convenios.

De acuerdo con información proporcionada por la Alcaldía, el detalle de proyectos para las mancomunidades Pampa San Miguel, Arrumani y K’ara K’ara incluye inversiones de 10.2 millones de bolivianos para este 2022.

En la lista de 13 obras, cinco están concluidas: la construcción del asfalto flexible sobre empiedre de tres vías en el lado sudoeste en Tiquirani por 599 mil bolivianos en Pampa San Miguel, el asfalto flexible sobre empiedre de una vía en el lado norte en los manzanos 262 y 309 en la OTB Central Arrumani por 118.500 en K’ara K’ara, el asfalto flexible sobre empiedre en seis vías en el sector sur y este en la OTB Alto Paraíso por casi 1 millón en Pampa San Miguel, el asfalto flexible sobre empiedre de dos vías en el sector este y oeste de la OTB Khasa Mayu por casi 400 mil en Pampa San Miguel y el asfalto flexible sobre empiedre de 10 vías en el lado este del subdistrito 23 en la OTB Phalta Orko por 428 mil en K’ara K’ara.

Como obras en ejecución se registran la construcción de asfalto flexible sobre empiedre de 11 vías por casi 1 millón en Pampa San Miguel y el pavimento flexible en la junta vecinal Santa Rosa de Lima Central Norte (fase II) por 4 millones en Arrumani.

Como obras en cronograma de ejecución están el asfalto flexible sobre capa base en tres vías de los manzanos 288 y 165 por 399 mil bolivianos en Pampa San Miguel, el asfalto flexible sobre empiedre de 10 vías en el lado este del subdistrito 33 por 208 mil bolivianos en Pampa San Miguel, asfaltado sobre empiedre de 10 vías en el lado este del subdistrito 33 en la OTB Ichukollo por cerca de 280 mil en K’ara K’ara, el recarpetado de pavimento flexible en nueve vías en el sector central de la OTB Central Milenio por más de 1.1 millones en Pampa San Miguel y el recarpetado en una vía del manzano 024, además del asfalto sobre empiedre de dos vías en un sector de Arrumani por cerca de 200 mil bolivianos.

Además, hay tres proyectos por 442 mil bolivianos en Pampa San Miguel.

El secretario de Infraestructura de la Alcaldía, Gustavo Navia, manifestó que “la Alcaldía en ningún momento ha dejado de trabajar por ninguna de las zonas de Cochabamba”.

Respecto a los sectores de K’ara K’ara dijo que existe permanente trabajo de Obras Públicas y Obras Contratadas.

“Por lo tanto, consideramos que gran parte del requerimiento de estas obras están siendo atendido. Los demás seguramente serán previsto en lo que va del presente año”, expresó haciendo referencia también a proyectos más costosos que no pueden ejecutarse con mayor agilidad.

Por su lado, el director de Obras Públicas, René Quiroga, citó como ejemplo a Pampa San Miguel e informó que solo en esa Mancomunidad hay obras en Tiquirani, Jacarandá y Alto Paraíso.

“Esos son solo tres proyectos, y dos que van a continuar (…). Más o menos 10 días atrás, en Arrumani hemos iniciado un proyecto grande que implica asfaltado, que implica más de cinco kilómetros de asfaltado; y lo mismo en K’ara K’ara”.

Quiroga expresó que de los compromisos asumidos por el alcalde Manfred Reyes Villa, se cumplió con un “90% de las obras comprometidas”.

“Las obras comprometidas por la gestión de Manfred Reyes Villa están siendo ejecutadas en su totalidad”.

Sobre las promesas de gestiones municipales anteriores, sostuvo que van trabajando “poco a poco”.

“Lamentablemente tenemos que asumir y ejecutar obras que irresponsablemente anteriores autoridades firmaron como convenio (…). Dentro la responsabilidad de la gestión del capitán Reyes Villa, lo que estamos haciendo es firmar convenios que sí son posibles de ser ejecutados dentro de la realidad de la economía del municipio y dentro de la realidad de la posibilidad de ejecución. Hay obras que han sido convenios que han sido firmados donde ni siquiera existe el derecho propietario de la obra que está inscrita”.