Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 14 de abril de 2024
  • Actualizado 22:26

Como los católicos, evangélicos también piden sumar religión en Censo y ven discriminación

Para el sector, el no incluir esta pregunta dificultará la elaboración de políticas públicas. Además, dijo sentirse discriminado por no tomar en cuenta la consulta religiosa.

El presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos de Bolivia, Henry Nogales.
Como los católicos, evangélicos también piden sumar religión en Censo y ven discriminación

El presidente de la Asociación Nacional de Evangélicos de Bolivia, Henry Nogales, dijo este martes que se envió una solicitud formal al Instituto Nacional de Estadística (INE) y al Ministerio de Planificación y Desarrollo para incluir una pregunta respecto a la pertenencia religiosa en la boleta del Censo 2022.

Según el representante evangélico, este sector es mayoritario y se demostrará la relevancia del mismo en búsqueda de representaciones en el Estado.

“Estos datos van a demostrar de cómo este sector tan mayoritario ha sido relegado habiendo sectores menos representativos que cuentan incluso con un Viceministerio”, dijo Nogales.

La propuesta de la Asociación Nacional de Evangélicos de Bolivia es retomar la pregunta 29 de la boleta censal del 2012 que dice: "Como ciudadano boliviano(a) ¿pertenece a alguna religión, culto o creencia? Si la respuesta es sí ¿A cuál?".

Hasta el momento, la Iglesia Evangélica no ha recibido ninguna respuesta de niveles del Estado.

“Nos sentimos discriminados. Esperamos que se nos responda”, dijo Nogales.

Un día antes, desde la Iglesia Católica salió la petición de que la consulta sea sumada en el Censo del 16 de noviembre de 2022. El secretario general adjunto de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), Diego Plá, subrayó la importancia. "Creo que es muy importante que se incluya la casilla de qué religión prácticas”. Citó como ejemplo lo sucedido en Europa, donde se suele usar este dato para destinar un porcentaje de los impuestos a la Iglesia.

“Somos un Estado laico y está muy bien, pero eso no quiere decir que como Iglesia tengamos que tener la boca cerrada”, dijo.