Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 27 de noviembre de 2021
  • Actualizado 19:59

Exhospitales centinelas no cuentan con personal en terapia intensiva y esperan que el SEDES defina línea de acción

El Hospital del Sur y Solomon Klein aún no recibieron la orden para quitarles la categoría de centinelas. Además, todavía no definieron si las UTIs serán para pacientes COVID-19 o para otras enfermedades.
 
Frontis del hospital Solomon Klein. DICO SOLÍS
Frontis del hospital Solomon Klein. DICO SOLÍS
Exhospitales centinelas no cuentan con personal en terapia intensiva y esperan que el SEDES defina línea de acción

El Hospital del Sur y el hospital Solomon Klein no cuentan con el personal médico suficiente para atender sus respectivas Unidades de Terapia Intensiva (UTIs) y esperan que el Servicio Departamental de Salud (SEDES) defina la línea de acción, luego de quitarles la categoría de centinelas.

Ambos centros médicos fueron claves durante la primera ola de la pandemia en el departamento. Se enfocaron solo en atender a pacientes positivos de diferentes municipios y se especializaron en su recuperación. Sin embargo, hace unas semanas, el SEDES determinó que todos los nosocomios atiendan casos de COVID-19 con el fin de evitar saturación.

En la etapa crítica del virus se incorporó personal médico extra para ayudar en las tareas necesarias, pero no se continuó con su servicio, lo que dejó un vacío en los dos hospitales.

El jefe médico del hospital Solomon Klein, Rudy Sanabria, indicó que la Unidad de Terapia Intensiva quedó reducida, se fueron enfermeras y médicos del área. 
“Ahora solo tenemos un intensivista, no abastece para atender en terapia, sobre todo por el tema de calidad de atención”, dijo.
Aseguró que el municipio de Sacaba, a donde pertenece el hospital, sí quiere mantener todas las UTIs, pero es complejo por el tema de recursos humanos.

Asimismo, indicó que otro de los temas que los mantiene en espera es que pertenecen al segundo nivel y no les compete atender a pacientes de terapia intensiva, solo de intermedia, a menos que el SEDES les otorgue la autorización. 
“También necesitamos un aval y un respaldo del SEDES que no sea solo por la pandemia, para que se mantenga de aquí en adelante”, dijo.
 

DEUDAS PENDIENTES

Sanabria contó que los municipios externos que enviaron pacientes hasta el hospital aún no saldaron sus deudas y eso los dejó con recursos reducidos, lo que les impide ser centinelas nuevamente.

Por competencia, Solomon Klein debe atender casos del Chapare, Sacaba y otras zonas del Valle Alto, pero, ante la emergencia, también recibieron personas de Tiquipaya y Quillacollo. 
“No tenemos insumos suficientes. Todos los municipios nos han enviado pacientes y no nos han devuelto los montos que hemos utilizado, que son mínimos”.
Afirmó que, incluso, esos municipios tenían que pasar primero por el Hospital del Sur, pero no hubo la coordinación correcta y terminaron en ese nosocomio.  

Respecto a la categoría de centinela, Sanabria aseguró que están de acuerdo con la determinación del SEDES, pero aún no saben qué tipo de enfermedades atenderán en terapia intensiva.

“Es lo correcto, dentro de las tuiciones de cada hospital tienen que saber cómo atender a pacientes con COVID-19 porque es una enfermedad que se va a quedar y tenemos que aprender a manejar en todos los niveles”.

Sin embargo, indicó que aún no recibieron la orden escrita. 
“Esto de centinela solo nos han dicho de manera verbal, hemos solicitado varias reuniones porque queremos que nos den algo por escrito porque al final es lo que vale”.
Mientras tanto, están organizando las salas para atender a los pacientes que no tienen coronavirus y esperan recibir los insumos que requieren, como trajes de bioseguridad, barbijos, botas, guantes y equipos de barreras.

“Para un rebrote no hemos movido (cambiado) mucho, estamos esperando que el SEDES se pronuncie para que nos diga qué hacer, solo sabemos que tenemos que atender todo”, aseguró.

REFUNCIONALIZAR ÁREAS

El actual director del Hospital del Sur, Grover León, quien fue director del hospital Solomon Klein durante la etapa crítica del virus, afirmó que se encuentra en diagnóstico para conocer la situación del centro, pero adelantó que no cuentan con el recurso humano necesario para continuar con la atención en terapia intensiva en la misma dimensión que antes.

“No tenemos (personal), la deficiencia ha empezado cuando se retiró el recurso (temporal), y eso dejó un vacío. Esto nos va a obligar a refuncionalizar todos los servicios, a los médicos y enfermeras de planta”, afirmó.

Además, explicó que no tienen ambientes para pacientes con COVID-19 y para otras enfermedades, por lo tanto, la atención se dificultará. 
“En la terapia será un poco complicado seleccionar COVID y no COVID porque si vamos a introducir un paciente positivo a nuestras terapias, el ambiente ya estará contaminado, y para meter otro paciente no COVID será complicado”, dijo.
Una de las sugerencias que hizo fue que el Hospital Viedma se encargue de pacientes con otras enfermedades en cuestión de terapia intensiva y que las siete UTIs que tiene el Hospital del Sur sean exclusivas para positivos de coronavirus.

Por el momento se encuentran readecuando su espacio. El segundo piso del nosocomio está destinado a pacientes con patologías diversas y el tercero a enfermos de COVID-19.

Sobre el punto, el jefe de Epidemiología del SEDES, Rubén del Castillo, aseguró que cada centro médico debe aplicar su plan de contingencia para estos casos y así evitar contagios entre pacientes.

También indicó que están a la espera de una respuesta del Ministerio de Salud para incorporar más personal médico en los centros donde se requiere.

En cuanto al rebrote, explicó que Cochabamba aún no ha llegado a esa etapa. 
Dijo que consideran que el umbral es de 50 casos por día para declarar una segunda ola, pero hasta el momento están promediando 20 contagios.