Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 18:07

LOS FRATERNOS EN EL CORSO DE CORSOS GASTAN SUMAS QUE LLEGAN A SUPERAR LOS 6 MIL BOLIVIANOS

El gustito de bailar en Carnaval puede costar hasta tres salarios mínimos

El gustito de bailar en Carnaval puede costar hasta tres salarios mínimos



La euforia y la emoción de vivir el Carnaval junto a los miles de espectadores en la Llajta puede significar un gasto que supera los tres sueldos mínimos en Bolivia, es decir más de 5 mil bolivianos, considerando que el salario básico es de 1.656. La cifra varía de acuerdo a la fraternidad.

Entre todos los conjuntos, sin duda el más costoso es la morenada. Los grupos de mayor renombre se caracterizan no solo por estrenar cada año un traje diferente, sino por presentar algo deslumbrante para que impacte.

¿Y qué se puede considerar como deslumbrante?. “Que la gente siga hablando de tu presentación aún después de la Entrada”, explica Adolfo Sandóval integrante de la morenada Ferrolux.

Una decena de pedidos de fotografías en el recorrido, o las fotos de la fraternidad en las portadas de los diarios o los perfiles de Facebook de gente que ni conoces son los indicadores de que la presentación fue “deslumbrante”.

GASTOS “3.800 bolivianos costaban la ropa, sombrero y botas; las piedritas, dipiurs y otros que nosotras bordamos otros 100 bolivianos; la banda 700 bolivianos -que incluía dos ensayos y la Entrada-; el cetro que mandamos a hacer con un artesano que nos costó como 350 bolivianos cada uno.

La bisutería cuesta unos 300 bolivianos, más la maquillista, las fotos, los refrigerios, guardia de seguridad, el cochero que lleva las mochilas y otros gastos superamos los 6 mil bolivianos por cada bailarina”, cuenta Silvia Cardona que participó por primera vez, el año pasado, en una fraternidad de morenada.

Gastar más de tres sueldos mínimos para uno o dos días es para muchos “un gustito aparte”. “Es caro, pero vale la pena”.

Algunos optan por alquilar o vender su traje a otras fraternidades de menor renombre o a personas particulares que lo solicitan para acontecimientos como festivales y horas cívicas de colegios.

Otra opción más económica es la que ofrecen las tiendas de bordados. El alquiler del traje de morenada, en primera salida (nuevo), puede costar hasta 700 bolivianos (100 dólares), en segunda salida 500 y tercera, 400.

Entre las fraternidades de mayor costo están también la diablada y el caporal. Uno de los requisitos indispensables de ambos grupos es la dosis extra de energía, por la exigencia de movimientos y coreografías ágiles.

DIABLADA La ventaja de los diablos es que los trajes están disponibles en las tiendas de artesanos que los alquilan a precios de primera salida a 500 a 700 bolivianos; segunda salida 500 y tercera, 400.

La careta, que si es de propiedad individual, oscila entre los 2.200 y 2.500 bolivianos. El pago para el servicio de la banda puede variar según el prestigio de los músicos. “Si se trata de alguna de las bandas Poopó, Bolívar, Pagador u otra de Oruro cada fraterno debe pagar alrededor de 1.200 bolivianos, pero si es una de menos prestigio serán unos 350 bolivianos”, explica Nadir Soria, exintegrante de la diablada Thomás Bata de la ciudad de Quillacollo.

CAPORAL Otras fraternidades con gastos considerables son las de caporales. Su traje oscila entre los 1.500 y 2.800 bolivianos, tanto para hombres como para mujeres.

A estos gastos se suman las cuotas para la banda de música, que van desde 400 a 700 bolivianos, y la compra de poleras y otros distintivos de la fraternidad y el bloque.

En general, muchos no consideran los otros gastos como el spa, las depilaciones, la maquillista, la peinadora, el peluquero, el taxi para el traslado de trajes, pasajes, infinidad de llamadas a celular, que parecen insignificantes, pero que en suma encarecen la participación de los bailarines en una entrada folclórica.

Datos

Fraternidades

Más de 100 conjuntos, entre unidades militares y fraternidades folclóricas, participan del tradicional Corso de Corso programado para el sábado .

Participación

La Entrada del Corso de Corsos se realizará el 13 de febrero próximo, si la Alcaldía no realiza ninguna modificación .

Recorrido

El recorrido inicia del parque La Torre, en la zona de San Pedro y desde el año pasado, que se alargó el recorrido, concluye en la plazuela triangular de la avenida Ramón Rivero, frente a los bloques militares.

Celebración

El ingreso de fraternidades y comparsas en el Corso de Corsos inicia a las 8:00 horas y se extiende hasta pasada la medianoche.

Para esta actividad se disponen más de 2.600 personas para la seguridad y el orden, entre funcionarios municipales, policías, militares y voluntarios de grupos de rescate.

Comerciantes cosechan el sacrificio y gasto de bailarines



“El año pasado vine con cinco amigos extranjeros y nos ofrecieron la primera fila de las graderías a 90 bolivianos, la segunda a 80. Como nos parecía muy caro accedimos a que nos ubique en taburetes improvisados en la quinta fila, a 50 bolivianos cada asiento”, dijo Rosalía Guzmán.

Haciendo cuentas, si el grupo de seis personas hubiera optado ver en primera fila habría gastado 540 bolivianos, solo en sillas y el gasto se disparaba con la comida y bebida.

En este sitio de la avenida San Martín, Rosalía cuenta que la comerciante tenía un espacio de aproximadamente dos metros en la acera. Ahí acomodó más de 50 sillas en cinco filas muy estrechas. Si llega a vender a un promedio de 70 bolivianos por silla, la comerciante ganó 3.500, sin contar la reventa de los sitios de la gente que se fue más temprano.

Cinco metros de este espacio fue vendido por la Alcaldía a 112 bolivianos. Lo que representa un lucro de 31 veces más lo invertido para la comerciante.

Existen situaciones más críticas en las que familias del área rural llegan junto a niños pequeños esperanzados en disfrutar del espectáculo, sin embargo, los espacios son reducidos a precios menos accesibles, y penosamente solo les queda arrimarse a los recovecos que dejan las graderías, ya que algunas comerciantes tapan sus puestos con toldos para evitar que nadie se detenga detrás de sus sillas.

La oficial superior de Culturas, Ninoska Lazarte, informó que existe una normativa que fija precios máximos en graderías y sillas.

El director de Recaudaciones de la Alcaldía de Cochabamba, Milton Rojas, dijo que hasta ahora los precios han sido fijados según la oferta y la demanda.

Falta de gracia al danzar puede anular su ingreso a un bloque

Ingresar a una fraternidad folclórica de renombre tiene ciertas exigencias y restricciones. Solo las ganas de bailar y tener dinero no son suficientes frente a fraternos que quieren cuidar la imagen, el prestigio y presencia de su grupo.

Un postulante debe inicialmente acudir sin fallar a todos los ensayos, 2 a 3 veces por semana y todos los días en fechas próximas al evento. “Los nuevos deben esforzarse más, ensayar extra”, explica el integrante del bloque caporales Mi Viejo San Simón, Marco Vélez.

Cada fraternidad tiene sus requisitos. “Para su inscripción debe asistir a todos los ensayos con puntualidad, presentar su fotografía cuatro por cuatro con fondo azul, una fotocopia del carnet y el pago de la cuota de 500 bolivianos -para la banda y otros”, señala Johana Tapia, integrante de la morenada Transpeco. Sin embargo, haber cumplido con estos requisitos no es garantía de aceptación, si no demuestra gracia y entusiasmo en el baile su postulación puede ser rechazada. El día del examen, un Comité evalúa el movimiento y dominio de todos los pasos y coreografías, mínimamente 10 pasos.

Por las numerosas solicitudes, pocas son aceptadas. Deben igualar en giros, la altura en que se levanta los pies o el sombrero, la posición de la cabeza, y otros detalles. Sin embargo, aunque hayan logrado el ingreso, los nuevos siempre serán ubicados en la denominada “tropa”. Con el tiempo y si sobresale en el baile podrá pasar a otros bloques como los “machos” o los “juch’uy” (pequeños), en San Simón” aclara Vélez.

1.656 Bolivianos

El salario mínimo en Bolivia es de 1.656 boliviano, según lo dispone el Decreto Supremo Nº 2346 el 1 de mayo de 2015.

Esta normativa incrementó el salario de los bolivianos en un 8.5 por ciento con relación a 2014.

Sin embargo, dirigentes de los trabajadores piden un mayor incremento debido a que éste aún no alcanza a cubrir las necesidades básicas.

2 Fechas 

Muchas de las fraternidades duplican su gasto por su participación en el Carnaval de Oruro que se realiza una semana antes al Corso en Cochabamba.

Luego de su participación en Oruro recién se trasladan a Cochabamba. En Oruro, los gastos son mayores porque hay que considerar pasajes, alojamiento y alimentación.

13 de Febrero 

El Corso de Corsos es la representación de la integración de los carnavales del país.

En Cochabamba está programado para el sábado 13 de febrero. una semana después del Carnaval de Oruro.

Las unidades militares del departamento se presentan en la Entrada con disfraces y coreografías propias y son, también la atracción del público.