Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 27 de enero de 2022
  • Actualizado 11:20

Guadalupe, un mes apagando el fuego y rescatando vidas en la Chiquitanía

18 de agosto. Ese día Guadalupe ingresó a la Chiquitanía junto a la primera patrulla de voluntarios.En esa ocasión el destino fue el municipio de San Ignacio. Ahora está en Concepción.  

Guadalupe Navarro ayuda a otro voluntario en la Chiquitanía. Cortesía
Guadalupe Navarro ayuda a otro voluntario en la Chiquitanía. Cortesía
Guadalupe, un mes apagando el fuego y rescatando vidas en la Chiquitanía

 Guadalupe Navarro Calderón es una voluntaria cochabambina que lleva casi un mes combatiendo el incendio en la Chiquitanía. 

Navarro tiene 43 años y es parte de la fundación Fuego y Rescate en Cochabamba. 

Ingresó a la Chiquitanía con la primera patrulla de voluntarios el 18 se agosto. Ahora se encuentra en el municipio de Concepción.

Guadalupe es activista ambiental y participó en varias ocasiones en actos de defensa al medioambiente y áreas verdes. 

“Lo que más me ha motivado a venir es la defensa de la vida. Se necesita más ayuda. Para nosotros no es una opción retirarse”.

La voluntaria es fisioterapeuta de profesión y hace cuatro año es parte de Fuego y Rescate. Antes, tomó cursos para ser voluntaria en Europa y Estados Unidos.

Su hijo de 14 años, Carlos, es su principal apoyo. “El mayor incentivo que tengo es mi hijo. Quiero darle el ejemplo. Desde pequeño él me ha visto en las luchas”.

Un hecho que la conmocionó fue la muerte de tres voluntarios en Concepción quienes eran sus compañeros de labor.

“Ha sido muy duro. Eran camaradas con lo que compartíamos todo”. 

A pesar del suceso, Guadalupe asegura que se siente fortalecida para seguir trabajando. “Retirarse sería como rendirse y haber dado la vida de un camarada en vano. Cada día nos despertamos con más ganas de combatir el fuego”.