Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 10:51

Estudiantes y maestros con COVID-19 de dos colegios de la zona sur permanecen estables

El periodo de suspensión de actividades presenciales en los colegios y escuelas con casos de coronavirus es de 14 días.
 
Foto referencial: Un profesor dicta clases presenciales a sus estudiantes con las medidas de bioseguridad. DICO SOLÍS
Foto referencial: Un profesor dicta clases presenciales a sus estudiantes con las medidas de bioseguridad. DICO SOLÍS
Estudiantes y maestros con COVID-19 de dos colegios de la zona sur permanecen estables

Autoridades de la Dirección Departamental de Educación (DDE) informaron hoy que tanto los estudiantes como los maestros que contrajeron la COVID-19 en dos unidades educativas de la zona sur de la ciudad permanecen estables y que no se notificó ninguna situación de emergencia respecto a su estado de salud.

En conferencia de prensa, explicaron que el periodo de suspensión de actividades presenciales en los colegios y escuelas con casos de coronavirus es de 14 días, pero que esto no significa que las clases entran en periodo de pausa, al contrario, las mismas deben continuar de forma virtual.

Detallaron que si los casos notificados corresponden a un mismo curso, es solo ese paralelo el que suspende sus actividades presenciales.

A la fecha, se notificaron siete estudiantes y tres maestros que dieron positivo a la COVID-19 en una misma unidad educativa, posteriormente dos personas de otro colegio contrajeron el virus. De momento, se conocen solo ambos casos.

Desde el 26 de julio, autoridades del DDE dieron luz verde al retorno de las clases presenciales en todo el departamento, sobre todo ante las constantes quejas de padres de familia que protestaron contra la falta de acceso a internet de buena calidad y equipos móviles y computadores para acceder a las clases virtuales.

Aunque los colegios particulares se desmarcaron del retorno a las aulas, en ese entonces, el director de la DDE, Iván Villa, subrayó que es un proceso totalmente voluntario y que las familias que tengan buen acceso a internet y así lo deseen pueden continuar con la modalidad virtual.

Entretanto, los elementos de bioseguridad son costeados, en su mayoría, por padres de familia que no dejan de manifestar el gasto extra que ello significa.