Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 27 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:00

Fresno, molle y acacias mejoran hábitat de abejas para miel ecológica

En el departamento de Cochabamba, hay 5.210 productores en el área. Existen zonas potenciales, entre Aiquile, Tiquipaya, Tacopaya y otros municipios.
Apicultores durante sus actividades./ ASOCIACIÓN DE PRODUCTORES APÍCOLAS
Apicultores durante sus actividades./ ASOCIACIÓN DE PRODUCTORES APÍCOLAS
Fresno, molle y acacias mejoran hábitat de abejas para miel ecológica

“Es como si te estuvieras llevando algo perfumado a la boca, un sabor muy exquisito”. El presidente de la Asociación Departamental de Productores Apícolas, Juan Carlos Torrico, describe así parte del sabor de las mieles ecológicas que se producen en Cochabamba.

La apicultura, que concentra a 5.210 productores en Cochabamba, genera movimiento económico de 7.8 millones de bolivianos, depende de diversos factores.

Entre esos está el tipo de árboles que más favorecen a la producción, como el fresno, el molle, eucaliptos, algorrobos o las acacias, entre otros.

Torrico dijo que existen especies de mucho interés. Explicó, como ejemplo, que el fresno es una planta que florece entre julio y agosto.

“Está saliendo del invierno y entrando a la primavera. Eso tiene una floración intensa que llega a durar casi un mes. Ahí, se escucha que las abejas emiten un zumbido en todo el árbol”. 

Agregó que especies de porte bajo, como la lavanda, el romero, el orégano o la ruda también son beneficiosos. La ruda fortalecerle un poco la sanidad de las abejas.

“Hay una serie de plantitas que son muy importantes. Pero, cada productor apícola debe ver en su zona a qué planta la abeja se está yendo con más intensidad”.

Las abejas tienden a ir a las plantas de acuerdo a la cantidad de néctar que producen.

“Hay plantitas que pueden llegar a florecer dos o tres veces en el año, y eso es importante para un apicultor, identificar esas plantas y empezar a hacerlas conocer, empezar a propagarlas a los víveros municipales”.

El orégano es una planta que florece de manera permanente, mientras no se corte. Lo mismo ocurre con el romero.

“Hay otras que, mientras exista humedad, va a estar floreciendo con regularidad. Entonces, es importante identificar estas plantas; en el lugar donde estamos, qué plantitas podrían habituarse a esa zona, y empezar a hacer una alternativa más para la producción para para el rendimiento de las colmenas”.

IDEALES

Para la apicultura existen zonas estratégicas. En el departamento, sin embargo, pesan más las zonas subtropicales, valles y zonas calientes.

Aiquile, Independencia o Mizque son las zonas que más concentran apicultores, en la actualidad.

Sin embargo, explicó Torrico, los sectores que más producción reportan son las zonas tropicales y subtropicales, “mieles bastante interesantes, que dan un sabor bastante fuerte, resaltan los aromas”. Se trata de zonas como Tablas Monte, Corani Pampa, la parte tropical de Tiquipaya.

“Son mieles que te dan otra impresión”.

CUIDANDO EL ENTORNO

En municipios como Aiquile, se produce miel ecológica gracias a flores silvestres, que se cuidan en los montes de las comunidades.

Leoncio Vallejos, miembro de la Corporación Agropecuaria Campesina (Coraca) – Aquile, informó en semanas anteriores que tienen producción en unas ocho comunidades.

“Nuestras abejitas producen en el monte. Ahí tenemos cajas, apiarios. Cosechamos y llevamos al centro que tenemos en Aiquile. Ahí se acopia y de ahí se hace la comercialización”.

En el monte existe floración silvestre. Las flores no están cerca de las parcelas sino a distancias de hasta varios kilómetros.

“Si fuera cerca de las parcelas que se fumigan, no sería ecológica la miel”.

En la organización económica campesina hay como 70 socios, entre hombres y mujeres. Esta organización existe desde 1984, cuenta con personería jurídica, estatuto y registro sanitario.

Los socios protegen el monte, plantando flores, evitando la deforestación y, si es necesario, incluso llevan agua.

El Presidente de la Asociación Departamental de Productores Apícolas ponderó que en Bolivia todavía se pueda hablar de mieles ecológicas. Agregó que buscan lugares donde no haya mucha práctica agrícola.

“En Tablas Monte, por ejemplo, se produce bastante locoto, hay bastante agricultura. Pero, tiene zonas que están alejadas, ocultas, donde no hay producción de cultivos, y se puede hacer apicultura ecológica. La parte tropical de Tiquipaya también es una zona interesante para hacer apicultura ecológica”.

Acotó que también son potenciales lugares como Tacopaya, donde también hay producción de miel orgánica.

Lo ideal para la práctica apícola es un lugar donde no haya muchos caminos, tampoco agricultura, sino donde se pueda llegar por un sendero, alejado de las zonas de prácticas agrícolas. Lo que determina que una miel es ecológica es que sale de un bosque natural.

En cambio, un ambiente orgánico es el de gente que está respetando la producción, haciendo uso solamente de productos orgánicos.

Por otro lado, está la miel convencional, la que es sometida a condiciones de contaminación, con presencia de vehículos motorizados, ríos no cuidados, polvo.

SIN MUCHO VIAJAR

Un apicultor debe buscar lugares ideales, donde la abeja no tiene que volar más de un kilómetro, para que donde se mueva encuentre las condiciones necesarias para poder sobrevivir y producir lo que se esperas.

Torrico explicó que, si las distancias son más largas, las abejas pasan más tiempo viajando y que eso repercutirá en una producción menor que si tuviera un lugar adecuado.

CUIDADO CON LAS HORAS

Los apicultores suelen madrugas y trabajar desde las cinco de la mañana o antes, hasta el final de la tarde.

“Un criador de reinas, cuando va a realizar la alimentación, debe hacerlo lo más temprano posible y o en las últimas horas de la tarde”.

Torrico sostuvo que, si se hiciera la alimentación en horas de sol, “las colmenas podrían empezar a pillarse”. El pillaje consiste en el saqueo o robo de miel entre las abejas.

“Si tú manipulas una colmena, si le estás alimentando o vas a hacer manejo de una colmena débil en horas del día y te va a acompañar un poco de nubes, un poco la lluvia, estás propiciando las condiciones para que otras abejas del entorno sientan los aromas de la colmena y vengan a robar la miel”.

Producción apicola./ ASOCIACIÓN DE PRODUCTORES APÍCOLAS
Producción apicola./ ASOCIACIÓN DE PRODUCTORES APÍCOLAS

Hay ley para proteger a las abejas

- En 2023, la Asamblea Legislativa Departamental (ALD) sancionó la Ley de Apicultura en el Departamento de Cochabamba, normativa para realizar acciones concretas en beneficio del sector productor de miel y sus derivados, pero principalmente para proteger a las abejas.

- El objetivo de la ley es regular el manejo sostenible, sustentable e integral de la miel, productos de colmena, apicultura y meliponicultura como actividad silvoagropecuaria.

- La norma incluye 40 artículos que permitirá el cuidado de los apiarios y a los productores que se dedican a esta actividad.

- Se trata de la primera ley en su tipo en Bolivia.

- Las finalidades son normar el desarrollo de la producción apícola, así como el fomento y protección de la industria; difundir la importancia y rol de las abejas y otros polinizadores en la preservación de la biodiversidad.

- La ley considera también contribuir al logro de la soberanía y seguridad alimentaria de los pobladores y el desarrollo de los apicultores, a través del desarrollo sostenible integral del rubro apícola y sus distintos actores para el Vivir Bien; determinar los lineamientos y principios que orienten el manejo, protección y aprovechamiento sustentable de la producción apícola en los diferentes pisos ecológicos y sistemas de vida; y promover la competitividad de la miel y productos de la colmena con proyección regional, municipal, departamental, nacional e internacional.

- La ley declara de interés público y prioridad departamental la protección de las abejas en el territorio del departamento de Cochabamba, por los importantes servicios ambientales que prestan, alto valor para la vida, conservación de la biodiversidad, productividad en el campo y las ciudades, en especial a los cultivos dependientes de la polinización.

- Es el primer insecto que poliniza los productos agropecuarios