Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 14 de agosto de 2020
  • Actualizado 04:57

Farmacéuticos advierten que les quedan medicinas para 10 días y desabastecimiento obligará al cierre

La escasez y especulación se debe no solo a la alta demanda, sino también a que las importadoras priorizan a las grandes cadenas, afirma la representante de Asprofar. Los importadores eventuales son los que generan encarecimiento y desincentivan a las empresas legalmente establecidas, según el IBCE.

Clientes hacen fila frente a una farmacia
Clientes hacen fila frente a una farmacia
Farmacéuticos advierten que les quedan medicinas para 10 días y desabastecimiento obligará al cierre

Las importadoras priorizan la entrega de medicamentos e insumos médicos a las grandes cadenas farmacéuticas, política que es la que ocasiona escasez y altos precios, según la presidenta de la Asociación de Propietarios Profesionales de Farmacias (Asprofar) Cochabamba, Giovana Cazorla. Añadió que las farmacias medianas y pequeñas tienen productos para unos 10 días y que después deberán cerrar por desabastecimiento. Según el análisis del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), los importadores eventuales son los que generan especulación y desincentivan a los importadores legalmente establecidos.

“Vemos una discriminación total y evidente. No vamos a poder seguir atendiendo en medio de la crisis sanitaria porque estamos desabastecidos, tenemos (productos) hasta el 15 o 20 de julio, luego vamos a ir cerrando. Ya no tenemos para tratamientos COVID-19”, lamentó Cazorla y explicó que lo único que le queda a la mayoría de sus asociados son medicamentos pediátricos y de uso crónico que incluso están cercanos al vencimiento porque no hay demanda. Paracetamol, Ibuprofeno, Azitrocmicina, antigripales, Aspirina, vitamina D y Enoxaparina, entre otros, son los medicamentos para tratamientos por COVID-19 que ya no quedan disponibles.

Denunció que las importadoras no atienden pedidos menores a 100 cajas, algo que solo pueden hacer las grandes cadenas, y que además hacen descuentos por fidelidad y volumen de compra.

La Ley 1737 del Medicamento establece que se debe manejar un precio único y que las importadoras deben eliminar bonificaciones y premios por compra.

PRECIOS Cazorla rechazó las declaraciones de la diputada Claudia Mallón, quien aseguró que hay farmacias que venden una Aspirina en ocho bolivianos. Explicó que la Ley del Medicamento, vigente desde 1996, establece que, por ejemplo, la ganancia en la venta de productos nacionales puede ser del 35% y de importados del 30%, pero las farmacias, para poder competir, tienen un margen de ganancia del 10 al 20%.

Por otra parte, la ley señala que la compra debe ser de importadores legales y con factura, pero ante la escasez hay quienes optan por comprar sin factura e incluso sin garantía de registro sanitario. Esas compras son a mayor precio y, por consiguiente, los precios de venta son altos. Los asociados a Asprofar son pasibles a una multa de 3.000 bolivianos si incurren en esta falta, pero la representante hizo notar que en Cochabamba hay unas 1.800 farmacias y solo el 25% están afiliadas y son legalmente establecidas.

Uno de los principales mercados ilegales está en La Pampa, dijo, donde aseguró que una caja de Aspirina de 100 unidades se vende en 70 bolivianos y, pese a denuncias de larga data, no hay intervención.

ESPECULACIÓN El Decreto Supremo 4192, que establece medidas de contención contra el coronavirus, permite que los medicamentos e insumos médicos ingresen con libre importación, esa es la razón de en la especulación de precios, según la gerente técnico del IBCE, María Esther Peña. Explicó que la norma permite a cualquier persona registrarse como importador eventual y son quienes venden el producto a los distribuidores, hay quienes lo hacen sin registro sanitario ni permiso de la Agencia Estatal del Medicamento (Agemed). Los importadores habituales son los que cuentan con ambos requisitos y están legalmente establecidos.

“Hay farmacias pequeñas que compran de estos especuladores y oportunistas. Como compran caro, venden caro”.

Datos proporcionados por el IBCE, con base en cifras oficiales, señalan que en los primeros cinco meses de 2020, las importaciones de medicamentos totalizaron 92 millones de dólares por la compra de 3.654 toneladas, experimentando un crecimiento del 2% en volumen, pero una baja del 7.5% en términos de valor, comparado con igual periodo de 2019.

Hasta mayo de 2020, el país compró medicamentos principalmente a India, Chile y Argentina.