Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 27 de noviembre de 2021
  • Actualizado 19:40

Una familia guarda videos, audios y chat como prueba

Gregoria Siles sostiene la foto de su hijo Omar Calle, en diciembre de 2019.      DICO SOLÍS
Gregoria Siles sostiene la foto de su hijo Omar Calle, en diciembre de 2019. DICO SOLÍS
Una familia guarda videos, audios y chat como prueba

Videos, audios, chats y un celular es lo que las hermanas de Omar Calle Siles, quien falleció en Huayllani a los 25 años, guardan como prueba para las investigaciones en el caso de la muerte del joven y de lo ocurrido en noviembre de 2019.

Omar se comunicó con su familia poco antes de morir. Falleció por impacto de bala que le provocó una hemorragia interna.

Su familia ya relató antes que Omar había salido de Ibuelo para asistir a la marcha pacífica que se preveía realizar en La Paz. Sus padres también se movilizaban.

Él mantenía comunicación con sus hermanas, quienes recibieron la última llamada cuando empezó la gasificación. Había ayudado a heridos. Pero, luego fue víctima mortal. Su madre, Gregoria Siles, también resultó herida aquella jornada.

Una de sus cinco hermanas, Marisol, sostuvo que este fue un año duro y doloroso. “Nos han quitado a mi único hermano. Era el único que ayudaba a mi papá en el chaco”.

Toda la comunicación que él tuvo con su familia por WhatsApp está registrada. Él les contaba que les habían pedido que se descubran el rostro para poder pasar con la marcha. “Nos daba toda esa información. también hay videos también donde él nos muestra que está en el puente (de Huayllani) y que no les dejan pasar”. Además, guardan como respaldo todos los audios y el celular.

“Tenemos todo, hasta el último momento, también lo que hablaron cuando en un grupo dijeron que a mi hermano lo han matado. Todo lo tenemos guardado”.