Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 04 de diciembre de 2021
  • Actualizado 01:58

ZOOM

Guarderías que deambulan “sobre ruedas”

Vendedoras ambulantes mamás llevan a sus niños en sus carretillas de trabajo. Adaptan sus vehículos para el fin.
Guarderías que deambulan “sobre ruedas”

Es cosa de todos los días verlas empujando sus carretillas en medio de las calles. Cargan sus mercaderías y también a sus pequeños, que descansan al interior de sus vehículos de trabajo, mismos que llaman la atención por la adaptación que han conseguido para cumplir con las dos funciones.

Muchas vendedoras ambulantes de Cochabamba que comercializan frutas (piña, por ejemplo) y productos estéticos para las mujeres (hebillas) buscan a diario ganar dinero y llevan consigo a sus niños encima o al costado de unas carretillas que circulan entre los mercados, la vía pública y las aceras.

Quizás, porque no tengan con quién dejar a los infantes en casa. De pronto porque no les alcanza el dinero para pagar el salario de una niñera. Lo cierto es que llevan a los pequeños.

Un punto de la ciudad en el que se repite la imagen es la intersección entre las calles Punata y 25 de Mayo. En la entrada al mercado La Pampa, es usual observar a estas vendedoras que enfrentan la vida y cumplen con su rol de mamás con las condiciones que pueden.

Cuando hay una sombrilla a mano, los usan para cubrir a los menores del sol. Las jornadas de trabajo son muy largas y es una necesidad imperiosa resguardar sus pieles.

Otra imagen que se replica es la de esas mujeres siendo perseguidas por los guardias municipales. Los empleados de la Alcaldía aplican tan a rajatabla la tarea encomendada por las autoridades que no permiten su circulación. 

Las comerciantes, munidas de sus “guarderías sobre ruedas”, se ven amedrentadas y apelan a recursos e ideas que ya planean con sus hijos (muchos de ellos esperan a sus madres en las esquinas y saben cómo actuar).

Cuando se trata de bebés, las vendedoras arman una suerte de “nido” con mantas, plásticos y elementos a la mano. La intención es siempre mantenerlos a salvo.