Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 25 de enero de 2022
  • Actualizado 09:45

Gobierno ve sabotaje en protestas; alistan procesos y control policial

La protesta en el hospital San Juan de Dios, de Santa Cruz, donde fue trasladada la mujer con coronavirus.	 APG
La protesta en el hospital San Juan de Dios, de Santa Cruz, donde fue trasladada la mujer con coronavirus. APG
Gobierno ve sabotaje en protestas; alistan procesos y control policial

Los vecinos que protestan por el traslado de pacientes sospechosos y confirmados con coronavirus a los centros hospitalarios cercanos a su zona continúan en Santa Cruz, Cochabamba, Oruro y ahora La Paz, lo que generó preocupación y críticas por la falta de solidaridad y humanidad en este momento. Desde el Gobierno ven sabotaje; la Fiscalía alista procesos penales y la Policía, el uso de la fuerza pública.

En Santa Cruz, anoche recién se permitió el ingreso de la paciente con coronavirus al hospital San Juan de Dios, luego de que desde el miércoles hubo resistencia. 

Más antes el gobernador Rubén Costas pidió a la Policía y las Fuerzas Armadas custodiar estos centros. La Fiscalía intervino de oficio para investigar los delitos. 

En Oruro, el gobernador Zenón Pizarro logró que los vecinos levanten los bloqueos en el acceso al hospital Corea, tras aclarar que no se trasladaría a ninguno de los pacientes confirmados con coronavirus.

En La Paz, se realizó una inspección en el hospital La Portada, donde se realizará la atención de los enfermos, en medio de las protestas en rechazo a la determinación. Será un centro centinela.

La presidenta Jeanine Áñez pidió a los trabajadores de salud que cumplan su responsabilidad y su compromiso asumido al jurar como profesionales. También recordó que nadie se tiene que arrojar el derecho de evitar el ingreso de un paciente al hospital y pidió a la población contribuir en la lucha contra esta pandemia.

Desde el Ministerio de Gobierno, a través de un comunicado, se advirtió que no se permitirá las manifestaciones en las puertas de los hospitales.

“Se activará todo el peso de la ley. No permitiremos que se sabotee el trabajo”.