Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de octubre de 2021
  • Actualizado 17:12

SE LLAMAN DEL PAÍS, DE “DOÑA MARÍA”

Fideos hechos por cochabambinos llegan hasta Estados Unidos

Hace más de 35 años, los esposos Carvajal Orellana innovaron estos productos que son parte de platos tradicionales del valle. 

Don José Carvajal (derecha) junto a la maquinaria para elaborar pasta.      Noé Portugal
Don José Carvajal (derecha) junto a la maquinaria para elaborar pasta. Noé Portugal
Fideos hechos por cochabambinos llegan hasta Estados Unidos

Hace más de 35 años, los esposos cochabambinos José Carvajal y María Orellana innovaron un producto que, en la actualidad, es degustado hasta en Estados Unidos: los Fideos del País, de “Doña María”.

Allá por 1986, esta familia –como muchas otras- sufría las consecuencias de una crisis política en Bolivia que, entre otras cosas, obligaba a hacer fila para comprar alimentos, “no había pan, no había fideos, no había nada”. 

Cansados de esta situación, los esposos recurrieron a ingredientes caseros -huevos y harina, los más importantes- y elaboraron artesanalmente fideos “a puro pulso”.

Sus primeras pastas deleitaron el paladar de su familia y amigos. Con el impulso de ellos, doña María se animó a venderlos en el Mercado 10 de febrero, que queda a unas cuadras de su casa. Recuerda que se acababan muy rápido.

Ahora, se abrieron mercado en todo el país y más allá. Sus fideos son llevados hasta Estados Unidos y hay proyección de exportar a otras naciones más. María pidió ayuda a las autoridades para llevar sus productos a otros mercados internacionales.

En sus inicios, producían seis libras de fideos al día, como máximo. Pero, ahora, llegan hasta 25 quintales durante ese mismo período.

En criterio de don José, la preferencia de los comensales se debe a los ingredientes “naturales” que usan para elaborar los fideos, “son muy ricos”.

Doña María agregó que “hasta el enfermito puede servirse” los fideos que ella elabora. Tiene una versión de pasta verde, por ejemplo, que fue creada por ella. Tiene espinacas, acelgas, brócolis, apio, “es con pura verdurita”.

RÉDITOS De ser un negocio de los esposos Carvajal Orellana, esta fábrica artesanal de fideos ahora involucra a los hijos de esta pareja: Karina, Carlos y Lizeth, además de otras 10 personas que son empleadas directas.

Las jornadas laborales en la fábrica de Fideos del País se inician de madrugada. Doña María, a sus 62 años, y don José, a sus 65, continúan supervisando el proceso, para que el sabor de antaño, “como hecho en casa”, perdure.