Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:09

Falta completar tres requisitos para postular a la festividad de Urcupiña como patrimonio de la humanidad

Una devota con la imagen de la Virgen de Urcupiña, en la parroquia de Quillacollo. ARCHIVO
Una devota con la imagen de la Virgen de Urcupiña, en la parroquia de Quillacollo. ARCHIVO
Falta completar tres requisitos para postular a la festividad de Urcupiña como patrimonio de la humanidad

Hacen falta tres requisitos para concluir con el trabajo previo a la postulación de la festividad religiosa de Urcupiña de Quillacollo como Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

“Hemos avanzado ya un 60%, pero quedaría un 40%, y en este último están tres requisitos fundamentales que plantea la Unesco: conformar un Comité Pro Declaratoria sobre la base del Comité Interinstitucional para elaborar un expediente de 20 páginas; un documental cinematográfico de alto nivel contando la fiesta de la Virgen; y diez fotografías de alta precisión”, aseguró el consultor por producto contratado para la recopilación de información histórica de la Virgen de Urcupiña, Wálter Gonzales Valdivia.

Gonzales indicó que el viernes 13 de agosto se tiene prevista la llegada de la ministra de Cultura, Sabina Orellana, para conformar el Comité Pro declaratoria y a partir de ello comenzar a trabajar. 

“Urcupiña es una mezcla de valores culturales ancestrales con prácticas religiosas católicas a lo que llamamos sincretismo religioso que podría ser el elemento a ser postulado ante la Unesco; también está la integración social y espiritual porque Urcupiña traspasó fronteras para convertirse en un fenómeno en todas partes del mundo”, aseveró Gonzales.

Cada 30 de marzo de cada año, la Unesco recibe postulaciones para declaratorias de patrimonio de la humanidad. “Si nos apuramos hasta diciembre podríamos terminar el trabajo con los técnicos del Ministerio de Cultura; enero y febrero podríamos socializar con las organizaciones sociales; y el último mes se podría pulir algunas fallas para luego hacer la entrega”, dijo Gonzales.