Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 13 de junio de 2021
  • Actualizado 04:47

Fallece el destacado neurocirujano Juan Carlos Trigo Loubiere

El médico logró -tras muchas gestiones- traer a Cochabamba el primer ecógrafo (aparato inicialmente diseñado para monitorear el cerebro) y el primer aparato de electroencefalogramas, asociándose con otros profesionales.
Juan Carlos Trigo Loubiere, uno de los neurocirujanos más reconocidos de Cochabamba.
Juan Carlos Trigo Loubiere, uno de los neurocirujanos más reconocidos de Cochabamba.
Fallece el destacado neurocirujano Juan Carlos Trigo Loubiere

Juan Carlos Trigo Loubiere, uno de los neurocirujanos más reconocidos de Cochabamba y Bolivia, falleció ese sábado.

Trigo deja un amplio legado para la neurociencia en el país en el ámbito académico y en la práctica. Durante sus más de 50 años de ejercicio profesional, llegó a hacer miles de cirugías.

Por ejemplo, Trigo logró -tras muchas gestiones- traer a Cochabamba el primer ecógrafo (aparato inicialmente diseñado para monitorear el cerebro) y el primer aparato de electroencefalogramas, asociándose con otros profesionales.

También importó el primer tomógrafo (de Holy Cross) y, junto con el entonces llamado Centro de Médicos Asociados, el primer equipo para sacar resonancias magnéticas.

“Comencé a ver que existían muchas deficiencias tecnológicas (...) en ese entonces, la imagenología recién comenzaba en el mundo y la práctica clínica era la más común”, explicaba Trigo a OPINIÓN en una entrevista realizada en 2016.

Trigo, en su amplia carrera, consiguió entender mejor el funcionamiento cerebral y arribar a diagnósticos más integrales, que necesitaban corroborase con los análisis en estos aparatos de imagenología que logró traer a Bolivia.

El médico, que hoy es llorado por sus colegas y familiares, nació un 1 de abril de 1938 en Cochabamba.

Estudió todo el ciclo escolar en el colegio La Salle, y desde esa temprana época se interesó por la ciencia y las reflexiones sobre la evolución de la vida.

Después de terminar el bachillerato, Juan Carlos Trigo eligió Brasil para estudiar medicina. También en ese país se especializó en Neurología durante un año, y luego se fue a Francia para hacer la especialidad de Neurocirugía, que culminó el año 1967.

Fue profesor agregado en la Universidad de París. Regresó a Bolivia y comenzó su práctica en Cochabamba, en la Caja Nacional de Salud y en el Hospital Viedma.